23 de julio de 2010 10:20 AM
Imprimir

“Este gobierno miente”

En un mano a mano con El Enfiteuta, secretario general de Uatre, no se guardó críticas para los Kirchner. Afirma que el proyecto de ley de trabajo agrario que mandó el Ejecutivo "es mal intencionado". Y augura que Eduardo Duhalde ganará "fácil" el año próximo las elecciones.

En un despacho y una antesala plagados de la simbología del Justicialismo, incluidos dos bustos de su fundador y de Evita, Gerónimo Venegas remarca: “Nosotros somos muy peronistas”. El titular del gremio de los trabajadores rurales, Uatre, y de las 62 Organizaciones peronistas, transita la presidencia del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (RENATRE), el Registro que el gobierno busca reconvertir en una dependencia estatal. Paradójicamente el RENATRE ha sido tomado como modelo en organizaciones internacionales como la OIT, para el registro del trabajo Rural cuyo porcentaje de informalidad es el más elevado en el planeta. El propio Venegas asumirá en noviembre próximo como presidente del Comité Ejecutivo Mundial de Agricultura. “Quiere decir que en el mundo nos reconocen por el trabajo que hemos hecho, en la OIT está el RENATRE como una herramienta para el trabajo decente y acá nos quieren destruir, o sea que no tiene sentido”, razona el conductor de lo trabajadores rurales. El Enfiteuta dialogó con el “Momo” en la sede de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre) el último martes. El tema principal de la charla fue la iniciativa que envió Cristina Fernández al Congreso, una iniciativa que Venegas ve como una acción política que “va a quedar muerta”. Conocido el proyecto de ley del Ejecutivo, me gustaría que me dijera como presidente del RENATRE ¿qué es lo que está en juego? Esta iniciativa presentada por el gobierno es un proyecto mal intencionado. Persigue un hecho político para generar la desaparición de la representación del sector agropecuario, ya sea de los empleadores como de los trabajadores. Nosotros integramos una Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA) donde están las cuatro entidades del campo (CRA, SRA, Coninagro, FAA) y cuatro representantes paritarios del gremio, y la presidencia del Estado. Ellos (el gobierno) quieren absorber la CNTA para poner representantes a su criterio del sector agropecuario, ya sea de las entidades o del gremio, e inclusive poner mayoría del Estado. Entonces eso en vez de ser una CNTA se va a transformar en una secretaría de Estado donde se apruebe lo que quieran o crean conveniente. ¿Por qué sucedería esto? Porque al tener mayoría el gobierno se pierde la esencia, debido a que la CNTA es precisamente para discutir salarios con los empleadores. Actualmente el gobierno aprueba lo que resolvemos nosotros en esa comisión, cuando llegamos a un acuerdo. ¿El proyecto propone además reemplazar al RENATRE por otro organismo, es una disolución? No, ellos quieren absorber el RENATRE, como quieren también absorber los aportes del fondo de sepelio de los trabajadores. En definitiva quieren a través de esta ley absorber los aportes, la CNTA, sepelio, RENATRE, pero esto no lo van a poder hacer, va a quedar en una expresión de deseo. ¿Por qué está tan seguro? Porque nosotros hemos presentado un proyecto de ley, este que tengo acá sobre la mesa, con trece firmas y ha seguido reuniendo adhesiones. Ya tuvimos despacho por mayoría de la comisión de Legislación Laboral y esto va a seguir sumando apoyos. Seguramente lo va a tratar la el Congreso. No sé si después lo vetará la presidenta, pero creemos que va a salir el proyecto nuestro. Porque es una iniciativa que modifica la 22.248 de la dictadura militar, y además protege a los trabajadores, como resultado del debate en paritarias durante tres años con el sector empleador, como corresponde. Quiero decir que no es una imposición, sino un proyecto consensuado con todo el sector agropecuario. Por eso entendemos que va a caminar nuestra iniciativa, y la de ellos va a quedar muerta. ¿Puntualmente qué cosas hay que cambiar de la ley de la dictadura? Hay que modificarla, ya por el solo hecho de ser la dictadura hay que modificarla. Pero nosotros hemos cambiado algunos artículos, mejorado la ley, esto lo hemos enriquecido en el debate con el sector empresario y hemos incluido también el RENATRE, y otras cuestiones que surgieron como una legislación posterior a la dictadura militar. Pero insisto con que es un proyecto de ley que creo que va a ser votado por la mayoría, toda la oposición creo que va a acompañar esto porque promueve un hecho de justicia social enmarcado en una ley de avanzada. Recuerdo haber presenciado un acto en el RENATRE, durante la presidencia de Néstor Kirchner, donde el Ministro Carlos Tomada hablaba elogiosamente del RENATRE, cuando se debatía la ley de corresponsabilidad gremial, llama un poco la atención el cambio. ¿Usted cree que es una iniciativa que se origina en el Ministerio de Trabajo? No esta es una acción política del gobierno. Yo he sido, no rebelde, sino uno de los dirigentes críticos a la política de este gobierno. Por ejemplo, cuando se produjo el enfrentamiento con el campo, marqué una diferencia con todo el movimiento obrero. Porque entiendo que defender la producción es defender la fuente de trabajo, la economía del país. Es estar donde el dirigente tiene que estar. En defensa de un país que tiene todo para producir, para desarrollarse, pero estamos inmersos en una política de destrucción, y sin retorno. Porque acá la pelea con el campo, con la Iglesia, con las fuerzas armadas, la pelea con todas las instituciones, la falta de respeto al pueblo argentino hace que uno no tenga retorno con este gobierno. ¿En qué puede mejorar este gobierno?, en nada. Solamente puede profundizar la crisis en la que estamos. Cuando uno escucha hablar a los funcionarios parece que tienen un discurso grabado: hablan maravillas del gobierno. Pero este país está bendecido por la mano de Dios, hubo una súper cosecha, realmente acompañó el buen clima, ni los productores esperaban la cosecha de soja que hay y eso hace que mejore la economía, y las expectativas de este gobierno. Pero eso no quiere decir que cambie la política de estado. Todo lo contrario. Si entiendo bien está remarcando que la situación económica mejoró por cuestiones climáticas, un poco a pesar de las políticas del gobierno Esta inesperada súper cosecha de soja va a mejorar los ingresos del país porque se hará sentir en las exportaciones, pero no cambia respecto del gobierno. Porque el desorden que hay en el Ejecutivo hace que no sepan cómo corregir el rumbo. Por ejemplo, el tema del 82% móvil de las jubilaciones: si el Estado estuviera ordenado lo podría pagar. Pero se hacen tantas cosas dispares que hoy no tienen el dinero para hacerlo. Seguramente se va a aprobar en el Congreso el 82% y el gobierno lo va a vetar, y va a tener un revés porque la realidad es que hoy hay gente que no se quiere jubilar porque tiene que pasar a un geriátrico o a que lo mantengan los nietos. Vetar esa ley, repito, va a ser un revés para el gobierno. Y eso que el 82% es del salario mínimo vital y móvil, porque todavía este año no hemos discutido el 30 o 35% de aumento al que tiene que llegar ese salario. Se está hablando de la necesidad de 20 mil millones de pesos, pero deberían ser alrededor de 30 mil millones. Para el caso de un trabajador rural ¿cuánto está percibiendo en promedio de remuneración? Gana muy poco, en realidad todos los jubilados ganan muy poco. Pero nosotros estamos por comenzar a discutir el aumento para los trabajadores rurales, para el peón general, y vamos a lograr un aumento del 30% como mínimo. Con ese aumento un trabajador va a estar en 2.250 pesos además del beneficio de tener la casa, la comida, que en conjunto significa un salario muy importante para un trabajador. Aclaro además que por ocho horas de trabajo. Porque en el proyecto de ley del gobierno, aducen que se termina con la “jornada de sol a sol”: son mentiras, porque un trabajador rural hace doce años que trabaja ocho horas. Si no yo no sería representante de los trabajadores rurales. Si lo que dice el gobierno fuera cierto, yo no podría estar dando esta nota. En cuanto al trabajo en negro cuando se señala que hay provincias que tienen el 70 o el 80% de trabajo informal, también es mentira. Este gobierno miente. Y miente porque en las provincias hay un 40/45% de trabajo en negro. Pero también es bien cierto que el trabajo en negro lo tiene que combatir la policía de trabajo. Y la policía de trabajo es el Estado. Si el Estado no tiene ministerio de trabajo, secretaría de trabajo, dotados de inspectores, camionetas, viáticos, entonces el trabajo en negro va a seguir. Bueno y además el Estado es uno de los que más trabajo en negro tiene. ¿Y a quién resulta funcional ese descontrol? El descontrol al gobierno, que es descontrolado. Este gobierno no sabe gobernar. La única reunión de de gabinete que hizo fue para echarlo a (Martín) Redrado del Banco Central. Es una vergüenza que un Ejecutivo no tenga reuniones de gabinete, que los ministros no se hayan juntado nunca en una mesa para debatir y planificar políticas de Estado con el gobierno nacional. Esto es una vergüenza, es comparable a que yo quisiera conducir el gremio sin tener reuniones de secretariado. No se puede. Pero este gobierno lo hace, y así nos va. Hablando del gremio, hace 20 años Uatre era prácticamente una entidad vaciada, y hoy es uno de los más importantes en la CGT, ¿qué pasó en este tiempo? Sí el gremio era un sello. Hoy es uno de los gremios más importantes numéricamente, y está muy sindicalizado. Nosotros tenemos un gremio orgánico, disciplinado, no nos ha podido romper este gobierno. Tentados están porque sacan personerías gremiales para horticultores, para un sin número de actividades, pero el gremio sigue bien. Pero es como dice usted, este gremio que no existía nosotros nos pusimos a trabajar y lo levantamos. Hemos capacitado más de 300 mil trabajadores, y alfabetizado a más de 40 mil trabajadores, es un gremio que atiende toda la demanda del sector obrero. Pero además ha logrado lo que muy pocos gremios: tener una mesa donde debatir de igual a igual con el sector empleador, en la cual ninguna parte está por encima de la otra. En materia de capacitación, hubo un pedido de legisladoras de la CC, Hilma Re y Patricia Bullrich, que cuestionaba que en el Programa de Capacitación Rural (PAR) se enseñara la Doctrina Justicialista. ¿Estaba al tanto? No la verdad es que no sabía. Pero el PAR es nuestro programa de alfabetización. En vez de preguntar por qué se hace peronismo en el PAR tendrían que preguntar cuántos hemos alfabetizado. Y por qué hay tantos analfabetos en el sector agropecuario, porque que yo sepa toda la vida hubo política en el país, y nunca se preocuparon por erradicar el trabajo infantil que es una situación indigna, porque un chico tiene que jugar no trabajar. Un chico que trabaja en las actividades del campo realiza tareas forzosas, porque son trabajos pesados, y después se da la mal formación de huesos, de la estructura ósea, son típicas en el trabajo infantil. Yo tenía 15 años y juntaba papas, arrastraba una maleta de 40 kilos. En esos tiempos, sí: salía de noche y volvía de noche al campamento. Entonces esos trabajos habría que erradicarlos y eso se logra con políticas de estado. ¿En definitiva se transmite la doctrina justicialista? Sí nosotros somos muy peronistas. Nuestro gremio es muy peronista. El General Perón nos dio el Estatuto del Peón que fue la primera legislación que tuvo el trabajador. Antes sí existía el trabajo de sol a sol, todo era el “sí patrón”. Perón fue el que nos dijo: “Rompan las cadenas, rompan los candados y vayan a votar”. No dijo “vayan a votarme”, dijo: “Voten con el corazón”. Entonces nos dio el Estatuto del Peón, algo que hasta ese momento no teníamos. Hay un libro donde se transcribe una carta de la madre del General Perón a Perón, cuando ellos estaban en Bahía Camarones, donde decía: “Juan, ¿Cómo es esto que ahora tenemos que cumplir con leyes que sacaste vos con los trabajadores? Esas leyes no se pueden cumplir, Juan”, le reprochaba la madre a Perón. Y Perón le contestaba: “Mamá, si no pueden cumplir con las leyes, vendan el campo”. De manera que esos eran los principios, los compromisos que tenía el General Perón con los trabajadores, con el país. Perón murió ya hace más de 35 años, con la vuelta de la democracia el peronismo resurgió con de la mano de Carlos Menem que dividió al peronismo, y también a la CGT. Le siguió Kirchner, también con una fragmentación dentro del partido. ¿Qué hace falta para que haya un peronismo unido? Volver a Perón. Hace falta volver a nuestros principios doctrinarios, al partido. A que la mujer deje de ser “la secretaria de”, “la novia de”, “la señora de”, para transformarse en la Rama Femenina, en la mujer militante. Que el movimiento obrero vuelva a ser la columna vertebral del Movimiento Nacional Justicialista. Todo esto lo vamos a conseguir prontamente. Yo creo que vamos a ganar muy bien y muy fácil con el compañero (Eduardo) Duhalde y desde ese poder que nos va a dar el gobierno comenzaremos a armar los partidos, las instituciones. Nosotros tenemos que tener un partido Justicialista fuerte, que baje una línea orgánica disciplinada hacia todo el interior del país. Que en todos los distritos funcionen los partidos. Y por otro lado que el radicalismo sea también un partido fuerte, como hemos sido: instituciones democráticas y fuertes. Entonces uno con una oposición constructiva puede levantar un país totalmente distinto, pero se construye desde las instituciones. El General Perón nos enseñó que los hombres pasan y las instituciones quedan. No quiere decir entonces que hace falta un nuevo Perón para unificar al Justicialismo No, volver a Perón. Volver y crear comisiones de disciplina, y a aquel que saca los pies del plato expulsarlo públicamente. Porque acá tenemos que terminar con las deslealtades, por no decir con las traiciones. Si no llegamos por el peronismo y después en nombre del peronismo, hacemos cuanto se nos canta. Y no es así. Si llegamos por el peronismo, tenemos que hacer el proyecto nacional y popular ensamblado en la doctrina de Perón. ¿Al radicalismo lo ve en camino de fortalecerse como usted aspira? Sí totalmente, creo que hoy con este compromiso militante del Dr. Ricardo Alfonsín, que nuevamente ha asumido la presidencia del partido Radical, creo que se va a empezar a consolidar una institución fuerte. Y después que se ganen las elecciones y tengamos la posibilidad cierta de empezar a trabajar en un país distinto, tenemos que tener un compromiso con el radicalismo y otras fuerzas para que los cargos sean partidarios. Entonces cuanto una persona asuma por un partido, y quiera armar una bancada aparte, que sea expulsado del partido y asuma el suplente. Si no con esto con que el cargo se lo dio el electorado se cambian de banca. Hoy en la Cámara de Diputados debe haber cuarenta o cincuenta ideologías distintas, no se puede gobernar así. Para gobernar, tenemos que tener partidos fuertes y compromisos partidarios, y que cuando se alguien se oponga lo haga porque se trata de algo nocivo para el pueblo, pero de lo contrario que lo apoye. Mencionó a Duhalde como el futuro conductor de lo que avizora para 2011, pero también hay otras figuras que están en la palestra: Felipe Solá, Carlos Reutemann, Mario Das Neves… Nos vamos a juntar todos, y realmente para el país el mejor candidato es Duhalde, porque es un hombre que ya tiene antecedentes y que ya sacó el país de una crisis. Creo que eso le da una ventaja y una espalda a Duhalde que no tenemos los demás. Creo que tenemos que saber acompañar un proceso de cambio en el país que tiene todo para crecer. Porque cuando uno ve dónde producen los países del primer mundo. Nos preguntamos qué nos estará pasando a nosotros. Nosotros deberíamos tener un país ejemplar, un trabajador debería tener una casa propia y un coche en la puerta, no digo un cero kilómetro, pero su auto. Este es un país que si nos ponemos en serio a producir y desarrollarlo tendríamos que tener un ingreso en el que todo el mundo viva bien. Hoy un trabajador rinde un 40% en su función, porque el otro 60% de su potencial lo tiene tomado por las preocupaciones económicas propias o de la familia, o por la inseguridad, no hay saludo, no hay educación, no tenemos nada, está todo quebrado. Cuando uno ve que no hay bancos en una escuela le parece mentira, pero es la realidad. Hay escuelas que no tienen gas, no tienen lo elemental, no tienen nada. Cómo puede ser que la educación esté quebrada. Porque la inseguridad que vive el país se erradica con educación y trabajo, no hay otra forma. En los años de Perón un trabajador con su salario podía mandar a sus hijos a la Universidad, de manera que diría que hoy estamos en un 70% por debajo del nivel de vida de aquello. Ahora con la tecnología que existe y las condiciones que tiene la Argentina se debería estar agregando el mayor valor a la producción, en lugar de llenar las bodegas de los buques con materia prima. Pero para eso hace falta un gobierno que gobierne para el país, no para sí mismo. ¿Hablando de gobierno qué opinión le merece el modelo brasileño que encabezó Lula? Ha hecho un gobierno excelente, es envidiable. De la nada, aunque ya se había iniciado un proceso con (Fernando Henrique) Cardoso, Lula cambió el país. Todavía le falta mucho porque Brasil es tan grande que tiene mucho por recorrer, pero hoy diría que está ordenado y dentro de esa organización va en camino a seguir creciendo. Eso es lo que no tenemos nosotros. Acá en el país no hay nada ordenado. Este gobierno ha desordenado todo. Por eso yo digo que los Kirchner son como los chanchos lo que no comen, destruyen. Lula llegó a presidente como un emergente de la clase trabajadora, ¿cuándo cree que podrá suceder eso en la Argentina? Eso ya ocurrió. Duhalde fue concejal e intendente por las 62 organizaciones. O sea Duhalde es un hombre del movimiento obrero. Le faltó el voto popular que tuvo Lula, ganar la elección a presidente.Le faltó pero porque se trabajó para que no la ganara. Porque cuando ganó (Fernando) De La Rúa (1999) se desdoblaron las elecciones nacionales y provinciales. Ganaban los gobernadores en su provincia y perdía Duhalde a nivel nacional con la Alianza. Realmente fue algo que se hizo desde adentro, y esto lo hizo Menem. Si uno analiza, acá en la Ciudad de Buenos Aires Jorge Domínguez fue uno de los mejores intendentes que tuvo la Ciudad. Y Menem no aprovechó lo que había hecho Domínguez para ganar la Capital, porque ese ya era un acuerdo que había hecho para que ganara De La Rúa. Menem pensó que ganando De La Rúa, a los dos años le iban a golpear la puerta en Anillaco para pedirle “Volvé Menem querido”, y eso no pasó. Pero le hizo un daño muy grande al país. Porque si Menem hubiera acompañado el proyecto de Duhalde 99 imagínese cómo estaría el país hoy.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *