3 de marzo de 2019 10:46 AM
Imprimir

Los motivos del aumento del precio de la carne vacuna

La escasez de hacienda por la baja rentabilidad para engordar novillos hizo subir el valor del ganado en pie en el Mercado de Liniers. A partir de abril se espera que se estabilice.

El precio de la carne vacuna registró una importante suba en el mes de enero y puso en alerta a los consumidores, sobre todo en un país tan carnívoro como Argentina: cayó el consumo pero igualmente sigue siendo alto, con 55 kilos per cápita.

Según los datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), que releva todos los meses los precios minoristas en 200 puntos de ventas en Capital Federal y Gran Buenos Aires, en enero el valor de la carne ascendió en promedio un 8,5% con relación a diciembre y casi un 50% a nivel interanual.

Los cortes más populares que consumen los argentinos todos los días tuvieron alzas significativas, según el trabajo del IPCVA. El vacíotrepó 11,2% y se vendió en enero a $229,33 el kilo; el precio de lafalda subió 10,5% y se negoció a $125 el kilo; el lomo creció 10% y pasó a costar $291 el kilo; y el valor del asado de tira creció 8,5%, pasando a $193 el kilo.

Y si bien no hay datos oficiales de febrero, fuentes consultadas porel Económico estiman que continuó subiendo el valor de la carne entre 5 y 10%.

Fundamentalmente, esta suba de la carne se dio por laescasez de oferta de hacienda (la materia prima) ante la caída de la rentabilidad del negocio ganadero. Con la fuerte devaluación registrada en agosto, los costos para la alimentación de los animales (maíz y núcleos vitamínicos) subieron considerablemente. A lo que hay que agregarle las altas tasas de interés, factor que desalentó la inversión de los ganaderos.

En consecuencia, se dio una fuerte suba de la hacienda en el Mercado de Liniers, el principal mercado concentrador en Argentina. Este salto se produjo a partir del 21 de diciembre de 2018, cuando el promedio del kilo vivo se incrementó un 44%, pasando de $43 hasta tocar los $62 el martes 26 de febrero, con picos de valores que alcanzaron los $77 el kilo durante este período.

“El valor estaba muy retrasado. Esta suba fue un acompañamiento de lo que fue la inflación del año pasado. Recién con estos números se equipara lo que habían sido las subas del 2018”, esgrimió Alfonso Monasterio, presidente de Monasterio Tattersall y director del Mercado de Liniers.

Durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, con los valores de la hacienda que estaban retrasados y el alto costo del maíz, Monasterio explicó que no daban las cuentas para lo que se vendía el novillo. De ahí que muchos productores dejaron de engordar a los animales.

“Normalmente, cuando hay precios muy altos, como sucede ahora, al otro día hay 12.000 a 15.000 cabezas en el mercado.Entonces, el precio se regula solo. En este caso, no hay hacienda para comercializar”, apuntó.

De todas maneras, el director del Mercado de Liniers explicó que en la última semana el valor de la hacienda está buscando un equilibrio. “Al consumidor le está costando asumir este incremento”, sostuvo.

En este sentido, durante esta semana en el mercado concentrador de Liniers se comercializó el gordo a $65. “Estimo que el precio del gordo para faena rondará los $65 a $68 por kilo”.

A su turno, Víctor Tonelli, productor y consultor ganadero, opinó que el aumento del valor de la carne es coyuntural y no estructural, por lo que este auge se mantendrá por un período corto, hasta que se recomponga la oferta de animales. Estima que sería a partir de abril.

En esta línea, coincidió que ya empezó a bajar el precio de la hacienda en Liniers, pero de todas maneras, puso en duda que se traslade a las carnicerías y baje el precio de la carne en los mostradores.

Por otro lado, negó que el aumento de la carne vacuna se haya producido por el auge de las exportaciones.

Para tener en cuenta, en 2018 se produjeron 3,05 millones de toneladas de carne vacuna, 7,3% más que 2017. Y las exportaciones alcanzaron las 550.000 toneladas, un 77% por encima del ciclo previo. El porcentaje en el total de carne producida ascendió de 11% a 18,2%.

Si bien en 2018 la exportación está traccionando y quitó parte de la oferta para el mercado local, según Tonelli la suba del precio de la carne se dio principalmente por la escasa cantidad de animales. “Siempre las exportaciones fueron de alrededor de un 20% de la producción total, salvo cuando estuvo Moreno que cayó a 7%”, aseguró.

La Argentina envió el año pasado a China, que es el principal mercado, el 56% del total de las exportaciones. Hacia este destino se embarcan principalmente los cortes del novillo que en el mercado local no se consumen, como el garrón, brazuelo y cogote. Y además, se envía la vaca de conserva, que en Argentina no se consume.

Y a la Unión Europea, otro de los principales mercados, se embarcan lomo, bife angosto, bife ancho y el cuadril.

“No hay choque de intereses entre exportación y consumo. Los cortes que se exportan no compiten con el mercado doméstico. Al contrario, al vender al exterior cortes caros, se abre una ventana para abaratar los cortes en Argentina”, indicó.

Fuente:

Publicidad