18 de julio de 2010 08:50 AM
Imprimir

Se mantiene el ritmo en la labranza de suelos agrícolas

La reconversión de parrales viejos y preparación de tierras para parrales nuevos, principalmente de variedades de pasa de uva, algo para mesa y mosto son los principales demandantes de servicios

A pesar de la inflación en los costos productivos, la crisis internacional su consecuente incertidumbre sobre los agronegocios, las dificultades y burocracia laboral reinante en Argentina, el campo se sigue moviendo y prueba de ello es que la demanda de trabajos de preparación de suelos no se detienen según distintas empresas de laboreo agrícola local.

Suplemento Verde de Diario de Cuyo dialogó con Francisco "Quico" Romeu, responsable de la empresa familiar Tierra de Labradores, quien lleva 36 años trabajando en el campo sanjuanino.

"Actualmente estamos trabajando en la preparación de fincas de vid y algo de olivo", comenzó relatando Romeu, agregando que "la demanda de servicios cambia año a año. Imaginese que cuando yo me inicié con mi primer Massey, allá por el año 1974, lo que motorizaba al campo en San Juan eran las chacras, el tomate para industria, el ajo y la cebolla. Ahora es la vid y el olivo".

Actualmente presta un sinnúmero de servicios vinculados a la preparación de tierras cultivables, construcción de reservorios y el transporte de maquinaria agraria. Trabaja con unos 49 tipos distintos de implementos agrícolas.

La demanda

"En general se mantiene bien firme la demanda de servicios respectos de años anteriores", afirmó el empresario que además también es agricultor de Médano de Oro, departamento Rawson.

La viticultura es la de mayor demanda de servicios, consignó Romeu al ser consultado por los sectores más activos: "fundamentalmente estamos arrancando parrales viejos y preparando las tierras para parrales nuevos, principalmente de variedades de pasa de uva y algo para mesa y mosto. En esta época del año el hortícola y olivícola están un poco parados".

Respecto de las zonas con mayor requerimientos de servicios indicó que en primer lugar están los distritos de Caucete y Pozo de los Algarrobos, seguido luego por la zona de Cochagual.

Los costos

A la hora de hablar de las labores culturales para la preparación de los suelos para al agricultura, Romeu indicó que "todo depende del estado del terreno. No es lo mismo una finca trabajada que otra abandonada o una tierra virgen".

"Una tierra trabajada exigirá generalmente una arada, una pasada de discos, luego una ratreada y el paso del subsolador para finalmente ajustar niveles" explicó el empresario, agregando que "este paquete básico varía entre los $ 5 a 6 mil por hectárea según la finca".

Indicó finalmente que "si la tierra es virgen, los costos aumentan y es que generalmente hay mayor movimiento de tierras para dar el nivel deseado y conforme a lo que indique la calibración del teodolito".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *