22 de julio de 2010 10:10 AM
Imprimir

Tres nuevas áreas de veda para la corvina

La Dirección de Pesca de la Provincia de Buenos Aires dio inicio a la zafra de corvina en la Bahía de Samborombón el pasado 15 de julio a través de la Resolución 74/2010, luego de contar con los resultados de dos prospecciones comerciales. Continúa vigente la prohibición de pescar ejemplares menores de 35 centímetros. Para evitar la pesca de juveniles y ante la imposibilidad de contar con observadores a bordo, la Dirección de Pesca establecerá durante esta semana tres zonas de veda.

La administración pesquera provincial dispuso la realización en forma conjunta con el INIDEP de una prospección con buques comerciales en el mes de junio, la cual dio por resultado una elevada presencia de juveniles, del orden del 80 por ciento. Por tal motivo se retrasó la apertura, insistentemente solicitada por los armadores, y se decidió continuar la evaluación efectuando muestreos de desembarque.

Según consta en los considerandos de la resolución 74, “de dichos muestreos ha surgido una composición de tallas diferente, con un alto porcentaje de ejemplares adultos”. En virtud “de la evolución del estado del recurso”, se consideró oportuno proceder a la apertura de la zafra de la corvina y acompañantes en el área comprendida entre el límite exterior del Río de la Plata y Punta Gorda.

Si bien algunos sostienen que la autoridad nacional en materia pesquera habría permitido –al menos de palabra, ya que no se conoce ninguna resolución que avale tal extremo– la exportación de ejemplares de 32 centímetros o de 300 gramos, la provincia de Buenos Aires mantiene la prohibición de capturar corvina inferior a 35 centímetros, correspondiente a la talla de primera madurez sexual de la especie. En ocasión de la entrevista que concedió a este medio, el subsecretario de Pesca de la Nación, Noberto Yahuar, aseguró que no se permitiría la exportación de juveniles de corvina; sólo sería posible para la producción almacenada del año pasado. Probablemente la alusión a tal excepción se haya prestado a confusión y por ello es posible que algunos aseguren que está permitida la exportación de juveniles, algo que deberá aclararse desde la Subsecretaría de Pesca en las próximas horas.

En el artículo 9 de la resolución 75 de Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, que otorga los permisos temporarios de pesca, se establece que los permisionarios deberán embarcar observador a bordo, con el propósito de recabar información que permita establecer el estado y composición del recurso, como así también las tallas de las capturas obtenidas.

El director de Pesca provincial, Juan Domingo Novero, declaró a este medio que ante la imposibilidad de contar con observadores a bordo designados por la Nación –están ahora abocados a la recolección de datos en la flota merlucera–, se está elaborando una resolución por medio de la cual se pretende preservar los juveniles de corvina mediante áreas de veda en la Bahía. Dos se establecerán dentro de las cinco primeras millas de la costa y una tercera en el Banco Robles, con el propósito de limitar el acceso de las embarcaciones más grandes.

Dicha resolución se dará a conocer en el transcurso de la semana y se pretende con ella preservar la salud del recurso, aunque según reconoció Novero, “la única solución para la corvina es vedar totalmente su pesca por cuatro años”. El motivo por el cual no se ha decidido una medida de estas características es que se necesita actuar en forma conjunta con la República Oriental del Uruguay, algo que por el momento no parece posible. La discusión en torno a este tema se planteará en la próxima reunión de la Comisión Técnica Mixta.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *