22 de julio de 2010 08:37 AM
Imprimir

El sector cárnico en la “tormenta perfecta”

Cerca de 3.000 trabajadores de la carne de Santa Fe no completan su jornada laboral

Los problemas en el sector ganadero, y en el mercado de la carne –nacional e internacional– afectan fuertemente a los trabajadores y productores, situación que en las provincias de Santa Fe y Buenos Aires necesitó la urgente intervención del Estado para evitar despidos y cesantías. La caída en el precio internacional de la carne, la escasa oferta en el mercado local y la reducción en el consumo de carne vacuna de los argentinos se convirtió en “una tormenta perfecta” para el sector.Cerca de 3.000 trabajadores en la provincia de Santa Fe no completan su jornada laboral. “Tenemos frigoríficos exportadores muy importantes, pero lamentablemente tenemos algunos cerrados que determinan que miles de compañeros no puedan realizar una jornada normal”, confirmó José Alberto Fantini, secretario general de los Trabajadores de la Industria de la Carne. Esto refleja que los altos precios se presentaron de la mano de una crisis más profunda que la escasez de hacienda.Para el titular de la Cámara de Frigoríficos provincial, Jorge Torelli, la cifra puede llegar a crecer porque todas las variables que manejan oferta retraída con precios en alza, precios internacionales en baja, y un consumo de carne per cápita de la Argentina en baja, están todas en negativo. “Estamos en la tormenta perfecta”, graficó el empresario.”Todas las variables que uno maneja en la industria frigorífica son negativas”, señaló el dirigente, quien estima que las empresas están sufriendo un fuerte quebranto. Escenario que se agrava con un consumo de carne bovina que descendió un 29 por ciento en el país. Falta consumo, falta hacienda en pie y caen los precios externos, lo que genera poco incentivo para producir.Torelli, gerente del frigorífico Mattievich, agregó: “Estamos buscando subsidios del Estado para sostener los salarios de los trabajadores”. Sobre cuál es la salida a la medida de fuerza de los gremios, el presidente de la Cámara de Frigoríficos de Santa Fe manifestó: “Estamos tratando de mantener las fuentes de trabajo y tratar de que los trabajadores sufran lo menos posible. En la provincia hay alrededor de 3.000 trabajadores con un salario mínimo o por debajo del mismo”. Luego de una extensa reunión con el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, Torelli aseguró que “el ministro tiene muy clara la situación; hay muy buena predisposición”.El consumo interno de carne “está en franco descenso en el país”. Esta situación se da porque el consumidor no convalida más los aumentos de precios. Desde la fuerte suba de abril en la carne, cayó un 29 por ciento. El año pasado el promedio era de 70 kilos por habitante por año, y ahora es 55, según distintos estudios de las cámaras empresariales y el Estado. Ante la suba de precios, el consumidor optó por carnes alternativas a la vacuna, como el pollo y el cerdo.El mercado exportador es otra de las variables que también entró en colapso a partir de la crisis en Europa, y dificulta la recuperación ganadera en el país. El presidente de la Cámara de Frigoríficos de Santa Fe explicó que “por más que no tuviéramos ninguna restricción en las exportaciones, los mercados están muy afectados por la crisis del euro. El precio de la cuota Hilton que se negociaba en valores de 16.500 dólares la tonelada, hoy se está vendiendo a 12.000 dólares la tonelada. Hay una caída del 28 por ciento del valor. Lo mismo ocurre con todas las carnes”.Según un informe realizado por la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), durante lo que va de 2010 la faena vacuna cayó un 20,5 por ciento respecto de igual período de 2009. Ese dato significa “la mayor caída interanual de la oferta” de los últimos años, según se consigna en el informe Mercados de Hacienda elaborado por la entidad. Pese a esta situación, el precio de la carne se mantiene desde hace más de 5 meses, y los consumidores aparecen como el principal motivo de esta coyuntura al no aceptar nuevos incrementos en los precios.En cifras, según el informe, la faena acumulada de 2010 totaliza hasta ahora 5,07 millones de cabezas. Según el trabajo, eso ya representa “el valor de faena más bajo desde 2003”. De continuar estos niveles de faena, se estima que posiblemente sea el año con menos oferta al mercado.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *