1 de marzo de 2019 02:27 AM
Imprimir

Drones y sensores incrementan la productividad en el campo

La demanda de productos del agro crecerá 1,4% hasta 2030.

El estudio ‘Agricultura hacia los años 2015-2030’, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), estimó que para 2030, la población mundial llegará a 8.270 millones de personas, lo cual indica que habrá casi 1.000 millones de personas más en 10 años. Ese indicador ha impulsado la preocupación por la necesidad de hacer del agro parte de la Cuarta Revolución.

“La pregunta que nos debemos hacer es ¿cómo producir lo que se necesita? Sin duda para países como Colombia, privilegiados en clima y recursos, la respuesta de mejorar la agricultura, su productividad y ver que es una gran oportunidad, es obvia. Sin embargo, debemos incluir algunas variables adicionales: el cambio climático, el abastecimiento y manejo del agua, la deforestación, la degradación de tierra cultivable y la falta de tecnificación”, explicó Olga Botero, socia y directora de C&S Customers and Strategy.

Es por eso que la industria hoy, según Botero, habla de producción a través de hidropónicos, fincas y cultivos verticales con mejoramiento genético continuo. También, la Agricultura 4.0 involucra tecnologías digitales para mejorar la productividad y eficiencia. Hablamos de sensores e Internet de las Cosas (IoT), big data, inteligencia artificial, machine learning y prácticas digitales de colaboración, movilidad e innovación abierta en ecosistemas. A ello se suman tecnologías industriales como drones e impresión 3D.

“Esta es la transformación de la cadena productiva: granjas y fincas conectadas, nuevos equipos de producción, tractores y máquinas conectadas que permiten incrementar la productividad, calidad y mejorar el cuidado de los suelos y el entorno. Información de muchas fuentes, que analizada en conjunto permite prevenir riesgos y quitar la incertidumbre sobre el clima, los sistemas de irrigación, la maquinaria, las semillas y los suelos”, agregó Botero.

La agricultura de precisión
La agricultura de precisión, entre otros desarrollos, se convertirá entonces en el gran aliado del agro. El CEO de Identidad Technologies, Gabriel Sánchez, explicó que si bien la agricultura es la principal fuente alimenticia a nivel mundial, también es uno de los sectores que más utiliza recursos y por eso debe buscarse la forma de proveer más alimentos, mientras se disminuyen los impactos negativos en el aire, el agua y la tierra.

“Entre los beneficios que otorga la implementación de esta tecnología en el agro, está aprovechar al máximo el potencial de producción de los suelos. Debido al uso de sensores, los agricultores son más eficientes, pues utilizan solo la cantidad de insumos necesaria”, explicó Sánchez.

El directivo agregó que a ello se suma la disminución de desperdicio de los recursos, el aprovechamiento del potencial de rendimiento de la tierra, la reducción del uso de fertilizantes y la utilización eficiente del agua.

Impresión inteligente
Otra de las apuestas, que ha liderado la compañía Hewlett-Packard, el desarrollo de tecnologías de impresión inteligente con huella de carbono neutral. Esto quiere decir que las prensas son capaces de imprimir lo necesario, en el momento justo y con las condiciones adecuadas.

El liderazgo de Nueva Zelanda
¿Cómo logró Nueva Zelanda exportar 90% de su producción agrícola en 2018? New Zeland Education explicó que este es el resultado de crear, adaptar y exportar innovaciones, así como a proponer estrategias para incrementar la participación de campesinos y ganaderos de las Pyme en pro de la agricultura sostenible. Del plan hacen parte desarrollos con Big Data, algoritmos, Blockchain, sensores y sistemas de recopilación de datos

Fuente:

Publicidad