27 de diciembre de 2018 21:58 PM
Imprimir

La inseguridad alimentaria infantil en Argentina sube a 29,3 %, dice estudio

CompartiremailFacebookTwitterLa inseguridad alimentaria, la dificultad para acceder a los alimentos por problemas económicos, creció 7,6 puntos este año entre la población infantil argentina y se situó en el 29,3 %, según un estudio difundido hoy por la Universidad Católica Argentina (UCA). Asimismo, el porcentaje de niños entre 0 y 17 años que sufrió situaciones de […]

La inseguridad alimentaria, la dificultad para acceder a los alimentos por problemas económicos, creció 7,6 puntos este año entre la población infantil argentina y se situó en el 29,3 %, según un estudio difundido hoy por la Universidad Católica Argentina (UCA).

Asimismo, el porcentaje de niños entre 0 y 17 años que sufrió situaciones de hambre -inseguridad alimentaria grave- fue del 13 %, 3,4 puntos más que el año anterior, y ambos indicadores fueron calificados de “incremento significativo” en la investigación.

Los autores de la misma indicaron que este incremento se produce “en un contexto socioeconómico adverso, caracterizado por el alza de la inflación y la pérdida de poder adquisitivo de los hogares”.

A noviembre de 2018, Argentina había experimentado un 48,5 % de aumento de la inflación respecto al mismo mes del año anterior, y el peso argentino sufrió durante el año desplomes frente a monedas más fuertes como el dólar y el euro.

Además, un informe de la misma UCA desveló este mes que el 33,6 % de las personas vivía en Argentina por debajo del nivel de la pobreza en el tercer trimestre de 2018, un 5,4 puntos más que el año anterior.

El nuevo estudio determinó que, aunque ascendieron las actividades de protección social como comedores escolares y entregas de raciones, estas acciones no logran “frenar la profundización de la inseguridad alimentaria”.

En concreto, el 36,6 % de los menores argentinos recibieron alimentos de comedores escolares o no escolares en 2018, un 0,5 puntos más que en 2017.

Mientras, el 40,0 % de los niños estuvo cubierto por algún mecanismo de protección y asistencia social, 1,3 puntos de incremento respecto al informe de diciembre pasado.

La inseguridad alimentaria se agudizó entre los pequeños que viven en hogares pertenecientes al estrato de “trabajador marginal” del estudio, ya que el 53,3 % de ellos padecen dicha situación, 6,5 puntos más que en 2017.

La dificultad en acceder a comida de calidad y en cantidad también aumentó en los sectores de “obrero integrado” (de 17,2 % a 26,9 %) y de “estrato medio no profesional” (de 3,5 % a 7,4 %), mientras que el único segmento de hogares en el que hay mayor seguridad alimentaria infantil que el año pasado es el denominado como “estrato medio profesional” (de 1,3 % a 0,7 %).

Por zonas del país, el área metropolitana de Buenos Aires es la más afectada por esta problemática, con el 35,8 % de inseguridad alimentaria, al tiempo que la ciudad de Buenos Aires presentó el menor registro, 11,1 %, que aún así se trata de 3,8 puntos más que el año anterior.

La inseguridad alimentaria severa, esto es, el hambre, se detectó en el 25,4 % de niños y adolescentes que viven en lugares marginales (cinco puntos más que la anterior cifra) y en el 11,8 % de los que pertenecen al estrato obrero (cuatro puntos más). EFE

Fuente:

Publicidad