20 de julio de 2010 10:17 AM
Imprimir

Ovejas preñadas exigen más cuidado en esta época

Alerta temprana desde la Ley Ovina a los productores de sierras, mesetas y precordillera ante el pronto ingreso de sus animales en el último tercio de gestación. Este fue señalado como un período crítico en el que es necesario tomar algunos recaudos en el manejo de los establecimientos.

En este marco se recomendó chequear el estado del pastizal disponible en los cuadros de invernada que será el que permitirá que las ovejas lleven a término la preñez. Observar la cantidad de las especies preferidas por los animales y ajustar la carga en consecuencia es una de las recomendaciones así como elegir el mejor cuadro con mallines como reserva para concentrar y controlar la parición. También fue puntualizado como necesario la evaluación de la condición corporal de las ovejas ante la relación directa entre la pérdida de corderos y la condición de las madres al momento de parir. Si es menor a dos es necesario suplementarlas y para tener éxito hay que comenzar entre 45 y 60 días antes del parto. Los animales que se encuentran flacos al momento del servicio lo más probable es que sigan perdiendo estado, comprometiendo ello la parición.

Además es importante contar con un diagnóstico de preñez ya sea por ecografía o por palpación de ubres y para ello es aconsejable separar las ovejas preñadas de las vacías para manejarlas de acuerdo a sus necesidades nutricionales. En este caso se pueden descartar animales improductivos luego de las esquilas, momento en el que el precio de ovejas y capones es elevado.

En esta operación se puede aprovechar para evaluar la condición corporal identificando las ovejas a suplementar. Otro aspecto a tener en cuenta es la planificación de la esquila y la vacunación contra las enfermedades clostridiales (enterotoxemia, gangrena gaseosa, mancha, tétanos, etc.) La más barata y fácil de conseguir es la vacuna triple.

Crecimiento de la vegetación

Desde la Ley Ovina se destacó que en la región de Sierras y Mesetas y Precordillera, las imágenes satelitales evidenciaron un crecimiento de la vegetación similar al normal para las últimas tres estaciones de importancia para la producción forrajera (otoño 2009, primavera 2009 y otoño 2010), mejorando hacia el oeste.

En este aspecto se reiteró como recomendable que los productores de la zona pongan especial atención en el estado de los animales y en la disponibilidad de pasto del campo, reservando algún cuadro con mallines para la parición.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *