31 de diciembre de 2018 14:48 PM
Imprimir

Mayor gremio pesquero: Ley corta es una expropiación encubierta y anticipa batalla judicial

Admite que tras la iniciativa que pone fin a la renovación automática de los permisos de captura cada 20 años, existe un castigo de parte del mundo político por casos como Corpesca y de influencias en la tramitación de la normativa de 2013.

“Un año negro”. Así calificó a 2018, Osciel Velásquez, presidente de la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca), federación gremial que agrupa a los principales actores del rubro industrial y también a pymes.

Las razones del representante de las grandes empresas pesqueras para definir así de categórico este año que termina se sustentan en el rápido avance en el Parlamento de proyectos de ley que generan incertidumbre al sector. En particular, al rubro le preocupa la evolución de la “ley corta”, iniciativa que cuenta con el apoyo del Gobierno y que el 17 de diciembre pasado fue aprobada en la comisión de Pesca del Senado.

Esta indica, en síntesis, que los nuevos permisos que resulten de licitaciones serán por 20 años, y no se renovarán por período alguno. Sin embargo, en la industria recuerdan que en el marco de la tramitación de la última Ley de Pesca que rige desde 2013, el rubro entregó sus permisos de captura, que eran indefinidos, por licencias transables y renovables, bajo normas de buen comportamiento y sustentabilidad.

Asimismo, los industriales ven con temor el proyecto de ley -que no respalda el Ejecutivo- que limita la captura de la jibia a mecanismos artesanales, dejando sin opciones a la pesca con arrastre.

Respecto de la “ley corta”, Velásquez sostiene que “acá no solo hay expropiación encubierta, sino que también un manejo inadecuado de la técnica legislativa para fines que aún no conocemos. Cabe preguntarse si de verdad quieren perfeccionar la Ley de Pesca o si sencillamente buscan castigar a un sector económico”. Admite que detrás de ese proyecto existe una sanción de parte del mundo político por casos como Corpesca y de influencias en la tramitación de la ley de 2013.

El titular de Sonapesca cuestiona a la Comisión de Pesca del Senado, que preside el senador Rabindranath Quinteros (PS) y señala que “ha actuado de forma antidemocrática”, porque -dice- no ha recibido a los actores de la pesca artesanal ni industrial. Afirma que “el Gobierno pregona el diálogo, pero en pesca pasa la aplanadora. No ha hecho nada para revertir esta aberración legislativa. El Ejecutivo prefirió acordar entre cuatro paredes con el senador Quinteros un proyecto que más bien es un pegoteo de iniciativas dispersas”.

A la discusión de la “ley corta” se agregaron recientemente otras materias del ámbito pesquero. Una de las más relevantes tiene relación con la soberanía exclusiva de los recursos hidrobiológicos por parte del Estado.

El representante gremial también cuestionó al ministro de Economía, José Ramón Valente, “porque no se ha involucrado y ha hecho vista gorda frente a malos proyectos”, sostiene. Añade que la “ley corta” pone en riesgo a alrededor de 80 mil empleos directos e indirectos.

Disputa en tribunales

Aunque Velásquez espera que el Gobierno y los parlamentarios escuchen los argumentos de las grandes pesqueras, también afirma que “nosotros nos hemos preparado para dar la batalla judicial y en los tribunales nos vamos a encontrar. Para eso tenemos a los mejores abogados”. Sonapesca está trabajando con el bufete Ortúzar, Vergara & Boetsch, mientras que el abogado Cristóbal Eyzaguirre, socio del estudio Claro y Cía., asesora a la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes).

Pero Osciel Velásquez insiste en que el Gobierno debe oír sus demandas. “No puede ser que solo escuchen a los que hacen desórdenes en las calles. Los portuarios (que se movilizaron en Valparaíso) eran 300 y fueron escuchados. Los pesqueros somos 40 mil empleos directos y 40 mil indirectos: 80 mil personas”.

“No puede ser que solo escuchen a los que hacen desórdenes en las calles. Los portuarios (que se movilizaron en Valparaíso) eran 300 y fueron escuchados. Los pesqueros somos 40 mil empleos directos y 40 mil indirectos: 80 mil personas”.
OSCIEL VELÁSQUEZ
PRESIDENTE DE SONAPESCA

Fuente:

Publicidad