3 de marzo de 2019 15:50 PM
Imprimir

Carnes San Luis ocupa el 12% del consumo porcino

Coloca en el mercado 110 mil kilos de carne bovina y de cerdos por mes a un 15% menos que en las góndolas. Y ahora sacó una bandeja con cortes económicos a $166 el kilo.

A seis meses de su nacimiento, en busca de ofrecer productos de calidad a precios más bajos que los del mercado, el plan Carnes San Luis viene cumpliendo sus objetivos con creces. A pesar de que la crisis económica no afloja y los costos siguen trepando, el proyecto del Gobierno de San Luis mantiene sus valores por debajo del que se ofrece en las góndolas de supermercados y en las principales carnicerías. No es poco.

Además, fue ganando terreno en las preferencias de los consumidores. Arrancó en setiembre vendiendo apenas 9.000 kilos de carne bovina en una veintena de comercios de San Luis y hoy coloca en el mercado 110 mil kilos mensuales de novillito y de cerdo en unos 140 negocios de la capital, Juana Koslay, Villa Mercedes, La Punta y Fraga. Y vende todo lo que distribuye.

La carne de cerdo es un punto fuerte del plan que conduce Sebastián Lavandeira, con la colaboración de Ricardo Esteban, gerente de producción de carne de Sol Puntano; y Claudio Grippo, quien ocupa el cargo de gerente general de la Escuela Experimental.

Porque a primera vista parece que es la carne bovina la que domina, sin embargo la producción está estabilizada en un 50% y 50%, con la ventaja de que los porcinos los faena la provincia en la Agrotécnica de San Luis, ubicada en el predio contiguo a Sol Puntano, lo que permite bajar los costos.

La bovina, en cambio, pasa por el matadero de Justo Daract, que es provincial pero está concesionado al frigorífico cordobés Coronel Moldes. Luego las media reses son procesadas en la nueva construcción realizada en lo que antes era el SUM de la escuela.

“El hecho de tener una planta propia para la faena de cerdos integra toda la cadena, porque podemos hacer el Ciclo 1, que comprende la matanza; además del 2, que es el mismo de la carne vacuna e incluye el desposte, trozado, envasado y distribución de la mercadería”, comentó Lavandeira.

La importancia del Plan Carnes radica en que logra precios más bajos con animales de calidad, ya que los bovinos son novillitos especiales y los porcinos, capones de entre 100 y 110 kilos comprados en establecimientos de Justo Daract y La Cumbre, cumpliendo la directiva de Sergio Freixes, el ministro de Producción, quien pidió que todo el movimiento económico sea dentro de la Provincia San Luis, para favorecer a los pequeños productores.

“La evolución de los precios tiene una base complicada, porque entre el 80% y el 90% lo genera el costo del novillo, entonces no te queda mucho margen para conseguir el objetivo de vender un 15% más barato que el mercado. Nosotros lo logramos con promociones, eliminando algunos pasos de la intermediación, con mucha logística propia, costos laborales reducidos y una integración de la cadena. Lo que ahora nos falta es tener un frigorífico bovino propio para faenar, que es posible que en el futuro sea uno de los provinciales; y también producción porcina propia, lo que terminaría de integrar todo el negocio”, analizó el titular del plan Carnes San Luis.

De todas maneras, los números a seis meses de haber iniciado el proyecto son más que satisfactorios. Hoy abastecen al 5% del consumo de carne bovina y al 12% del de la carne de cerdos. Y van por más, porque quieren llegar al invierno volcando al mercado 200 mil kilos mensuales, casi el doble de lo que venden ahora, lo que implicará tener más proveedores de animales en pie, que también son productores puntanos, sobre todo de Villa Mercedes y el Departamento Dupuy.

Además de una producción estable, lograron generar trabajo genuino, con ocho operarios que pertenecían al Plan Solidaridad y que ahora se sumaron al frigorífico porcino de la Agraria, más los 40 que trabajan en Sol Puntano, donde la inversión del Estado orilló los ocho millones de pesos (más otros $3,5 millones en el frigorífico de porcinos).

Y lo más importante: complementarse con los pequeños comerciantes. “Quiero remarcar que el Gobierno no salió nunca a competir con los comercios, sino que se sumó a la cadena, e incluso busca servir como nexo para ayudar a la economía familiar. No queremos que sientan que somos una competencia, apuntamos a la integración. Aquí los mayoristas van a conseguir un buen precio para que su negocio siga igual que ahora. Y en 140 comercios minoristas tenemos heladeras con nuestra carne para ayudarlos con sus ventas”, se ocupa de aclarar Esteban, quien destaca que la faena comprende unos 300 novillos de entre 400 y 420 kilos, y unos 800 capones, de acuerdo a la demanda.

Cortes económicos

Desde el martes pasado, en las carnicerías adheridas al plan se vende una bandeja con cortes del cuarto delantero a $166 el kilo. Se trata de trozos de paleta, aguja, tapa de asado, palomita, puchero y falda, ideales para el uso diario en olla o al horno. “Es un gran esfuerzo del Gobierno, que baja aún más el promedio de precios porque estas bandejas salen casi al costo y sin subsidios, pero quiero aclarar que siguen siendo cortes de novillitos especiales, nada de vaca vieja. Acá lo que talla fuerte es la eficiencia productiva”, asegura Lavandeira con un guiño, convencido del camino tomado y decidido a ir por más.

Fuente:

Publicidad