10 de marzo de 2019 10:32 AM
Imprimir

España : El sector apícola consigue que en el etiquetado se aclare el porcentaje en origen

Era una de las grandes demandas de los productores Agricultura aprobará el decreto Ley con esta obligación antes de las elecciones

Al final la lucha ha tenido recompensa. Los apicultores han conseguido que el Ministerio de Agricultura apruebe antes de las elecciones generales el nuevo decreto ley de la miel (más ambicioso que el borrador que presentó en enero) para ampliar la información en las etiquetas sobre su origen y si ha sido sometida a un tratamiento térmico superior a 45 grados centígrados. Con esto se colma una necesidad para estos profesionales, que no era otra que informar del país o países de origen del producto y así que se permita a los consumidores poder elegir con criterio y garantía de calidad y confianza.

Esto no se venía haciendo y en España cada vez es mayor el volumen de miel procedente de China, según apuntan los propios productores almerienses, que tuvieron su última movilización reivindicando esta norma el pasado 10 de diciembre en el Paseo de la capital, y donde se concentraron más de un centenar, provenientes también de la provincia de Granada.

La nueva norma de calidad de la miel que ultima el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) exigirá que las etiquetas de los envases de este producto indiquen el país o países de procedencia y el porcentaje del contenido que corresponde a cada uno de ellos y si ha sido tratada con calor.En un comunicado, Agricultura ha explicado que la nueva normativa quiere “aportar una mayor transparencia en la información que ofrece a los ciudadanos sobre el origen de la miel” para “atender a una demanda de consumidores, sector apícola y distintas administraciones públicas que solicitan mayor claridad sobre el origen” del producto.

Ha avanzado que el próximo real decreto sobre calidad de la miel establecerá la obligatoriedad de incluir la mención “miel tratada con calor” en aquellas que hayan sido sometidas a “un tratamiento térmico superior a los 45 grados centígrados”. El MAPA también da la oportunidad de poder emplear en la etiqueta del envase la mención voluntaria “obtenidas en frío” en el caso de aquellas mieles que “no han sido sometidas a un tratamiento térmico en ninguna de las fases de obtención o preparación”.

El nuevo real decreto fijará un periodo transitorio de 18 meses para así “facilitar la transición a este nuevo modelo de etiquetado” y dar salida a las existencias de miel que ya ha sido envasada, comercializada y etiquetada sin esta información más detallada.

“No sé cuanto tiempo tendremos, pero mi intención, si es posible, es que antes de las elecciones de final de abril pudiéramos tener el decreto en el Consejo de Ministros”, apunta Luis Planas, ministro de Agricultura, antes de precisar que, “si no es posible“, lo dejará “ultimado para hacerlo en el próximo Gobierno”.

Fuente:

Publicidad