7 de marzo de 2019 11:47 AM
Imprimir

A la espera del reporte del USDA, el ritmo lo marca la negociación entre gigantes

El viernes se publica el informe de demanda y oferta, del que no se esperan grandes cambios. Dudas sobre necesidades chinas e inventarios holgados.

En la Asamblea Popular Nacional de China, el gobierno anunció unajuste a sus estimados de crecimiento de entre 6 a 6.5%, los más bajos en más de 30 años, pero que le darán a Pekín espacio para maniobrar cualquier otra sorpresa en las negociaciones con los Estados Unidos. En la misma línea, se incrementa el índice de déficit vs PIB, de 2.6 a 2.8%, además, se reducirá el IVA (VAT) en 3 puntos porcentuales, quedando en un 13%. Estas medidas deberán incrementar el endeudamiento de China.

El presidente Trump le solicitó a su contraparte China, el presidente Xi, durante el transcurso del fin de semana retirar los aranceles de los productos agrícolas. Por otra parte, se dio a conocer la posibilidad de un encuentro el próximo 27 de marzo. Hay pocas noticias y el mercado está buscando algo más sólido para poder dar soporte a los precios.

La idea de una reunión entre el presidente Trump y el presidente Xi a finales de mes le da varios días a que los cambios en las negociaciones puedan ser posibles, a pesar que el sentimiento es que se llegue a un acuerdo este fin de mes, los cambios en fechas y reuniones han sido tantas, se sabe poco sobre los detalles, sobre todo los acuerdos sobre los derechos de propiedad intelectual. China se compromete a comprar una fuerte cantidad de productos agrícolas pero no se ve aun nada concreto. A pesar de los comentarios positivos indicando que estamos próximos a un acuerdo el secretario de estaos Mike Pompeo comento que si no se llega a un acuerdo al 100% en todos los detalles, EUA está listo para terminar estas conversaciones. Comentario que le dan un sentimiento negativo al mercado.

El mundo tiene una gran oferta de soja, y al menos un 45% de la soja producida se moviliza entre los países que lo comercializan.
REUTERS/Jorge Adorno

El mundo tiene una gran oferta de soja, y al menos un 45% de la soja producida se moviliza entre los países que lo comercializan. REUTERS/Jorge Adorno

China es el mayor importador, el mundo tiene una gran oferta de soja, y al menos un 45% de la soja producida se moviliza entre los países que lo comercializan. El Cerdo es una historia diferente. Aproximadamente un 7% de la producción mundial de carne de Cerdo se moviliza entre los países que lo comercializan, equivalente a unos 8 mtm. Hay en el mundo 4 grandes exportadores, la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y Brasil. Del lado de los importadores el volumen está distribuido entre 10 países dentro de los cuales China es el más importante pero no por mucho respecto a los demás. 

La mayor diferencia entre el mercado de soja y el mercado de la carne de cerdo, es que la demanda está en manos del más grande productor de cerdos. El mundo es de alguna manera autosuficiente. Un cambio brusco del precio es difícil de absorber si el mayor productor/consumidor modifica su demanda al exterior para importaciones.

El mercado asume la idea de un fuerte inventario, con cifras más grandes a las del año pasado y la falta de compras de China en meses pasados no favorecen la idea de una fuerte demanda que pueda reducir considerablemente los inventarios como para llevar los precios a una fuerte alza. El reporte de oferta y demanda de WASDE se publica este viernes, y se espera una señal positiva en relación a este tema.

Los precios de la soja sin arancel llegando a China en relación a los de Estados Unidos, están separados únicamente con 5 centavos por bushel de diferencia. Una cosecha menor de lo que se tuvo el año pasado no importa si Brasil no puede competir por el mercado más grande del mundo.

El pronóstico de producción para Brasil según Cordonnier se incrementan a 113.5 Mtm, no se ha reportado el avance en la cosecha, pero se estima llegue a un 55% comparado a un 35% del año pasado.

El secretario de agricultura de China indica que necesitaría trabajar más para acabar con el ocultamiento de información por parte de las empresas privadas sobre el nivel de afectación y estado actual de la Fiebre Porcina Africana (ASF) esta enfermedad se ha querido minimizar en la prensa pero ahora el gobierno redobla sus esfuerzos para frenar su diseminación constantemente, dando la idea de que el problema es mucho más grande de lo que se permite hablar del mismo.

El mercado de trigo comienza a enfocarse poco a poco en la nueva campaña, la cual comenzó con buen paso y ya se empiezan a escuchar los primeros estimados de producción para 2019. ABARES estima la producción de Australia en 23.9 mtm, por encima de las 17.3 mtm de la campaña pasada. Sin embargo, esto es aún muy preliminar, pues dependerá de las lluvias que se generen el mes entrante antes de la siembra, ya que la sequía que afectó la producción del año pasado, continúa estando presente en muchas áreas.

Por su parte, la UE estimó su cosecha de trigo suave en 140.8 mtm vs. 128.7 en 2018, con exportaciones de 25.5 mtm vs. 18 en la actual campaña. Al mismo tiempo, el Ministerio de Agricultura de Rusia estima que la cosecha de trigo en 2019 será de 75- 78 mtm, lo que representa un 4% más que el año pasado, con posibilidades de que alcance las 80 mtm si las condiciones de clima se mantienen favorables.

Este viernes tenemos reporte mensual de oferta y demanda mundial (WASDE) y se esperan pocos cambios para los inventarios finales de los Estados Unidos de maíz.

El reporte de febrero los estimó en 44.07 MTM y el mercado espera algo entre 42.67 y 45.54 MTM. Nuestro estimado está en 45.09. Del lado de las producciones sudamericanas, en febrero el número fue 46 MTM para Argentina y 94.5 para Brasil, con estimados para este viernes de entre 44 a 47 y 93 a 96, respectivamente. IFCS estima 45.5 para Argentina y 93.8 para Brasil. A pesar de que en general se esperan ajustes más del lado bajista, el rango bajo sigue siendo un número de producción bastante bueno para ambos países. Con un ajuste a la baja en la producción y una demanda sostenida, se espera que los inventarios mundiales bajen ligeramente.

El clima en los Estados Unidos sigue estando con temperaturas bajas y se espera que se extiendan para las próximas 2 semanas. Esto podría provocar que los productores, sin tener “piso” para poder entra a sembrar (el suelo se mantendría congelado), decidan sembrar soja. Adicionalmente, el impacto inmediato se siente en los costos logísticos, que se están incrementando dramáticamente por congelación en las vías fluviales de comercialización, haciendo que las ofertas sudamericanas sean más atractivas para los compradores.

Las bases en el Golfo han pasado de 52c/bu (20.47 USD/TM) a 8 c/bu (34 USD/TM) de enero a la fecha. Argentina ha pasado de 63 c/bu (24.80 USD/TM) a 40 c/bu (15.75 USD/TM) en el mismo periodo.

Normalmente los EE.UU. a partir del 1ro de enero hasta comienzos de abril, aumenta su volumen de ventas de maíz de manera incremental. El cambio en volumen semana a semana ha ido mostrando una tendencia sin cambio o ligeramente a la baja.

El USDA reportó los embarques de 865 mil tm para esta semana versus 980 mil tm del año pasado. EE.UU. hasta el momento se encuentra por encima del año pasado en 6.8 mtm. A este ritmo el programa de exportación de los EE.UU. habrá utilizado sus excedentes generados para alcanzar el estimado del USDA en 7 semanas más y todavía quedan 6 meses del año comercial.

Fuente:

Publicidad