24 de julio de 2010 07:49 AM
Imprimir

Robots y bits para producir con éxito

Novedosas herramientas vinculadas con la agricultura de precisión permiten apuntar a otro salto de competitividad

MANFREDI, Córdoba.- Campos de precisión, productor preciso, máquinas que van pareciéndose a robots. Una fenomenal ola de nuevas tecnologías y servicios está avanzando sobre la agricultura argentina. Es la ola de la agricultura de precisión. Una disciplina que viene acompañada de una batería de herramientas de punta, como la informática, la electrónica y las telecomunicaciones. Todo para hacer más eficiente cada hectárea trabajada, aprovechar los recursos, ajustar costos, mejorar la gestión de los diferentes ambientes y, por supuesto, tomar decisiones más acertadas. Se trata, en esta línea, de pasar también del concepto de manejo promedio de un lote a otro donde se considera la realidad intrínseca en los diferentes ambientes de ese mismo lote. De algún modo, se va hacia "campos y sistemas de producción precisos", según definió Mario Bragachini, coordinador de la Red Proyecto de Agricultura de Precisión del INTA en el 9° Curso Internacional de Agricultura de Precisión que se realizó la semana pasada con la participación de unas 2000 personas en la Estación Experimental Manfredi. En el país, la agricultura de precisión saltó a escena en los años noventa. Y no paró de crecer. La cantidad de monitores de rendimiento aumentó de 50 a 6200 en poco más de diez años y en monitores de siembra se pasó de 400 a 9500. En los últimos años, además, se incrementó de 25 a 650 la cantidad de pilotos automáticos (ver aparte). Por lo que se vio en el curso en Manfredi, hay más novedades tanto de productos como de servicios. En la actualidad, según Andrés Méndez, de INTA Manfredi, los rubros con más demanda son los monitores de siembra, monitores de rendimiento, piloto automático, dosificación variable y el corte de sección de botalón en la pulverizadora, por ejemplo, lo que evita superposiciones y pasadas en forma irregular. También hay interés por el conocimiento de lo que realiza la máquina a distancia mediante el envío de datos a Internet o un celular. Una tendencia es integrar diferentes funciones en un solo equipo. En este sentido, D & E presentó la computadora AgGPS Fm, de Trimble, que integra monitor de siembra, fertilización variable, pantalla para manejo del piloto automático, corte automático del cuerpo de siembra, radio RTK interna y hasta permite la conexión de cuatro cámaras de video para monitorear el funcionamiento de la máquina. En el stand de Verion había una computadora agrícola con pantalla táctil (VCom8.4). Es un equipo que integra aplicación variable de insumos de hasta cuatro productos, monitoreo de siembra, control hidráulico de la sembradora, piloto automático, entre otras funciones. Cambiando el software, esta computadora sirve también para pulverización variable, con corte automático de secciones, mapeador en tiempo real y piloto automático. "Con la computadora observamos un 20% de ahorro en insumos", expresó Walter Ceballos. Por su parte, Abelardo Cuffia presentó un equipo que integra dosificación variable y monitor de siembra con mapeo en tiempo real. Entre otras novedades, Geosistemas mostró un producto "todo en uno". Es banderillero y mapeador, según contó Gustavo Escudero. Otra novedad: Geosistemas selló una alianza con Google por la cual se convirtió en reseller oficial en la Argentina de Google Maps Premier, Google Earth Pro & Google Earth Enterprise. Para Google Earth Pro las ventajas son la posibilidad de medir superficies y radios, la codificación geográfica de direcciones; además, posee imágenes de mayor resolución. Tendencias Entre otros productos, Andrés Méndez comentó que la argentina Plantium logró un monitor que sirve como monitor de rendimiento, monitor de siembra y dosis variable. Además, funciona como monitor de pulverización con cortes de sección de botalón y piloto automático. Por el lado de John Deere, Maximiliano Bonadeo informó que la red RTK de la empresa, de corrección diferencial satelital, ya cubre 11,5 millones de hectáreas. Esta empresa también mostró una sembradora neumática, modelo DB 44, para dosificación variable que puede equiparse con un kit que permite el corte por cada cuerpo de siembra. Sólo por este sistema, se optimiza 15% el ahorro de semillas por evitar superposiciones. John Deere está trabajando en el desarrollo de un sistema revolucionario de manejo de flota en forma remota. Va a permitir ubicar y geoposicionar los distintos equipos en un lote, desde la cosechadora al tractor con tolva, y recibir información en una computadora o la Web. Todo apuntando a optimizar el trabajo de los equipos. Entre otros productos, Soluciones Integrales de Ingeniería y Desarrollo mostró un producto marca Control Agro, Cas 4500, que además de hacer en un solo equipo monitor de siembra, siembra variable y generar un mapa estadístico de la siembra tiene salida de datos en tiempo real RS 232 (una norma de comunicación). Así, se puede recibir un mensaje de texto cuando hay una falla o el tractorista excede la velocidad. Case, junto al concesionario regional Ulla Maquinarias, mostró el AFS Pro 600, un monitor en colores que permite al operador interactuar con el equipo y elegir qué información quiere visualizar en cualquiera de las seis pantallas que presenta. También exhibió el banderillero EZ-Guide 500. En materia de banderilleros satelitales, en los últimos días Runco SA inició la comercialización del producto Matrix, de la firma TeeJet Technologies. Recolecta en forma automática información relacionada con la aplicación y genera un mapa e informes, ofrece como opción un sistema de corte automático de botalón y visualización en video. Estudio G & D, de Tandil, llevó un avión no tripulado que permite realizar relevamientos fotográficos para, por ejemplo, determinar zonas de malezas dentro de rastrojos y poder realizar una aplicación variable de agroquímicos. El INTA Castelar también desarrolló un vehículo no tripulado. Según Andrés Moltoni, especialista del INTA, la aplicación variable de agroquímicos a partir de la toma de imágenes para ver los "manchones" enmalezados y el uso de la dosis variable representa versus una dosis fija un ahorro en glifosato. A 4 litros por hectárea, el valor de esa dosis fija es de unos 12 dólares. No obstante, a partir de la tecnología del uso de la imagen (que puede costar 1,5 dólares por hectárea), haciendo dosis variable y aplicando cuando se observa un enmalezamiento del 30%, en este caso se puede ahorrar 6,9 dólares por hectárea. Para un enmalezamiento del 50% el ahorro puede ser de 4,5 dólares por ha. El INTA Castelar también desarrolló un sensor que detecta malezas y permite la aplicación precisa de herbicidas. Para Moltoni, "con el detector se pueden alcanzar disminuciones en los volúmenes utilizados de entre un 30 y un 70%, dependiendo del enmalezamiento del lote".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *