20 de julio de 2010 09:42 AM
Imprimir

Se impone la necesidad de una segmentaciòn de las retenciones

¿Como quedarian los nùmeros con una baja generalizada de las retenciones?. Federaciòn Agraria saliò a cuestionar el proyecto que impulsan Carrio y Comi.

El ex empleado de Federación Agraria Argentina y hoy diputado nacional Carlos Comi, en un reciente reportaje en este matutino sostiene que “La segmentación es una trampa burocrática”, “La posición de la federación en la cabeza de su presidente, Eduardo Buzzi, nos sorprende. No es lo que dicen los pequeños productores; quizás sí lo que piensa Duhalde”.
La FAA desde hace muchísimo tiempo sostiene que lo que diferencia y hace que un gobierno sea progresista en materia agraria es la diferenciación de sus políticas públicas, a partir del concepto general y básico; no se puede tratar en forma igual a los que son estructuralmente distintos. Parece tan simple de entender que no habría que explicarlo, sin embargo la idea siempre tiene como trasfondo intereses.
Pero veamos un ejemplo práctico concreto (1). El proyecto Carrió pretende bajar el 10% de las retenciones de la soja a todos por igual. Esto en la realidad implica que sobre un universo de 72 mil productores sojeros, con una producción estimada en 55 millones de tn de soja, con un tipo de cambio de $ 3.93, el total de la rebaja del 10% implicaría $ 8.124.285.714. De dicho importe, el 8% de los productores -o sea 5700 productores- van a embolsarse aproximadamente $6.336.942.857. Sí, aunque lo duden, la cifra es real… e impacta, ¿no?
Ahora, lo que ni Comi ni Carrió explican es por qué, con qué argumento y en base a qué estrategia política van a poner semejante liquidez en tan pocos bolsillos. Desde nuestro punto de vista, semejante decisión no sólo es un dislate, sino una verdadera amenaza para los miles de productores pequeños y medianos que arriendan aún algún pedazo de campo. Pues con esa misma plata, nos van a desplazar de los campos que nosotros estamos trabajando… Defender esa idea sería como festejar que la guillotina funciona poniendo nosotros mismos la cabeza!!!
Parte de la argumentación contra la segmentación se esconde bajo el “escondrijo burocrático”. Es la trampa política o la excusa para no hacerla. Ellos dicen: “No hay forma de organizarla prácticamente”. Nosotros nos preguntamos… ¿Cómo puede ser que un Estado que administra 4 o 5 millones de cuentas previsionales y puede ponerle $ 20 de aumento en cada cuenta de casi 5 millones de jubilados no puede administrar 72000 cuentas de productores sojeros ó 29000 cuentas de productores de trigo? Evidentemente, esto no es más que una excusa para no llevar a la práctica un instrumento que ha dado excelentes resultados, fundamentalmente en Brasil –espejo donde todos se miran hoy- y donde el PRONAF (Programa de Agricultura Familiar) ha segmentado en 6 categorías distintas a casi 4 millones de agricultores familiares.
En cuanto a la opinión de los productores pequeños y medianos en torno a estos temas, hemos venido diciendo desde mucho antes del conflicto, que la solución ideal para reforzar el sujeto agrario central de cualquier política agropecuaria -que desde nuestro punto de vista debe ser el chacarero- era la segmentación.
No hemos encontrado una sola objeción a la diferenciación de políticas públicas ni a la segmentación. Sí muchas prevenciones y mucha desconfianza en cuanto a la instrumentación, producto de la mala ejecución, corrupción y prostitución de los instrumentos del Estado en las políticas que ha hecho el kirchnerismo fundamentalmente desde la Secretaría de Comercio del inefable Guillermo Moreno.
Esto también tiene que ver con lo que hemos dicho durante todo el conflicto…
Lo que verdaderamente está en discusión era quién siembra la pampa Húmeda. O los 150 mil pequeños y medianos productores que aún quedan en pie, o los 6 o 7 mil pooles de siembra que cada vez crecen más.
Hay un punto de encuentro y coincidencia con el kirchnerismo, en todos aquellos que plantean que las retenciones no se pueden segmentar, que es el tratamiento uniforme que termina beneficiando a los más poderosos por encima de los más débiles.
Nuestra posición siempre fue por una profunda reforma tributaria en la Argentina que ponga las cargas fiscales en los sectores más pudientes, que el impuesto a las ganancias sea el principal elemento recaudatorio, donde el que más tiene más pague, y que las retenciones sean un recuerdo. Pero mientras estas existan, no tenemos ninguna duda que tienen que segmentarse.
Por último, no sólo Duhalde se manifestó por las retenciones segmentadas, aunque Comi lo diga con sentido peyorativo y como chicana política. También lo hizo el gobernador Hermes Binner, los diputados Fernando “Pino” Solanas, Lisandro Viale, Carlos Carranza y Celia Arena, entre otros. Por lo que puede ver Comi, se trata de un arco amplio y diverso ideológicamente, al que sólo lo une la responsabilidad política y el sentido común, al cual esperamos que la Dra. Carrió y Carlos Comi también se sumen próximamente

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *