16 de julio de 2010 07:28 AM
Imprimir

Uruguay  –   Carne, leche y arroz tendrán nuevo diferencial ambiental

Dato. Se realizará por primera vez la huella de carbono

El MGAP puso en marcha los mecanismos para determinar el impacto de la emisión de gases de efecto invernadero en la producción, procesamiento y transporte de sus principales productos de exportación, adelantándose al reclamo internacional. El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) realizó ayer la convocatoria oficial a la instalación de mesas institucionales público-privadas a los efectos de realizar las primeras estimaciones de la huella de carbono en arroz, carne y lácteos. La huella de carbono es un indicador por el que se determina la intensidad de emisiones de gases de efecto invernadero involucradas en la producción, industrialización y transporte de cada producto. Acompañado de Walter Oyhantcabal, responsable del Grupo de Cambio Climático del MGAP, el titular de esa cartera, Tabaré Aguerre, dijo que la estrategia trazada es la de diferenciar los productos de exportación de Uruguay de los de sus competidores a partir de la medición de la huella de carbono. "Esto quiere decir que se podrá certificar que un kilo de arroz o de carne y que un litro de leche producido en Uruguay tiene determinados niveles emisión de gases de efecto invernadero que, en principio, nosotros creemos que serán sensiblemente más bajos que los de nuestros competidores", explicó Aguerre. El ministro agregó que de esta forma se busca adelantarse a que un problema de tanta sensibilidad pública creciente en el mundo desarrollado como es el calentamiento global, "pueda conducir a que alguien decida consumir arroz, carne o leche producida en Uruguay porque está certificado que tuvo un nivel de emisión de gases de efecto invernadero más bajo que el de otro productor". Esto es la incorporación del valor agregado ambiental en forma adicional al de la trazabilidad y forma parte de una estrategia país, subrayó Aguerre. En ese sentido, dijo que ya existen mercados que comienzan a mostrar sensibilidad frente a estos aspectos. Ante esta realidad, y en el marco de las negociaciones ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) para retomar la Ronda de Doha, Uruguay asumió una posición como país contraria a la inclusión de este tema en ese ámbito. Aguerre aseguró que Uruguay no acepta que imposiciones que provienen de sectores privados se introduzcan como normas de la OMC. No obstante, hay conciencia que en las negociaciones entre privados este tipo de exigencias puede estar presente. Oyhantcabal dijo que supermercados de Europa, como Tesco y Casino, y de EE.UU., como es el caso de Wal-Mart, ya analizan la posibilidad de requerir que los productos tengan etiquetas que indiquen la intensidad de gases de efecto invernadero involucrados en su producción, procesamiento y transporte. El MGAP espera tener los primeros datos de arroz antes de fin de año y los relativos a carne y leche a más tardar en marzo de 2011.  El País Digital

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *