24 de julio de 2010 08:22 AM
Imprimir

Aumenta la carne en Uruguay

Pese al reclamo de los sindicatos, Mujica dijo que no trabará las exportaciones

MONTEVIDEO.- El gobierno uruguayo tiene una doble preocupación con la carne vacuna: la suba de precios en el mercado interno -que está generando un clima de discusión y reclamo de soluciones políticas- y la suspensión de mano de obra en los frigoríficos, que en algunas zonas deriva en dramas familiares por el desempleo. Esta se da cuando la economía viene creciendo a fuerte ritmo tanto por impulso de demanda externa como por el consumo interno, que se mantiene alto y en ascenso. Los dos problemas tienen una raíz común que no tiene solución sencilla desde el plano político: no hay ganado listo para faena como para atender la demanda agregada. Y no hay ganado porque en esta estación del año se generan restricciones, pero fundamentalmente por el impacto de largo plazo de la sequía que se dio en la primavera 2008 y el verano 2009. En medio del debate político, sindicalistas de la carne pusieron sobre la mesa el reclamo de que se prohíba la exportación de ganado en pie. Y en principio, eso generó expectativas en la gente, que en este país está acostumbrada a tener la carne bovina como eje de su menú gastronómico. El Ministerio de Economía fue escenario esta semana de una reunión reservada entre los operadores privados del sector y las autoridades del gobierno. Sobrevoló en el encuentro el pedido del presidente José Mujica de "hagan algo", para encontrar alguna fórmula que permita al público uruguayo contar con algún tipo de corte vacuno que escape a la presión del precio. Los frigoríficos y otros operadores responden que hay un problema estacionario que se suma a otro estructural, pero no descartan algún tipo de colaboración con el planteo del gobierno. Pero en el ámbito ganadero generó preocupación que el gobierno pudiera ser permeable al reclamo sindical de prohibición de exportación de ganado en pie, porque se entiende que eso significa un cambio de reglas de juego sobre el negocio del sector y las condiciones de inversión. El presidente Mujica dijo ayer que no hay riesgo de que el gobierno adopte alguna disposición en ese sentido y aseguró que eso "no es viable". En su espacio radial Habla el presidente, Mujica dijo que el gobierno "está entre la espada y la pared", porque comprende que los trabajadores y sus familias sienten el problema de la desocupación. Pero también aclaró que "tiene que darle la señal al ganadero de que no afloje, porque a la larga tendrá menos ganado y más crisis para la industria". "Si el precio de lo que se va a vender se siente ninguneado o bombardeado, va a haber una retracción en la voluntad de trabajar, lo que achica a la larga cualquier factor productivo", añadió Mujica, y explicó que "si la industria paga demasiado poco, la presión del mercado internacional hace que se vaya ganado para afuera y la industria tiene que pagar más. A esto le llaman la puerta de vaivén".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *