15 de julio de 2010 10:36 AM
Imprimir

Carne podrida: Aguilar quería que el decomiso se mantenga en secreto

El titular de Economía, que tiene bajo su órbita el Fidescom, dijo que en lugar de "armar todo este operativo, hubieran llamado" para informar sobre la situación y pedirle al Gobierno que no se venda la carne en mal estado.

El ministro de Economía de la Provincia, Eduardo Aguilar, salió ayer en defensa del Fideicomiso de Integración Estratégica de Productos Cárnicos (Fidescom) al que el fin de semana se le secuestraran 2.560 kilogramos de carne en mal estado, lista para la venta, de una de las cámaras frigoríficas dispuestas en un local de avenida Castelli 560. Esta entidad, creada por el Gobierno provincial, tiene por objetivo ofrecer cortes populares a precios rebajados para su venta minorista en toda la provincia, fundamentalmente, a gente de escasos recursos.

El control estuvo a cargo de funcionarios municipales de Bromatología, encabezados por la secretaria de Gobierno de la Municipalidad de Resistencia, Irene Dumrauf, quien ayer presentó junto a la asesora legal y técnica del municipio una denuncia penal pidiendo que se investigue la posible comisión de delito contra la Administración Pública y la salud pública.

Después del decomiso, Andrés Costamagna, gerente comercial de Fidescom, objetó la actuación municipal aduciendo que la misma tuvo “una clara intencionalidad política”, y estuvo plagada de “irregularidades y vicios de carácter técnico”. Paralelamente, había afirmado que las fotografías difundidas por las autoridades municipales y publicadas por los medios de comunicación “no corresponden a la carne que fuera decomisada”. Según él, el color que se objetó en las piezas secuestradas se debía al exceso y no a la falta de frío, como informó la Municipalidad.

Hubieran llamado
Ayer, en una entrevista en La Radio, el ministro Aguilar cuestionó el modo en que la Municipalidad manejó el procedimiento, principalmente el hecho de que se haya dado a difusión como sucedió, dejando trascender incluso fotografías de las piezas de carne decomisadas. Sin embargo, al contrario de la reacción que tuvo el gerente de Fidescom, el funcionario no puso en tela de juicio el procedimiento en sí.
“Lamentablemente, me parece que ha fallado”, dijo Aguilar del operativo municipal al considerar que debió haber “un poco más de colaboración” de parte de la Municipalidad. “Me parece que el municipio podría haberse comunicado con nosotros, no cuesta nada levantar el teléfono y decir: “Mirá…”, dijo Aguilar, y opinó que no haber informado al Gobierno sobre la falta detectada, en lugar de darla a publicidad, “no le hace daño al Gobierno sino a la industria frigorífica local”.

Seguramente no estaba a la venta
El ministro destacó que “el Gobierno ha hecho un gran trabajo tratando de imponer la carne chaqueña, que es de excelente calidad”, y subrayó que “este proceso de auspicio a la comercialización de nuestra carne tiene que ser una política de Estado”, en la que tienen que cooperar tanto la Provincia como la Municipalidad, y volvió a criticar que no se haya alertado al Gobierno sobre la existencia de carne en mal estado en una cámara frigorífica de Fidescom: “Si la carne estuviera en mal estado, como estaba la carne, seguramente no se estaba comercializando”, analizó, pero insistió en que “el municipio podría haberse comunicado con nosotros para que no la vendamos, y no montar todo este operativo”

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *