18 de diciembre de 2018 09:26 AM
Imprimir

La próxima ganadería

Trazabilidad y certificaciones serán indispensables para acceder a los mercados internacionales.

“Tenemos que ser el supermercado del mundo”, exclama el presidente de la Nación, en cada discurso alusivo al sector agropecuario e industrial. No podemos seguir exportando productos primarios sin valor agregado, debemos procesar y elaborar con mano de obra local y generar desarrollo real.

Sin duda, ese es el camino, no hay otro. Argentina es por esencia productor agroganadero, y solo faltaría ser lógicos y coherentes para generar una revolución de valor. Si entendemos como lógica a la economía circular, donde se agregan eslabones a una cadena muy corta compuesta por agro- transporte- exportación y si sumamos a la ganadería, la industria, las bioenergías, seguramente llegaremos a un producto con la calidad y cantidad que el mundo demanda.

La revolución del valor irá tomando forma a medida que el país ordene su economía. Asimismo, la suma de eslabones que generan ese valor, tendrán exigencias que no eran necesarias en un país que solo comercializaba en el mercado interno. Las certificaciones serán sin duda, elementales en este nuevo desafío, que además arrastra la vieja mochila que históricamente llevamos en las espaldas. No nos tienen confianza.

Argentina es por esencia productor agroganadero, y solo faltaría ser lógicos y coherentes para generar una revolución de valor.

Asimismo el comercio, local o internacional se mueve al compás de la oferta-demanda. Y hoy el mundo exige alimentos en cantidad y en variedad. Esa es la oportunidad y la fortaleza que tenemos porque producimos lo que el mercado necesita. Recuperar la confianza es la clave, y solo lo lograremos si volvemos a ser creíbles, haciendo las cosas bien durante un período lógico y sostenido en el tiempo.

La trazabilidad y certificaciones en todos los eslabones de la cadena de los agroalimentos constituyen el pasaporte que nos devolverá el título de país normal y nos demostrará que hacer las cosas correctas, es rentable. La próxima ganadería deberá ser oficialmente trazada, en virtud de garantizar inocuidad sanitaria, bienestar animal, preservación del medio ambiente, entre otras exigencias.

Oficializar la trazabilidad en la ganadería bovina en Argentina, debe ser política de estado en consenso con toda la cadena de ganados y carnes, inclusive involucrando a todos los actores de las actividades complementarias como el agro, laboratorios, bioenergías y demás. Con el rodeo trazado, la tecnología tiene campo de acción para ser la herramienta clave para lograr la productividad que transforme a la próxima ganadería.

La próxima ganadería deberá ser oficialmente trazada, en virtud de garantizar inocuidad sanitaria, bienestar animal, preservación del medio ambiente, entre otras exigencias.

Autor: Roberto Guercetti – CEO Conecar

Fuente:

Publicidad