9 de marzo de 2019 10:39 AM
Imprimir

Granos: razones de la caída del trigo

CompartiremailFacebookTwitterLuego de haberse ubicado muy cerquita de los 200 dólares por tonelada, las cotizaciones del trigo enero 2020 comenzaron a descender de manera pausada pero constante. La pregunta recurrente resulta casi unánime. ¿Qué pasó? Y si bien la respuesta no es tan sencilla, trataremos de argumentar algunas hipótesis que den, por lo menos, ciertas contestaciones […]

Luego de haberse ubicado muy cerquita de los 200 dólares por tonelada, las cotizaciones del trigo enero 2020 comenzaron a descender de manera pausada pero constante. La pregunta recurrente resulta casi unánime. ¿Qué pasó? Y si bien la respuesta no es tan sencilla, trataremos de argumentar algunas hipótesis que den, por lo menos, ciertas contestaciones al respecto y que se suman al artículo 16 del mes pasado.

Para ello resulta importante tener bien presente lo ocurrido en materia productiva durante la campaña 2018/2019 a escala global. Como es sabido, la producción de trigo experimentó un recorte importante. Pasamos de algo más de 760 millones de toneladas en la temporada 2017/2018 a algo menos de 735 millones al ciclo siguiente.

Pero quizá lo más importante tenga que ver con las zonas productivas donde se generaron las mermas. Muchas de las pérdidas se dieron en países con una gran participación en el comercio mundial del este cereal. Por caso, en Rusia (principal exportador mundial), los recortes fueron cercanos al 16%.

En la Unión Europea, al 9%; en Ucrania, al 7%, y en Australia, a la friolera del 20%. En la Argentina, si bien no hubo un fracaso productivo, la cosecha terminó siendo algo menor de lo esperado. Todo ello fue configurando un escenario alcista en los precios internacionales que, claramente, se fue trasladando a nuestro mercado.

La demanda internacional, por su parte, se volcó hacia los países exportadores que tenían menos problemas productivos, entre ellos EE.UU., Canadá y también la Argentina. Como consecuencia, actualmente, y faltando algo más de 10 meses para la nueva cosecha, los exportadores en nuestro país ya tienen adquirido el 82% del saldo exportable para todo el año.

Formación de precios

Se define como “pase” la diferencia existente entre los valores de una posición (mes) determinada y los correspondientes al mes subsiguiente. Este “pase” debiera -en principio- reflejar los costos de almacenaje, más la tasa de interés.

Ahora bien, lo que no define el “pase” es el valor absoluto del precio. Ello queda librado al accionar de la oferta y la demanda.

Cuando las cosechas fracasan, los valores suben y se van trasladando con los “pases” hacia los meses subsiguientes. Mientras que cuando las producciones son récord o muy buenas, pasa todo lo contrario. Al respecto, la cosecha del año pasado fracasó y ello explicó la tónica alcista, hasta llegar al 25 de enero de este año.

La pregunta en todo caso sería: ¿si la producción de trigo en el mundo resultara normal en julio próximo (momento en el que ingresa al 82 por ciento de la oferta global), el mercado no debiera reflejar valores inferiores? Una dinámica para seguir con atención.

El autor es socio de Nóvitas SA

Por: Diego de la Puente
Fuente:

Publicidad