22 de julio de 2010 10:17 AM
Imprimir

Moreno escuchará mañana la lluvia de quejas de los frigoríficos

Como todos los viernes, a las 9.30, la "escuelita" del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, abrirá sus puertas a un grupo de empresarios que pretende colar sus quejas en medio de las ya clásicas charlas de adoctrinamiento comercial.

Entre los asistentes a la reunión en la oficina del segundo piso del edificio de Diagonal 631 estarán Juan Carlos Grimaldi, del Frigorífico Logros (Río Segundo); Carlos Riusech, del Frigorífico Gorina (Buenos Aires); y Martín Carignani, gerente de Planeamiento de Quickfood (grupo Marfrig).

También asistirán Mario Ravettino, presidente del consorcio exportador ABC, y representantes de la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados, cuyos dirigentes están preocupados por el futuro de las fuentes laborales en varias plantas.

Los empresarios llevarán tres demandas concretas: un reajuste del 15 por ciento en el precio de los denominados cortes populares o reducir a la mitad del volumen de carne entregada por ese concepto; el cumplimiento de la emisión de ROE para exportar 20 mil toneladas mensuales; y la eliminación gradual de las retenciones.

Bajo el margen. La semana pasada, la industria exportadora trazó un panorama complicado: la caída en el precio de las exportaciones y la firmeza en la cotización interno de la hacienda hacen inviable la provisión de los cortes populares a los precios actuales.

Cuando entró en vigencia el acuerdo en marzo pasado, algunos frigoríficos ya alertaban sobre los problemas que planteaba el esquema. Pero la presión política no dejaba muchas alternativas: para seguir exportando, la exigencia era aportar al mercado interno.

Pero las exportaciones siguieron trabadas. Además, fuentes del sector advierten que cada vez son menos las firmas que adhieren a los acuerdos verbales con Moreno.

A cambio de poder exportar 20 mil toneladas por mes por fuera de la cuota Hilton, las menudencias y la carne termoprocesada, la industria exportadora se había comprometido ante ese funcionario a entregar dos mil toneladas semanales de cortes populares.

Ahora advierten que están trabajando bajo el margen y que varias plantas están sufriendo la consecuencia del desequilibrio en resultados operativos.

Pérdidas. Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) aseguró ayer que en dos años se produjo una caída del stock bovino en ocho millones de cabezas, la pérdida de 14 mil puestos de trabajo en la industria cárnica y la ventas caídas por 140 millones de dólares por incumplimiento de la cuota Hilton en el período 2009/2010.

"Para superar las tensiones actuales y futuras entre oferta y demanda, resulta necesario que Agricultura asuma las responsabilidades en materia de comercialización de carnes e implemente un régimen de exportaciones previsible que de certidumbre a los criadores y comience un proceso de crecimiento del sector ganadero", indicó un informe de CRA.

La entidad puso en duda las "bondades" que imponen desde hace dos años las licencias de exportación de carne vacuna, conocido bajo la denominación de ROE Rojo. "Como vemos, las consecuencias han sido perjudiciales para los criadores, consumidores, trabajadores y por consiguiente para todos", expresó la entidad.

CRA consideró que el sistema "vuelve a ser la herramienta que le permite al Gobierno, a través de la Secretaría de Comercio Interior, cerrar las exportaciones de carne, generar incertidumbre y pérdidas de riqueza para los actores intervinientes, en especial los ganaderos y consumidores".

La entidad agregó que el volumen de exportación efectiva de carne bovina representa el 55 por ciento de los ROE otorgados y consignó la caída de 31 por ciento interanual en la oferta de carne vacuna para este año, además de la merma de 20 por ciento en el consumo interno.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *