23 de julio de 2010 09:34 AM
Imprimir

Cae el área de trigo

El cuadro adjunto muestra la proyección de resultados para la zona Oeste de Buenos Aires, sobre la base de los precios estimados a cosecha 2011, para girasol, maíz, soja, y trigo. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio y bajo la forma de arrendamiento en campos de terceros.

Los precios en el mercado a término vienen evidenciando cierta recuperación de la mano de algunos movimientos en los stocks mundiales proyectados, y a que estamos entrando al mercado climático de EE.UU., pues lo que suceda con las lluvias y el calor en los meses de julio y agosto resulta crucial para definir la producción. A su vez, la sequía en algunos países de la ex URSS afectó la producción de trigo.

Este reacomodamiento de precios se refleja en las proyecciones a cosecha del cuadro adjunto. Para siembras en campo propio, la soja presenta las mejores proyecciones, seguida por el girasol. El maíz presenta resultados inferiores al girasol, con la particularidad de que tiene además un mayor requerimiento de inversión por hectárea, con lo cual el retorno por peso invertido es inferior en este cultivo.

En campo arrendado, para un precio equivalente a 11 qq/ha, la soja presenta el mayor resultado proyectado en el rango alto de rindes, mientras que no muestra quebranto para el rango bajo de rinde. El resto de los cultivos muestra quebranto en los rangos bajos de rendimiento. Para la siembra de maíz se estimó un precio de arriendo un 15% más bajo que para soja, y sólo en el rango alto de rindes supera al girasol.

Los rindes de indiferencia para cubrir costos totales son de 84 qq/ha para maíz, de 21 qq/ha para girasol, y 30,5 qq/ha para soja.

En cuanto al mercado de arrendamientos, si bien la oferta presiona por alzas en los valores, no se convalidan las subas pretendidas. Los campos de mayor potencial y en zonas más seguras en cuanto a lluvia, ya se alquilaron, y la demanda está muy selectiva.

Ya está finalizando la siembra de grano fino en la zona, pero con una caída en el área implantada. Las condiciones de humedad varían. Al este de la Ruta 33, hay mayor acumulación de humedad en el perfil del suelo, adecuada para un buen establecimiento del cultivo. Al oeste de esta ruta, donde las precipitaciones fueron menores, la humedad acumulada es de 50 a 60 mm, la cual implica un mayor riesgo de déficit hídrico en etapas tempranas de desarrollo.

La situación del trigo es preocupante. No hay señales de una baja en las retenciones ni de cambios en la intervención del mercado de exportación. El agro marcha rumbo a la sojización, dado que no hay perspectivas para el trigo, y el maíz corre en desventaja ya que además de requerir un mayor capital, es más sensible a los déficits hídricos, en un año que se proyecta más seco. Esto cambiaría con una baja en las retenciones de maíz y trigo con la liberación de exportaciones en la nueva cosecha, pues los productores se volcarían a sembrar maíz a pesar del riesgo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *