18 de julio de 2010 00:16 AM
Imprimir

Ecocerdos, vacas para nada locas y peces fluorescentes

LONDRES  -   Los animales de granja modificados podrán proveernos de carne, leche y huevos más nutritivos y a la vez causarán menos problemas de polución y quizá también sufrirán menos.

Ya se han creado cerdos con carne enriquecida con omega 3 y los investigadores están explorando opciones similares con la leche. Mientras tanto, un equipo de la Universidad de Guelph, Canadá, ha desarrollado un cerdo que contiene un gen que produce una enzima bacteriana que les permite absorber más fósforo de su alimento. Estos ecocerdos excretan menos de la mitad de fósforo que los cerdos comunes, así reducen el problema de la polución en lugares donde se crían de manera intensiva. Los cerdos todavía no han sido aprobados para el consumo humano, pero China ha comenzado a importarlos para evaluarlos. Un esfuerzo similar, que está en marcha, reduce la polución en los criaderos de peces. Los animales pueden también ser modificados para reducir el riesgo de enfermedades. Hematech, una empresa de Dakota del Sur, ha creado una vaca que no puede enfermar de encefalopatía espongiforme bovina (o mal de la vaca loca) porque le falta la proteína que dispara la enfermedad. Otras ideas que se están intentando o considerando incluyen el producir cerdos y pollos menos susceptibles a la influenza y huevos de gallina que produzcan anticuerpos humanos contra el rotavirus, lo que protegería a quien los ingiera contra este patógeno que causa diarreas. El bienestar puede también mejorar. Se modificaron vacas para producir un compuesto que las protege contra infecciones de la ubre. La ingeniería genética podría también terminar con la matanza de la mitad de toda la descendencia del ganado lechero y de las gallinas cuyos dueños no utilizan a los machos. Esto podría solucionarse insertando genes en el cromosoma Y de los toros para anular en el esperma la producción de ejemplares machos. Mascotas y medicamentos La primera mascota modificada puesta en venta fue un pequeño pez japonés denominado Medaka, con un gen de medusa que le daba un color verde fluorescente y que fue lanzado en Taiwan, en 2003. Fue seguido al poco tiempo por el Glofish, con genes fluorescentes de medusa o corales, que se convirtió en un llamativo pez de acuario tanto en Estados Unidos como en Asia, del cual ya hay versiones verdes, rojas y amarillas. Si se lo liberara en la naturaleza sólo tendría posibilidad de sobrevivir en regiones tropicales. Hace varios años, se hablaba de modificar a gatos y perros para que la gente no sufriera alergias, pero eso nunca pasó, sin embargo, con los nuevos métodos sería mucho más fácil si se intentara hoy. Si bien hay razones para preocuparse por el bienestar de las mascotas modificadas, la cría convencional puede producir deformidades como se puede observar con muchas nuevas razas de perros. Las empresas farmacéuticas desean también convertir a los animales en fábricas de medicinas. Esto se debe a que las células de los animales modifican muchas de sus proteínas al añadirse a los azúcares. Una de estas proteínas producidas en animales ya ha sido aprobada para su uso clínico por la FDA. Es el anticoagulante antitrombina III, que es depurado de la leche de cabras genéticamente manipuladas creadas por GTC Biotherapeutics, de Massachusetts. La compañía holandesa Pharming tiene varios productos en preparación, incluido el lactoferrim humano producido a partir de la leche de vaca, un antimicrobiano que podría ser agregado al yogurt. La Open Monocional Technology de California ha modificado ratas para producir un anticuerpo anticancerígeno para tratar el linfoma, que debería estar listo para su evaluación dentro de dos a tres años. Y Hematech, de Dakota del Sur, ha producido ganado que planea utilizar para elaborar anticuerpos contra potenciales armas biológicas como el ántrax y la viruela. CONTRA LA MALARIA, UN MOSQUITO GM LONDRES.? Investigadores británicos han desarrollado un mosquito de la misma variedad que transmite la malaria, pero que es incapaz de infectarse con el microorganismo que la causa y, por lo tanto, es incapaz de transmitir la enfermedad. La idea es liberarlo en donde la malaria es endémica, de modo tal que, al ocupar el nicho ecológico de la variedad original, obstruyan la transmisión

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *