11 de diciembre de 2018 10:41 AM
Imprimir

El precio bajo de la carne de cerdo brasileña afecta al comercio mundial

CompartiremailFacebookTwitter Los precios globales de exportación de carne de cerdo han estado bajo una presión continua a lo largo de 2018, con precios que disminuyen constantemente a un mínimo de 2,42 $/kg en septiembre. Este precio promedio se basa en los precios de exportación de los cuatro principales exportadores: la UE, Estados Unidos, Canadá y […]
Los precios globales de exportación de carne de cerdo han estado bajo una presión continua a lo largo de 2018, con precios que disminuyen constantemente a un mínimo de 2,42 $/kg en septiembre. Este precio promedio se basa en los precios de exportación de los cuatro principales exportadores: la UE, Estados Unidos, Canadá y Brasil. La última cotización permanece 28 centabos por debajo del período correspondiente en 2017, informa AHDB.

Si bien todos los exportadores clave han experimentado una presión a la baja en los precios este año, la carne de cerdo brasileña se ha visto particularmente afectada. Esta caída se habrá visto compensada por una reducción en los costos debido a la continua depreciación del real brasileño frente al dólar. Sin embargo, los recortes de precios también han sido necesarios en términos de moneda local, después de que se prohibiera la entrada de cerdo brasileño en el mercado ruso a fines de 2017. Rusia absorbió más del 40% de las exportaciones de carne de cerdo de Brasil en 2017, por lo que claramente ha puesto precios más bajos para encontrar nuevos mercados para la carne que no ha podido exportar a Rusia.

Al mismo tiempo, la producción ha aumentado desde los otros exportadores globales clave, lo que se suma al volumen de productos exportables disponibles. Esto se refleja en los volúmenes de exportación globales, que aumentaron 1.5% en el año hasta septiembre. Sin embargo, parece que la demanda de los importadores no ha crecido al mismo ritmo que la oferta, lo que contribuye a la presión a la baja de los precios este año.

Los precios de la UE habían tendido a ser más altos que los otros exportadores mundiales, sin embargo, en el tercer trimestre cayeron abruptamente para ponerse al nivel de los que tenían Canadá y los Estados Unidos. Esto refleja en parte un cierto debilitamiento del euro frente al dólar la pasada primavera, aunque los precios también han caído en términos del euro. La presencia de carne de cerdo brasileña comparativamente barata en el mercado mundial ha debilitado la competitividad de la carne de cerdo de la UE, lo que lleva a precios más bajos.

De cara al futuro, hay algunas razones para creer que los mercados globales ahora pueden comenzar a fortalecerse. Esto se debería fundamentalmente a una mayor demanda de importaciones de China a raíz de los desarrollos de peste porcina africana y a la parcial reapertura del mercado ruso a la carne de cerdo brasileña, lo que debería impulsar la demanda de exportaciones brasileñas y quizás estimular los precios allí.

Sin embargo, el tiempo dirá hasta qué punto surgen estas oportunidades y cómo se equilibra el mercado con el aumento de la producción de carne de cerdo que aún se espera de EE.UU., Canadá y Brasil.

Fuente:

Publicidad