4 de marzo de 2019 12:46 PM
Imprimir

Ing. Javier Fernández: Uruguay tiene “zonas rojas” por la presencia de Capin Annoni

Uruguay está a tiempo de hacer algunos de los manejos posibles”, señaló el técnico del Instituto Plan Agropecuario, y resaltó que es fundamental “evitar que entre” al perdió y “controlar focos pequeños” que se vayan detectando.

El Ing. Javier Fernández del Instituto Plan Agropecuario (PA) dijo que en las zonas limítrofes con Brasil son verdaderas “zonas rojas” por el problema del Capin Annoni, agregó que hay información pero que los productores fundamentalmente del sur no lo ven como un problema propio, sin embargo “deberían preocuparse e informarse para que el día tenga el problema frente a su predio puedan tomar medidas”. “Uruguay está a tiempo de hacer algunos de los manejos posibles”, señaló Fernández, y resaltó que es fundamental “evitar que entre” al perdió y “controlar focos pequeños” que se vayan detectando.

Capín Annoni (Eragostis Plana Nees) es un pasto maleza que amenaza nuestros campos. Proveniente del sur de África llegó a Brasil en la década del 50, de forma accidental, por el estado de Río Grande del Sur, explica el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca en un artículo sobre el tema. Actualmente ha invadido dos millones de hectáreas en Río Grande, en un proceso de colonización y dispersión que ha sido catalogado de “desastre ecológico”. Desde Río Grande del Sur esta maleza llegó a Uruguay donde, en la década del 80, se diagnosticó su presencia en Noblía y Acegua (Cerro Largo).

En declaraciones a Radio Rural el Ing. Javier Fernández (PA) dijo que en las zonas limítrofes con son verdaderas “zonas rojas” porque es “done se ven grandes colonias, grandes focos y fuentes de semillas de Capin Annoni” cuya presencia puede observarse en “las banquinas de las carreteras y en los costados de los caminos y entrando a los predios”.

Pero lo que más preocupa es el desconocimiento de este potencial problema” que podemos ver en Río Grande do Sul (Brasil) “que tiene más de dos millones de hectáreas con presencia de esa invasora, y potreros con cien por ciento de frecuencia con todo lo que tiene en pérdidas productivas. Ni qué hablar, la baja de los valores de los campos”, agregó.

En Uruguay ya hemos visto campos con más del 50 % de presencia en los potreros y alta frecuencia, lo que hace que sean campos difíciles de vender” y se venden “sólo en rubros como la forestación para desarrollar algo que vuelva a darles productividad”, expresó el técnico.

Si pensamos que un buen porcentaje de los suelos del basalto y las sierras del este son suelos superficiales, si en esos suelos aparece esta especie invasora ya no hay nada que se pueda hacer”, advirtió.

Desde el año 1996 el tema está presente en el Plan Agropecuario y varios técnicos del Plan se han preocupado, en el año 2000 hubo una campaña importante y en 2008 técnicos del PA y de gremiales de productores del norte trasladaron esta problemática al Parlamento y se legisló al respecto”, recordó. A partir de esas acciones surge el decreto del 2008 que establece “las responsabilidades de los productores y del Estado”.

 

 

EL DESCONOCIMIENTO DEL PROBLEMA ES NUESTRA PREOCUPACIÓN MAYOR.

El desconocimiento es nuestra preocupación mayor”, pero no hay desconocimiento por falta de información sino “porque los productores del sur sienten que no deben preocuparse por algo que aún no está presente en sus predios”. Pero este es un tema sobre el que “hay que preocuparse y se debe conocer la especie que se parece mucho a especies de nuestro campo natural, por lo cual se le conoce como ‘la invasora silenciosa’” y los productores cuando se dan cuenta de la presencia de la maleza “ya tiene el problema dentro” del establecimiento.

Los productores “deberían preocuparse e informarse para que el día que tengan el problema frente a su predio pueda tomar las medidas” necesarias, apuntó.

 

 

EL LADO DERECHO” DE LAS RUTAS QUE INGRESAN A URUGUAY.

El Capin Annoni tiene “todas las características de la maleza invasora, fundamentalmente se mente por el trasiego de vehículos y animales, es así como ingresó a Uruguay”.

Una de las curiosidades es que literalmente se empezó a ver del lado derecho de las rutas que entran a nuestro país, por ejemplo la Ruta 30, y la Ruta 4 rumbeando a Sato; las rutas que entran por Cerro Largo y Rivera, del lado derecho porque nosotros circulamos del lado derecho y los vehículos que ingresaron al país trajeron las semillas”, explicó el técnico.

A partir de ahí se empezó a meter en los caminos vecinales y lo tenemos del límite de Brasil hacia nuestro país unos 100 Kms. que es lo que llamo ‘zona roja’”.

El Campin Annoni ingresa a los predios “por la portera” a través de vehículos, animales, y todo lo que ingresa por allí. Por eso debemos controlar las plantas que están aledañas a los potreros de la entrada, a la potrera, a los costados del camino de entrada, eso es fundamental”.

Otra forma de ingresar es “por viento, cursos de agua, pero la mayoría es mecánica” o “cuando en la seca se vio que se sacaron los ganados en plena zona del Capín en los costados de los caminos de Rivera y Artigas” y luego “de noche se ingresaban”, el resultado es que “este año es impresionante lo que ha avanzado la especie”, aseguró Fernández.

 

 

SE PUEDE CONTROLAR.

El combate “está enmarcado en un control integrado que casi siempre empieza con herbicidas, y el glifosato es el herbicida avalado por la investigación”. Dependiendo de la presencia será “el método y la estrategia de control, no hay una receta. Por ejemplo si hay plantas aisladas hay que combatirlas sin tocar el tapiz natural porque es lo que compite después con esa semilla que puede germinar”.

Es muy sensible a la sombra por lo cual mantener los campos con buen vigor y buen volumen ayudan para que la semilla no germine”. También hay que tener cuidado en “no remover la tierra ni arrancar plantas, y si hay casos de altísima frecuencia o campos tomados, la estrategia será otra” con “aplicaciones masivas y si es el caso y el suelo lo permite se pueden incorporar otras especies, pero eso implica costos, mano de obra, cosas que el productor no está acostumbrado y no puede” por los costos que implican ante los ingresos de los establecimientos. Por eso lo mejor es prevenir la entrada, destacó.

Los productores que no conocen el Capin Annoni deben preocuparse por conocer la especia porque está avanzando y se está metiendo” en nuestro territorio.

Pero “Uruguay está a tiempo de hacer algunos de los manejos posibles”, señaló, y resaltó que es fundamental “evitar que entre” al perdió y “controlar focos pequeños” que se vayan detectando.

MGAP.

Información del MGAP ver aqui

Producción periodística: Estela Apollonio.

Edición: Hébert Dell’Onte Larrosa.

Fuente:

Publicidad