1 de marzo de 2019 13:15 PM
Imprimir

Carnicerías afirman que creció el mercado clandestino en Trelew y «hay delincuentes que roban por encargo»

CompartiremailFacebookTwitterCarnicerías de Trelew aseguran que hay cuatro o cinco comercios de la periferia que operan con mercadería robada, pero nadie se atreve a denunciarlo en la Justicia por temor a represalias. También reconocen que funciona un mercado negro de la carne en las rede sociales que nadie controla. Propietarios consultados por Diario EL CHUBUT, que […]

Carnicerías de Trelew aseguran que hay cuatro o cinco comercios de la periferia que operan con mercadería robada, pero nadie se atreve a denunciarlo en la Justicia por temor a represalias. También reconocen que funciona un mercado negro de la carne en las rede sociales que nadie controla.
Propietarios consultados por Diario EL CHUBUT, que prefirieron no dar a conocer sus nombres, coincidieron en que cada vez prolifera más en Trelew el mercado negro de carnes, ya sea con mercadería faenada en las chacras por los propios dueños, o animales robados.
Estiman que en un año los cortes se incrementaron un 60 por ciento, y proyectan que el precio de la carne seguirá subiendo cada semana. Si las carnicerías están cobrando 365 pesos el kilo de asado y 300 pesos la pulpa más barata, en el mercado negro estos cortes oscilan entre 165 y 180 pesos. Un comerciante comentó sorprendido, que hay locales que están vendiendo el kilo de cordero a 165 pesos y el kilo de capón a 160 pesos.
Un carnicero graficó que cada vez es más común que acudan personas con un costillar para pedirles que se lo corten. «Hay gente que miente y dice que me regalaron un costillar en la chacra, ¿me lo podés cortar? Antes lo hacían disimuladamente, ahora te lo venden en el Facebook, ponen un galpón con la dirección y nadie investiga nada. Se hacen los distraídos», comentaron.

NI CON PRECIOS CUIDADOS 
Según las fuentes, las carnicerías que trabajan con los papeles en regla deben soportar aumentos de entre el 25 y 30 por ciento, que los trasladan al precio de góndola. Los comerciantes se quejan de que ni siquiera pueden competir con los acuerdos de precios cuidados. «Nos piden que hagamos precios cuidados, vos hacés un precio, y viene uno de la chacra y te sale con un precio que no se puede competir», se quejó un carnicero.
«Lo saben los mismos proveedores que ven descargar mercadería a altas horas de la noche», confió el dueño de una prestigiosa carnicería de Trelew que asegura que todo el mundo sabe cómo funciona el circuito clandestino. Incluso sospechan que hay gente que se encarga de sellar la carne por izquierda.
Por otro lado, las carnicerías puntualizaron que hay tres bandas claramente identificadas en el mercado negro de la carna de guanaco que circula en los comercios del Valle. «La carne de guanaco no está a la venta al público exhibida, sino que está disimulada en carne picada, milanesas preparadas y chorizos», confió un carnicero, de lo que es un secreto a voces.

Fuente:

Publicidad