19 de julio de 2010 15:24 PM
Imprimir

Uruguay  –   Productores de cerdos avizoran oportunidad

Los productores de cerdos observan con expectativa las posibilidades de crecimiento del sector, porque los consumidores están valorando sus cualidades y el aumento de precios de la carne vacuna ubica el producto como un sustituto importante.

La carne de cerdo “se está vendiendo bien” y ahora “tenemos la expectativa de que nos trasladen los mismos beneficios que se anunciaron para el desarrollo del sector avícola”, dijo a El Observador el presidente de la Asociación Uruguaya de Productores de Cerdos, Víctor Liberman.

De acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Carnes (INAC), el consumo de carne porcina se ubicó en 8,6 kilos per cápita en 2009, una cifra similar a la del año anterior.

El productor explicó que es satisfactoria la demanda, lo que permitió aumentar la venta de carne fresca, y “eso importa más que preocuparnos por la importación. El día que la industria no pueda importar verá cómo resuelve ese problema”.

El mercado de carne fresca de cerdo sustituyó en la actualidad un buen porcentaje de las necesidades que tienen los productores para colocar la producción. Aunque no manejó cifras, Liberman dijo que el aumento de volumen en las ventas de la carne de cerdo es evidente en los últimos meses y remarcó que se puede observar en las carnicerías que todos los días hay cortes de cerdo.

El productor manifestó también que con los precios en alza de la carne vacuna, en cualquier momento se pondrá en marcha el programa de apoyo a la venta de carne fresca de cerdo que dispuso oportunamente el Gabinete Productivo.

“Para nuestros productores es importante que el consumidor compre la carne de cerdo con hueso, porque es la forma de diferenciarse de la importada, que es sin hueso”, así como es posible venderla más barata porque se exonera del pago de IVA.

La mirada de INAC. Gabriel Costa, funcionario de la Dirección de Mercado Interno del INAC, destacó el reposicionamiento de la carne de cerdo frente a los consumidores. Recordó que antes el destino de esta producción era fundamentalmente para elaboración de productos elaborados, como chorizos y jamones.

Costa afirmó que siempre se vio la poca afinidad que tenía el uruguayo con la carne de cerdo. Pero hace unos ocho años se realizó una campaña muy fuerte, denominada “Cerdo magro no engorda”, lo cual, a un precio competitivo con la carne vacuna, permitió que el consumidor se acostumbrara y descubriera las bondades del producto.

Se trata de una carne tierna, gustosa y que ofrece distintas opciones culinarias. Tradicionalmente el consumo era de costillas, pero a partir de ese momento se vendieron más pulpas y matambrito, lo que contribuyó a que aumentara el consumo total de carnes porcinas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *