21 de julio de 2010 10:32 AM
Imprimir

Mexicanos desconocen qué son los transgénicos

Ciudad de México.- Los mexicanos en general desconocen qué es un alimento transgénico, con lo cual son susceptibles a la adopción de mitos y mala información sobre la biotecnología, afirmó Fabrice Salamanca, director general de Agrobio.

Durante la presentación del Panorama Mundial de los Cultivos Transgénicos y su Impacto de 1996 a 2010, el organismo, que representa a las principales empresas de biotecnología en el país, Agrobio, consideró que al haber desconocimiento del tema, no se puede hablar de que en el país hay rechazo a los organismos genéticamente modificados, cuando el grueso de la población ignora qué son dichos productos.

A partir de una encuesta elaborada entre 800 personas vía telefónica, Agrobio aseguró que al comentar entre los entrevistados que los transgénicos se usan desde hace 14 años en países como Argentina, Brasil, Estados Unidos y recientemente en China, 45 por ciento de los encuestados mostraron confianza en dicho tipo de organismos.

Sin embargo, a decir de Salamanca, es necesario que el gobierno invierta más en la difusión de los organismos genéticamente modificados, con el fin de evitar desinformación y dar a conocer las ventajas que tienen para la agricultura.

Al respecto, Clive James, fundador y director general del Servicio Internacional para la Adquisición de las Aplicaciones Agrobiotecnológicas (ISAAA, por sus siglas en inglés), reconoció que los transgénicos no son la panacea para mitigar la hambruna y problemas en la agricultura en todo el mundo, pero combinada con políticas de fomento de alternativas para la producción de alimentos, pueden atender la alta demanda de comida que tendrá el mundo hacia el año 2050.

Así, dijo que en 2015 se verán alimentos como trigo, arroz o papa transgénicos, y que si durante los 14 años que han tenido en el mundo los organismos genéticamente modificados han sido Estados Unidos, Brasil y Argentina las naciones que llevan la pauta, para la segunda mitad de la década Asia será de las zonas del mundo donde más se aplique la biotecnología.

Actualmente, en México se siembra algodón y soya transgénica, y de manera experimental, en el norte del país se cultiva maíz genéticamente modificado, el cual en las próximas semanas se obtendrán resultados de su comportamiento.

Con ello se busca probar en el territorio nacional maíz resistente a ataque de insectos, maleza y pesticidas, tecnologías ya probadas en Estados Unidos, Argentina, Brasil, Honduras, entre otros países del continente.

Un organismo genéticamente modificado o transgénico ha sido manipulado en el laboratorio para introducirle un gen, particularmente proveniente de un animal, con el fin de dotarlo de características de resistencia, hacerlo más productivo y así genere mayores ganancias para los agricultores.

Sin embargo, en México existe negativa por parte de los ambientalistas para utilizarlos, bajo el argumento de que provocarán la pérdida de las especies nativas.

Según ISSSA, de 1996 a 2008, a nivel global se registraron beneficios económicos por ingresos agrícolas de 52 billones de dólares.

El 50 por ciento correspondió a la reducción en los costos de producción, el resto a una ganancia en producción de 167 millones de toneladas, mismas que habrían requerido de 63 millones de hectáreas adicionales en el caso de realizarse con cultivos tradicionales.

En el periodo de 1996 a 2009, el porcentaje de superficie global destinada a cultivos biotecnológicos en países en desarrollo creció hasta alcanzar 46 por ciento, cifra que se prevé aumente a 50 por ciento en 2015.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *