20 de julio de 2010 03:03 AM
Imprimir

Se faenan más animales que los que nacen

Es a pesar de la menor actividad de los frigoríficos. La parición superará los 11,9 millones de cabezas, pero se necesitan más de 12,1 millones para el consumo.

La producción ganadera y frigorífica enfrentan un año complicado y no hay señales de recuperación en el corto y mediano plazo; por lo cual referentes de ambos sectores insisten en reclamar soluciones para revertir esa situación.
El stock ganadero, a pesar del aumento de precios, no logra repuntar. En el país hay casi 48 millones de cabezas y con una tasa de parición del 60 por ciento (casi 20 millones de madres) nacerán más de 11,9 millones de terneros. Sin embargo, se faenan 12.153.962; es decir, que año a año se achica la cantidad de animales. “A pesar de haber disminuido el consumo interno de carne vacuna en un 20,5% -se pasó de 71 kilos por habitante por año a 56 kilos- y las exportaciones cárnicas en un 36,8%, el año que viene vamos a tener 1.178.112 menos de vacunos en el stock ganadero”, afirmó el productor y dirigente de Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), Néstor Roulet. En ese sentido, destacó como preocupante que de esa reducción “una gran proporción son madres o futuras madres, lo que nos impedirá en el próximo ciclo recuperar esta pérdida”. Y “si se suma la falta de previsibilidad en el negocio ganadero por las medidas que toma a diario el gobierno, sin dudas el futuro es aún más oscuro”, añadió.
“Tras el verano de precios al animal en pie que tuvimos en el sector, en otoño se resolvió frenar las exportaciones -esto entrampó a los productores de novillos en los campos- y en invierno descubrimos que la carne es un bien salario: el consumo cayó 20 kilos. Esta restricción no sólo eliminó la carne en la dieta de los argentinos, además golpeó el bolsillo de los obreros de la industria frigorífica”, dijo el presidente de la Sociedad Rural de Jesús María, Marcos McHardy.
Por su parte, la retracción en la actividad frigorífica llega en algunos casos al 40 por ciento. “No se recupera el volumen de faena ni lo hará en los próximos meses”, coincidieron en señalar referentes de la industria. Al menor stock se suman los valores tanto del mercado interno como del externo y las trabas para exportar, lo cual repercute en el nivel de faena. “Al tener menor volumen de actividad (aún con mayor peso de faena permitido), hay subocupación de recursos humanos y se incrementan los costos empresarios”, explicó un empresario.

Sin solución en ex Col-Car

Los trabajadores del ex Frigorífico Col-Car, adquirido por JBS, siguen suspendidos. A pesar de que cobraron la garantía horaria y que las gestiones ante el Ministerio de Trabajo de la Nación por el subsidio están encaminadas, no hay incidios de reapertura de la planta.
“En la provincia nadie se está ocupando de los que pasa en el norte ganadero de Córdoba. Hoy se mantiene paralizado el Frigorífico Col-Car -un problema que lleva más de 6 meses-, con más de 400 trabajadores en riesgo de empleo, ampliando la miseria que se multiplica en las familias de los pueblos chicos del interior cordobés que no encuentran señales ni salidas al asfixiante escenario”, dijo el titular de la Rural de Jesús María.
“En algunos casos conviene más pagar la garantía horaria que tener el establecimiento en funcionamiento debido a la caída de la actividad”, dijo una fuente consultada.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *