26 de julio de 2010 08:19 AM
Imprimir

AGRO › CRUJIDOS EN LA MESA DE ENLACE

Federación Agraria faltó al corte de cintas en la Rural, donde Biolcati volvió a embestir contra el Gobierno. Buzzi intenta reconstruir la imagen "progresista" de la entidad para avanzar con su proyecto político

Las fotos del corte de cintas de la fiesta del campo en la ciudad no mostraron este año, todos juntos, a los popes de la Mesa de Enlace. Las tapas las ganó Mauricio Macri, personaje al que resulta natural ver junto al orondo Hugo Biolcati. Dos caras de una misma moneda. Macri ensayó su papel de luchador contra el kirchnerismo para identificarse con los ruralistas, camino desesperado para correr el foco de sus tribulaciones judiciales, que poco tienen de abstractas. Biolcati fue igualmente previsible y repitió el mantra anti retenciones. “Es imprescindible eliminar las retenciones al trigo, al maíz, al sorgo, al girasol, a las economías regionales y a la carne, a la par de la aplicación de una baja gradual a la soja. Este nivel de retenciones es imposible de sostener”, afirmó desabrochándose el ajustado último botón del sobretodo. Sin embargo agregó un párrafo para no alejar del redil a la Federación Agraria: “Y no debe dejarse de lado la segmentación, porque este conjunto de impuestos aniquila a los pequeños productores”, completó. Claro que un “pequeño productor sojero” es una rara avis, algo que hay que salir a buscar para encontrar.Sin embargo, otra vez no estuvo allí el titular de Federación Agraria, Eduardo Buzzi, quien, al parecer, intenta regresar a la perdida imagen “progresista” que alguna vez tuvo la entidad. Dicen que Buzzi será candidato a gobernador por una línea del justicialismo santafesino y, como no estamos en los ’90, la identificación con la vieja oligarquía no es lo que más vende al interior del partido. Parece que ya no alcanza con identificarse por la negativa y repetir que, en realidad, la actual administración es pura derecha disfrazada de progresismo. Esto quizá le sirva para ser peronista federal, pero no para reciclar su imagen. Quizá Buzzi leyó el cambio de clima del Bicentenario y el hartazgo de la población con el perpetuo lamento de los privilegiados empresarios del campo, cansancio que ya fue evidente en las últimas intentonas de movilización del agro.Lo cierto es que la FAA hasta cambió el tono de sus comunicados e intenta desempolvar las banderas que dejaron bajo la cama durante la andanada contra el Gobierno iniciada en 2008. En la lucha no le hicieron asco a nada. Los federados no dudaron en hermanarse con los sectores más retrógrados de la sociedad; retrógrados hasta el punto reivindicar el legado de (José Alfredo) Martínez de Hoz. Remontar la brecha será difícil para Buzzi, pero la metamorfosis ya es un clásico de la política local.Esta metamorfosis demandará insistir en algunas declamaciones. Esta semana, por ejemplo, un comunicado de Federación Agraria calificó literalmente de “libelo ultraliberal” al documento “Dejen en paz al campo” elaborado por las huestes del mal agüero de la Coalición Cívica. Vaya descubrimiento. Tardío, pero descubrimiento al fin. Vale recordar que entre los llamados agrodiputados, los hay ex dirigentes de la FAA, los que mayoritariamente llegaron a sus bancas por el Acuerdo Cívico y Social, unión electoral integrada por la Coalición Cívica, autora de libelos ultraliberales. No obstante, el comunicado de la FAA, que lleva la firma de Pedro Peretti, se queja amargamente contra la fuerza de Elisa Carrió por decir que los productores quieren indiscriminadamente retenciones cero, medida que, sin ahorrar en calificativos, considera parte de las “recetas de la ortodoxia neoliberal agraria”. Para Peretti, “los pooles, los grandes productores y todo el universo de la agricultura concentrada quiere retenciones cero, los pequeños y medianos, la agricultura de rostro humano, quiere retenciones segmentadas”. Pero, ¿no era esto “casi” lo que había antes de festejar con champán en la Rural el rechazo a la Resolución 125 dos años atrás?

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *