22 de julio de 2010 00:58 AM
Imprimir

En tres años los ganaderos perdieron 20 mil millones de dolares

Un polémico estudio de CRA mencionó las consecuencias que trajeron las políticas kirchneristas para el sector cárnico. Entre otros puntos, en el país hay 8 millones menos de cabezas de ganado, 14 mil puestos de trabajo en peligro y pérdidas millonarias por el cierre de exportaciones. La entidad rural reclamó al ministro Julián Domínguez que asuma sus responsabilidades para dar certidumbre al negocio. También hubo reclamos por el inminente cobro de las cartas de porte.

Un polémico estudio realizado por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) determinó que en los últimos tres años los productores ganaderos de todo el país perdieron alrededor de 20 mil millones de dólares por las políticas intervencionistas que aplicó el Gobierno nacional sobre el mercado.

"Las consecuencias (de las políticas kirchneristas sobre el sector ganadero) han sido totalmente perjudiciales para los criadores, consumidores, trabajadores de frigoríficos y por consiguiente para todos los argentinos", dispara el estudio de una de las entidades más combativas del campo.

Según asegura el informe realizado por el dirigente de CRA Néstor Roulet, la caída del stock bovino en la Argentina en los últimos años fue de 8 millones de cabezas (4 millones de terneros menos), con una enorme liquidación de hembras o futuras madres.

Además, se indica que el incumplimiento en la Cuota Hilton de este año por las idas y vueltas del Secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno representará para el sector una pérdida de alrededor de 140 millones de dólares, motivo por el cual muchos frigoríficos tienen serios problemas financieros.

"El Gobierno transfirió todo el poder sobre las exportaciones de carne a la Secretaría de Comercio Interior, dependiente del Ministerio de Economía, y a la ONCCA dependiente del Ministerio de Agricultura", apuntó CRA, justo en la antesala a una nueva edición de la Exposición Rural de Palermo.

Pero el punto más sensible del informe de la entidad rural para el Gobierno nacional, es la situación de los trabajadores del sector. Según indica CRA, unos 14 mil empleos tienen serios riesgos de perderse en toda la industria cárnica producto de las políticas que implementó, primero Néstor Kirchner, y luego su esposa Cristina Fernández.

Asimismo, el estudio de Roulet señala que este año el consumo anual de carne de los argentinos sufrirá una enorme caída del 20 por ciento con respecto a 2009 (se ubicaría en torno a los 55 kilos por persona). En este sentido, la explosión de precios se debió a que la oferta de cortes en el mercado es un 31 por ciento menor a la del año pasado.

También se acordaron de dejarle un mensaje al ministro de Agricultura Julián Domínguez: "Para superar las tensiones actuales y futuras entre oferta y demanda resulta necesario que el ministerio de Agricultura asuma las responsabilidades en materia de comercialización de carnes e implemente un régimen de exportaciones previsible que de certidumbre a los criadores y comience un proceso de crecimiento del sector ganadero", concluye el informe de CRA.

Buenos Precios
Luego de tres o cuatro años de malarias, la producción ganadera comenzó a operar con precios muy tentadores para los productores que lograron sobrevivir a las políticas kirchneristas.

Hoy día, las distintas categorías de vacas cotizan tres veces más que el año pasado cuando prácticamente se regalaban en un proceso de descapitalización de la producción.

Así las cosas, el ternero, que el año pasado estaba a 3 pesos por kilo, hoy cuesta entre 8 y 9 pesos (el aumento claramente se reflejó en el mostrador donde subieron estrepitosamente los precios de la carne).

Lo mismo ocurrió con los novillitos, vaquillonas, vacas y cualquier otra categoría de ganado.

Cartas De Porte
Por otra parte, ante la inminente aplicación de un sistema de obleas para adherir a las cartas de porte, la entidad liderada por Mario Llambías remitió una carta a Julián Domínguez solicitando su intervención para impedir "un nuevo acto de inequidad, arbitrariedad y daño a la producción agraria".

"No encontramos argumentaciones suficientes para perjudicar una vez más al sector productivo, al que se le suman costos, cuando se clama por mayor justicia tributaria y rentabilidad", dice la carta firmada por Llambías y el secretario Javier Jayo Ordoqui.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *