16 de julio de 2010 18:10 PM
Imprimir

Brasil gana u$s 30 por cada tonelada de aceite que deja de exportar la Argentina a China

El viaje de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner no trajo, al menos hasta el momento, buenas noticias a la industria aceitera nacional.

Desde hace tres meses y medio, ese país no compra aceite de soja nacional y sólo se embarcaron en el período compromisos previos al cierre comercial. Pero los chinos siguen consumiendo el producto, que buscan con más presión en Brasil y, además, en Estados Unidos. Por eso, según los datos relevados por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), la tonelada de aceite de soja en los puertos del gran socio del Mercosur se paga u$s 850 contra los u$s 820 que cotiza el mismo volumen a la salida de la Argentina.

Para dimensionar el recorte de la demanda china de aceite nacional hay que remontarse a la campaña 2006/07, un año de cosechas abundantes como la actual, cuando el país llevaba comprometidos a esta altura del año embarques por el doble del volumen que comprometió este año. Con una recolección de 48 millones de toneladas de soja, al cierre del mes de junio de 2007 el país había concretado ventas por 4 millones de toneladas de aceite, mientras que esta vez, con una recolección que se estima en 55 millones de toneladas de granos ese compromiso se redujo a 2,1 millones de toneladas de aceite.

La Argentina es el principal exportador mundial de derivados oleaginosos y China, su principal comprador. Por eso una merma del total exportado es sinónimo de una retirada de la demanda china. Y si bien el lugar está siendo ocupado por India, ese país paga menores precios. Por eso el diferencial de valores respecto de las exportaciones brasileñas se ensancha.

Por las restricciones chinas y la menor demanda de harinas por parte de la Unión Europea, como consecuencia de la crisis, el negocio de los exportadores pasa por los granos en lugar que por subproductos. Y la industria nacional del ‘crushing’, una de las más pujantes del mundo, trabaja con capacidad ociosa y bajos márgenes. Es que, por otro lado, estas industrias deben competir en la compra del grano con exportadores que tienen dónde colocarlo. En los últimos 10 años las compras de poroto de soja por parte de China se cuadruplicaron, mientras la tonelada a nivel nacional se prepara para tocar los $ 1000.

Históricamente la relación de ventas externas desde la Argentina era de 3 a 1 a favor del aceite y la harina de soja contra la exportación de porotos. Esa proporción cayó este año a menos de la mitad para los primeros productos y es de 1,2 a 1, según precisó la BCR.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *