11 de marzo de 2019 00:28 AM
Imprimir

Charlas de quincho

Mendoza se llevó toda la atención de la política en un fin de semana de Vendimia. Datos clave sobre la interna en Cambiemos. Los productores de carne, en guerra con Carrió. Fin de semana francés anticipa viaje clave de Macri.
Varias cumbres políticas coincidieron en Mendoza este fin de semana y convirtieron a la provincia en el centro de las decisiones más calientes que tiene que tomar Cambiemos y el peronismo. Es un clásico de la Fiesta de la Vendimia que mientras unos prueban botellas exquisitas y eligen a la reina, otros van a ejercitarse en política, arte que los mendocinos de todos los colores ejercen como pocos. No hace falta aclarar que los radicales hicieron base allí durante el fin de semana y que mientras con un ojo seguían lo que se venía en la elección neuquina, con el otro repasaban diagnósticos sobre el futuro de PASO cordobesa con la guerra Ramón Mestre-Mario Negri en el medio. ¿Es ese el conflicto central hoy en Cambiemos? Ni de cerca; el futuro del propio gobierno y las chances electorales tapan cualquier otro tema y de eso se pasaron hablando todo el fin de semana gobernadores, empresarios y funcionarios que se instalaron en Mendoza el fin de semana. En esas conversaciones Mauricio Macri alcanzó una centralidad con relación a las decisiones de su gobierno que hasta ahora no había tenido. ¿Qué quiere decir esto? Que ya nadie piensa que el entorno le hace decir o decidir algo al presidente. “Es él quien toma las decisiones, basta de echarle la culpa a otros”, dicen en la UCR. No se trata de un elogio sino de asignarle a Macri directamente las críticas por la forma en que el gobierno toma algunas decisiones. Por ejemplo, no tomar caminos alternativos en materia de suba de tarifas en un año donde la inflación sigue desbordada y por lo menos hasta que no aparezcan buenas noticias. Esto no es una novedad ya que el propio Alfredo Cornejo fue el primero en marcar hace un año y medio que el camino de la suba de tarifas debía ser modificado. Otra mesa de discusión: la idea de una PASO presidencial en Cambiemos (donde el único candidato alternativo para hacerle de sparring a Macri sigue siendo Martín Lousteau) es más que dividida. Se asegura que el jujeño Gerardo Morales, que también peregrinó a Mendoza, no esta de acuerdo en armar esa interna, mientras Cornejo si la quiere como un elemento unificador ante las broncas dentro y fuera de Cambiemos, pero siempre de votantes que fueron de Macri pero ahora podrían no serlo. Una segunda opción habla de las intenciones de Horacio Rodríguez Larreta de hacerlo senador porteño a Lousteau y terminar con las discusiones. De todo esto se habló también en el desayuno de la Corporación Vitivinícola Argentina que es una especie de megaforo donde se escucha todo lo que hay en debate, con el vino y las presiones económicas y también con la política. Estratégicamente allí habló el jujeño Morales, el salteño Juan Manuel Urtubey y, por supuesto Cornejo, que dio su mensaje de despedida, ya que Mendoza, entre otras rarezas políticas, tiene esa de ser la provincia más estricta a la hora de las reelecciones ya que allí solo se puede tener un mandato. Complejo tema porque de no haber estado limitado, Cornejo podría haber repetido la gobernación casi caminando, hecho reconocido allí hasta por la oposición. De ese desayuno todos partieron a la Bodega Los Toneles, donde se cumplió con otra tradición de la Vendimia, el almuerzo de las fuerzas vivas, donde se multiplicaron los debates sobre la política. El sentimiento general de los radicales, además de la preocupación, es de cierto hastío de un estilo de hacer política en el PRO que antes callaban y ahora revelan sin inconvenientes. Alguno de ellos llegó a decir que Macri tiene un “enorme desprecio por la política”. ¿Por qué lo dicen? Por no haber prestado la mínima atención a crisis locales en provincias donde se podrían haber solucionado y por no escuchar, a veces, las sugerencias que le llevan. Lo de Córdoba, de todas formas, se considera que, al final, es distinto al resto de los problemas de los radicales porque si bien la Casa Rosada apuró a Negri a que se presentara a la interna contra Mestre, lo cierto es que el aliado de Macri en la provincia en realidad es Juan Schiaretti.

Urtubey llegó a la Vendimia y además de pasar por Coviar tuvo algún protagonismo en la provincia. Por ejemplo, se corrió al Campo Histórico El Plumerillo para inaugurar allí un busto de Güemes junto con Humberto Tumini que patrocinaba también esa idea. Antes, tras su mensaje ante bodegueros en el Hotel Hyatt, confirmaba a quien quería escucharlo que no se baja de su candidatura presidencial y que va a pelear la PASO en Alternativa Federal, En la provincia mas no le fue: tras el discurso se lo vio rodeado de todo el PJ mendocino (menos el K de Anabel Fernández Sagasti que tuvo protagonismo propio) en una larga mesa del restaurante del lugar,

El viernes a la noche arrancaron los primeros aparte de la Vendimia. Algunos integrantes del gobierno se recluyeron en Trapiche a probar delicias (las que prepara el restaurante bajo la batuta del chef Lucas Bustos y las que vienen dentro de las botellas). El fenómeno de los restaurantes dentro de las bodegas adquirió ya tal dimensión en la provincia que junto con los ingresos por turismo compiten económicamente con la producción de vinos en si misma. En este caso todos corrieron hasta allí porque además se trata de uno de los recomendados Michelin. Una de las mesas más activas allí se armó con el equipo de Miguel Etchevehere, a los que se coló Emilio Basavilbaso. En el rubro económico se reconoce que la devaluación cambió algunos problemas serios que tenía Mendoza y todas las provincias con cruces limítrofes terrestres. En este caso se revirtió el flujo de compras en Chile, costumbre muy festejada en Buenos Aires pero que estaba terminando con el comercio en esa provincia. Hoy son los chilenos quienes caminan por la capital mendocina. Cornejo mismo reconoce ese impacto, independientemente los efectos que la devaluación produce en la suba de precios. Tras reponerse de esa noche de placeres todo corrieron a la mañana temprano a Coviar y después al palco para supervisar las carrozas con las reinas de cada departamento. Otro clásico de mas de 80 años. Ahí Cornejo le dio protagonismo a Morales, Etchevehere y también a Emilio Monzó, quien sigue el derrotero hacia España como embajador, claro que siempre que Macri gane la presidencial, por lo que debe estar interesado mas que nadie en ese triunfo, aunque políticamente no quiere moverse mas en Cambiemos.

Aniversario. El embajador de Francia, Pierri Henri Guignard, su esposa Marie-Carmen Boué-Guignard, Florencia Azubel y Paula Scaglione, en la fiesta del Liceo Jean Mermoz.
Aniversario. El embajador de Francia, Pierri Henri Guignard, su esposa Marie-Carmen Boué-Guignard, Florencia Azubel y Paula Scaglione, en la fiesta del Liceo Jean Mermoz.

Hubo fiesta ayer de franceses en Buenos Aires. El motivo fueron los 50 años de la apertura del Liceo Franco Argentino Jean Mermoz, una institución que depende directamente de Francia y un megaministerio que tiene ese país que dirige casi 200 colegios en todo el mundo. El Liceo comenzó a funcionar en 1969 después que Charles De Gaulle firmara con Arturo Illia el convenio para su establecimiento cuando el galo hizo una visita de Estado a la Argentina. Hoy el Liceo se hizo famoso por ser el establecimiento donde estudia Antonia, la hija de Macri, pero en realidad tiene un record de profesionales egresados de allí que excede por largo a muchas otras instituciones locales. Allí se habló de la visita que Macri emprende a Francia a fin de abril donde se esa organizando una megadelegación de empresarios, de uno y otro país. Emmanuel Macron quiere recibir a Macri en Francia (de allí parte a Bélgica por dos días) con toda la pompa que el protocolo le habilite.

Mientras la temperatura y el dólar parecen no tener paz, en varias reuniones del fin de semana, el tema agropecuario estuvo en el eje de las conversaciones. En especial, porque todo el mundo especula (incluido el Ejecutivo) con el volumen de la cosecha que se está iniciando y el momento en que se va a vender efectivamente y, más aún, sobre cuando se ingresarían las estratégicas divisas. A su vez, el Gobierno trata por todos los medios de que las estimaciones sean lo más voluminosas posibles, como para que “el mercado” crea que esos importantes ingresos van a mantener al dólar a raya. La estrategia es muy similar a la de la última etapa del kirchnerismo, cuando los volúmenes se estimaban siempre 10-15 millones de toneladas más altos, en vanos intentos de “planchar” al dólar, al menos, hasta último momento. Pero no fue lo único en lo que “el campo” estuvo de moda. También la presencia del último ministro de economía de Cristina Fernández, Axel Kicillof, de recorrida por 9 de Julio, Chivilcoy y Bragado a fines de febrero, fuertes enclaves agropecuarios y varios de ellos de ascendencia radical, sigue levantando polvareda, tanto en el seno de Cambiemos, como en las entidades sectoriales, como la siempre belicosa Carbap, con una postura bien diferenciada (por no decir opuesta), a la que aplicó el kirchnerismo con el campo, y más aún Cristina Fernández, durante 12 años. Es que también otros ex funcionarios que enfrentaron al campo, como Roberto Lavagna (precios máximos, cupos, “si no les gusta mí política, armen un partido y preséntense”, etc.), o el mismísimo Martín Lousteau que justamente hoy debe estar conmemorando el 11º aniversario de la ahora histórica Resolución 125 de retenciones móviles (que lógicamente él prefiere olvidar prudentemente), están volviendo “al campo” en busca de adhesiones electorales.

Estos fueron algunos de los temas que también se trataron en los corrillos de la primera reunión anual del Estudio Broda con empresarios, en la sede de Ucema, donde además se habló de la “demanda preelectoral de dólares” , o los “brotes verdes” que supuestamente están apareciendo en la economía ya que, según varios analistas (EMAE, Fiel, Ferreres) los principales indicadores de la economía habrían tocado “piso” ya en diciembre. Pero el “recalentamiento”, que alcanzó al campo y no solo por la temperatura ambiente, también tuvo a Elisa Carrió como uno de los capítulos centrales. No es novedad que la legisladora habla de todo y que el exfuncionario de economía de varios gobiernos, Roberto Lavagna (Alfonsín, Duhalde, Kirchner, etc.), no goza de su especial simpatía, pero de ahí a involucrarlo en todo, y más aún, con errores conceptuales e históricos, provocó tanto malestar como inquietud entre los empresarios agroindustriales, muchos de ellos adherentes confesos a la blonda chaqueña. Y otra vez todo arrancó con un producto muy sensible, como es la carne vacuna y, para colmo, junto cuando se conmemoraba el 13º aniversario del inexplicable cierre de las exportaciones de este producto clave, por parte de Néstor Kirchner en marzo de 2006, pero no era Lavagna el ministro en ese momento, sino Felisa Micceli. El hecho, constituyó un fuerte retroceso productivo, al punto que Argentina perdió por esa causa más de 12 millones de cabezas vacunas que recién ahora se estarían compensando, y que provocó pérdidas millonarias, tanto en producción como en ingreso de divisas. Y justo en este momento, a modo de defensa de la política interna (y de los siempre sensibles precios para los consumidores), a Carrió se le ocurrió hablar del precio de la carne, mezcló mercado interno con exportaciones; aseguró que finalmente (Argentina) comenzó a exportar” (?) cuando fue así desde 1875; se confundió con el tipo de ventas a China, etc. generando, finalmente, más alertas que tranquilidad, que es lo que los mercados necesitan, sin el temor de intervenciones malsanas. Para echar más leña al fuego, el ex (?) radical, devenido en masista, Guillermo Nielsen, aseguró tras cartón que “Elisa Carrió acaba de anunciar que arregló con Nicolás Dujovne, ministro de Economía, limitaciones a las exportaciones de cortes de carne”. “Desde el año pasado hay fuerte exportación de carne a China’ ‘Tradicionalmente lo que se exportaban en cortes premium, ahora son cortes con hueso”, dijo Nielsen, demostrando que tampoco entendió nada hasta ahora del mercado (ni el local ni el internacional), y que parece haberse olvidado de su pasado como agregado agrícola radical en Europa, durante los 80 . Y ahí los ganaderos ardieron. “Limitaciones a la exportación”???, de que hablan??, que quisieron decir???….”

También en un muy fresco fin de semana en la Costa, aperitivo mediante en el Ocean de Mar del Plata, un “influencer” bonaerense reconocía que el campo da para todo, y que fue a partir de una llamada telefónica a un lugar clave de la Gobernación, lo que determinó que se frenara el trabajoso programa de sistematización en la aplicación de agroquímicos que después de un año y medio de gestiones, se había logrado con los intendentes. Lo llamativo es que la persona que hizo el llamado, poco o nada sabe, ni tiene que ver con el campo, ya que se trataría de la esposa del conductor televisivo, Marcelo Tinelli, doña Guillermina Valdés. Y, si bien sorprendió la celeridad oficial de la respuesta, no ocurrió lo mismo con la actitud de Valdés quién, a la luz de las incursiones políticas de su esposo, tal vez esté ensayando distintos roles de “acción social” para el futuro. Lo cierto es que los más de 60 intendentes que ya habían adherido al acuerdo provincial no parecen tener intención de postergarlo ahora, sobre todo porque el tema les genera muchos conflictos con empresas, inversiones, y fuentes de trabajo, sin hablar de daños a las propias producciones.

Vamos a terminar con un chiste religioso, importado de los Estados Unidos.

El reverendo de una parroquia se despierta temprano un domingo por la mañana, y al asomarse por la ventana observa que es un espléndido día primaveral, soleado, sin una sola nube. De inmediato, siente un enorme impulso por ir a jugar al golf, una de sus debilidades, pero tiene que dar misa. Entonces, por primera vez en su vida, decide mentir: llama por teléfono al párroco asociado, le dice que amaneció engripado y se siente muy mal, y le pide que por favor se encargue él de la misa. El párroco asociado le responde que no tiene que preocuparse por nada, y después de recomendarle que repose cortan la comunicación.

Es así que, calzándose profundamente una gorra y anteojos negros, para que no lo identifiquen fácilmente, el reverendo va a un campo de golf a 50 kilómetros de la parroquia, para estar aún más tranquilo.

Cuando llega al lugar y prepara su primer golpe de salida, observa a su alrededor y ve que no hay absolutamente nadie en el enorme campo. “Es natural”, piensa, encongiéndose de hombros. “Aquí también estarán todos en misa”.

En el cielo, San Pedro está junto a Dios observando lo que ocurre, y exclama:

–Me imagino, Señor, que no le perdonarás su conducta. Este hombre debería estar dando misa. Dios suspira y responde:

–No, no se lo perdonaré.

Entonces el reverendo da un putt desde su tee de salida y la pelota sale disparada con una violencia y un efecto que no se corresponden con el golpe, recorre en el aire un trayecto de 380 metros, cae limpia a 30 centímetros del hoyo, rueda suavemente hasta allí y se introduce.

El reverendo se queda mudo. ¡Hoyo en uno en 380 metros! Record para el Guinness.

–¿Qué haces? –dice entonces San Pedro–. ¿Encima lo premias? –¿Premiarlo? –responde el Señor–. ¿Y a quién se lo va a contar? ¿Y quién se lo creería si pudiera contarlo?

Fuente:

Publicidad