25 de julio de 2010 18:36 PM
Imprimir

Falta el ganado y sobra la incertidumbre

Equilibrio. Los consignatarios no coinciden sobre el techo de precios de las haciendas

No hay ganado bien terminado y las faenas aún se mantienen altas. Es una zafra atípica, los precios subieron bruscamente y ahora parecen estar llegando al equilibrio, aunque algunos consignatarios esperan que todavía crezcan algunos centavos. El ganado vale, pero los novillos no aparecen. ¿Dónde están los novillos?… Esa es la pregunta que se hace toda la cadena cárnica cuando hoy se pagan en el mercado del ganado gordo precios que marcan un récord histórico y los animales no aparecen, pese a que aprietan las heladas. Desde hace meses, el mercado no encuentra un equilibrio entre oferta y demanda. El clima hizo que las pasturas mejoradas (verdeos y raigrases) se retrasaran y no puedan albergar las cargas de ganados habituales de años anteriores. Como consecuencia directa, hay menos ganado preparado para faena y lo poco que sale a venta mantiene los precios altos. En otras zafras, los precios suben muy despacio y bajan muy rápido En ésta fue todo lo contrario, subieron rápidamente y recién ahora parecen estar llegando al equilibrio. Las opiniones entre los consignatarios están divididas. Por un lado, hay quienes sostienen que se llegó a los precios más altos y que costará lograr nuevas subas, más cuando hay signos que la industria no está dispuesta a pagar más. Para otros intermediarios entre los productores y la industria frigorífica, todavía puede haber cabida para que los valores suban algún centavo. Incluso se habla en el mercado de un negocio puntual, por novillos de feed lot de elevada calidad que, conteniendo bonificaciones especiales, llegó a US$ 3,50 por kilo de carne. Más allá de eso, los precios están estabilizados entre US$ 3,25 y US$ 3,30 por kilo de carne para novillos y US$ 3,10 para las vacas, con algunos centavos por encima por lotes importantes en volumen. Algunos frigoríficos están optando por sacar los ganados de sus corrales de engorde y por eso, en algunas plantas, en la última semana informada por el Instituto Nacional de Carnes (INAC), faenaron más novillos que vacas. Con esta iniciativa, los industriales tienden a estabilizar los precios y mantener el ritmo de faena, si tienen mercados de alto valor y negocios concertados con ellos. En la otra vereda, otros cierran temporalmente las plantas y se dedican a hacer mantenimiento, mandando parte de su personal al seguro de desempleo. "No veo que, pese a los precios, pueda aparecer una mayor oferta de ganado gordo. Es evidente que faltan animales", analizó el empresario Gerardo Zambrano, con amplia experiencia en el negocio ganadero ya sea como consignatario o como productor. Zambrano también descartó de plano que los ganaderos estén especulando y, pese a los valores récord, retengan sus animales. "Con estos valores los productores no especulan, todo lo gordo se embarca. Por otro lado, ya empezaron los fríos y si hubiera ganado ya habría aparecido". EQUILIBRIO. Para el consignatario José A. Valdez, "se está muy cerca del techo de precios", porque "el mercado no sigue con el mismo ímpetu y tiende a equilibrarse. En esta zafra, la suba del precio del ganado gordo fue bastante brusca". Igual que sus colegas, Valdez admite que "hay poco ganado bien terminado porque los verdeos no produjeron la hacienda esperada" y eso transforma a los corrales de engorde como los principales proveedores de animales bien terminados para faena en estos meses. Ignacio Aramburu también consideró que se llegó a un techo de precios. Es que "por más que suban los valores no hay ganado", admitió sin reparos ante la consulta de El País. Según su visión, se presumía que había más animales terminados. "Los ganaderos no estaban especulando con los precios, estuvieron embarcando. A medida que se iban terminando, frente a una demanda alta, iban vendiendo". Aramburu aseguró que por más que se recorran las distintas zonas de influencia de cada consignatario, "no se ve ganado". Mientras tanto, el consignatario Daniel Silveira es partícipe de que todavía pueda subir algún centavo más el precio del ganado gordo. "Los ganados bien terminados son escasos y la apreciación es que, en los próximos 15 o 20 días, la situación continuará. Algunos verdeos ya tienen ganados para cargar y otros aún no están listos para faena". VISIÓN. Según Francisco Cánepa los actuales precios récord vinieron para quedarse y dinamizan el negocio ganadero, incluso ayudados por el dólar que recuperó la pérdida de valor. "No son valores disparatados, porque la región también está con precios altos y tampoco son una locura. Estos valores ayudan a que los productores inviertan y apuesten al negocio", agregó. Reposición escasa pero bien cotizada ¿Qué pasa con la reposición? Independientemente que "no se encuentran" ganados gordos en el campo con destino a faena, los ganados de reposición van teniendo su mercado con valores al alza debido a una menguada oferta. Los remates por pantalla han reunido un buen número de vacunos en los negocios de este mes (estadísticamente siempre el más bajo en la gráfica anual). Tras la venta de prácticamente 10.000 cabezas que concretó Plazarural hace una semana, para este miércoles 28 Pantalla Uruguay anuncia 6.000 vacunos de invernada y cría para su remate a realizarse desde la Rural del Prado y por TV. Cifra similar es la que maneja Lote 21 para su remate de la semana próxima en Maroñas. También se han concretado algunas ferias con ofertas voluminosas de ganado como las de escritorio Pagés Mañay en Dolores, José A. Valdez en Tacuarembó, Néstor Birriel Cal en Rocha y Daniel Silveira en Cerro Largo la semana que finaliza. A su vez para esta semana que comienza escritorio De Barbieri & Martínez ofrece 1.500 vacunos mañana en Lavalleja y José A. Valdez completará un millar de vacunos en Tacuarembó y Cerro Largo. El País Digital

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *