21 de julio de 2010 12:26 PM
Imprimir

Colombia  –  Hacia dónde vamos en materia de agro

Uno de los pilares de la economía colombiana es el sector agropecuario. La mayoría del territorio nacional es rural y con vocación agrícola, por ello, a pesar de que las actividades económicas se concentran en el sector terciario, el sector agropecuario sigue siendo la base para el futuro económico y social del país, o tal como lo expresan las autoridades, "un campo fortalecido permite una Colombia en paz".

 Lo anterior se sustenta en las cifras que ofrece el ramo. De acuerdo al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, en los últimos siete años la producción agropecuaria del país llegó a 26.000 toneladas, el área cultivada pasó de 4,1 millones de hectáreas a 4,9 ofreciendo un total de ocupaciones a 4,3 millones de colombianos en las áreas rurales. Dada la importancia en materia de empleo y sus efectos en la seguridad del país, es válido preguntarse: ¿hacia dónde va el agro colombiano? Para responder el interrogante, en primer lugar, hay que analizar el potencial de la producción agrícola, los retos que ofrecen los procesos comerciales con el exterior y las medidas oficiales para fortalecer el campo colombiano. Con relación al potencial de la producción agropecuaria es necesario fomentar el desarrollo y la producción de cultivos permanentes como el azúcar, el cacao, el café y la palma africana, así como la producción de carne de res y cerdo, tipo exportación.De acuerdo a un estudio de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes, los cultivos permanentes y el ganado vacuno y porcino son los productos que mayor potencial presentan frente a los procesos que exige la economía de intercambio internacional. El gran reto que enfrenta el sector agrícola en materia de comercio internacional es el TLC con Estados Unidos. Es claro que bajo procesos comerciales como los tratados de libre comercio entre países, no todos los sectores se ven beneficiados, y más aún dentro de un mismo ramo, mientras unos ganan, otros pueden verse perjudicados. En el caso de los beneficiados serán aquellos que enfrenten el desafío aumentando los niveles de productividad. Como se mencionó con anterioridad, este sería el caso de los cultivos permanentes y el sector vacuno y porcino, en tanto que los sectores como los cultivos transitorios verían disminuir su participación en la producción nacional. De ahí la importancia con la que el Gobierno Nacional enfrente la mayor apertura hacia el mundo. De acuerdo al Ministerio de Agricultura, son tres estrategias que ayudarían al campo colombiano en la mayor integración: el estímulo al crédito, mejorar la infraestructura de riego y la apertura a nuevos mercados para la producción agropecuaria colombiana. Bajo estas estrategias de mayor disponibilidad de crédito y subsidio a las tasas de interés, la inversión de más de 100.000 millones de pesos en sistema de riego y la ampliación de nuestros mercados a países como Paraguay, Chile, Estados Unidos, Perú y Panamá, el agro colombiano llegaría a permitir ‘una Colombia en paz’.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *