16 de julio de 2010 06:50 AM
Imprimir

La Agencia Catalana del Consumo presenta un informe sobre las deficiencias del etiquetado de la carne de vacuno comercializada

A lo largo de 2009 la Agencia Catalana del Consumo ha llevado a cabo una campaña de inspección centrada en el etiquetado de los productos alimentarios. Dentro del sector cárnico se ha analizado el etiquetado de la carne de vacuno, tanto en la carne envasada como en la vendida en mostrador.

Según el informe, el consumidor percibe la calidad de los productos a través del etiquetado ya que es uno de los canales que tiene para obtener datos del producto que está comprando y consumiendo. En conjunto, la Agencia Catalana del Consumo ha llevado a cabo 931 inspecciones en diferentes establecimientos de Cataluña. Del total, 553 han presentado deficiencias en materia de etiquetado, el 59,4% del total. Dentro de la carne de vacuno comercializada se hicieron 362 inspecciones: 190 se llevaron a cabo en comercios detallistas, 101 en mercados municipales y 71 en supermercados. De este conjunto, 207 establecimientos presentaron incumplimientos en materia de etiquetado de la carne de vacuno. Se inspeccionaron 2.780 piezas de carne de vacuno de las que el 46%, 1.285, estaban etiquetadas incorrectamente. La mayoría de los fallos en el etiquetado provenían de la falta de detalles como el origen de la pieza, su denominación, edad de sacrificio del animal y el precio por kg. En el caso de la carne de vacuno comercializada envasada también se registraron este tipo de errores y habría que añadir otros dos; la falta de la fecha de caducidad y las condiciones de conservación. En el caso de la carne vendida desde mostrador o al detalle, la carne comercializada debe tener en el etiquetado aspectos tales como el país de nacimiento, engorde, sacrificio y despiece. También se debe definir el tipo de animal según la edad y la pieza que se está comercializando junto al peso por kg. Si hablamos de carne envasada, debe incluirse la información anterior y también la fecha de caducidad y las condiciones de conservación de la barqueta.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *