21 de julio de 2010 13:14 PM
Imprimir

Industriales en alerta por el freno de compras chinas de aceite

Aseguran que el fuerte castigo (más de US$50 por tonelada) en el precio del aceite de soja argentino deteriora gravemente la situación de la industria.

Cuando los industriales se reunieron con los importadores chinos de aceite de soja en Beijing la semana pasada, les preguntaron por qué habían dejado de comprarle a la Argentina. La primera respuesta fue una sonrisa y enseguida añadieron: "Argentina tiene que mejorar su ambiente de negocios".A los industriales les quedó claro, recién entonces, que no había un problema de calidad con el aceite como se argumentó originalmente. "Se trata de una represalia por el freno a las importaciones chinas", señalaron en una compañía. Y así se lo hicieron saber al ministro de Agricultura Julián Domínguez, otro integrante de la gira presidencial en la que se "desojizó" la relación con China.El cierre de esas exportaciones, un negocio de US$ 2.000 millones, no solo significa un castigo en el precio del aceite US$ 50 por tonelada. También, mayores embarques de productos de menor valor agregado. Este año se exportarán unas 14 millones de toneladas de poroto, el grano sin procesar y de menor valor.Ayer CIARA, la cámara que reúne a los aceiteros, emitió un comunicado en el que señala:

* "En las reuniones las contrapartes chinas destacaron su interés y preferencia por el aceite crudo de soja argentino respecto del de otros orígenes, tanto por su precio como por sus mejores condiciones de calidad… Se acordó la creación de una comisión mixta y promesas de visitas al país".* "La normalización del comercio de aceite de soja en los próximos meses, resulta imperioso para la industria argentina, ya que el aumento sostenido de las exportaciones de poroto de soja hacia China y el fuerte castigo (más de US$50 por tonelada) en el precio del aceite de soja argentino para hacer posible su colocación en otros mercados, deterioran gravemente la situación de la industria".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *