29 de noviembre de 2009 09:17 AM
Imprimir

La tecnología es eficiencia

Con el fin de promover la AP, el INTA y las empresas relacionadas del sector desarrollaron este evento con el lema: "Integrando tecnologías para una agricultura sustentable".

Para satisfacer las demandas de una población mundial en constante crecimiento, se plantea el desafío de incrementar la producción de alimentos sobre las actuales superficies productivas. “El objetivo para enfrentarlo pasa por lograr una agricultura ambientalmente sostenible, económicamente viable y socialmente aceptable, incrementando la eficiencia en el uso de los recursos y de los insumos involucrados en la producción”, dice el manual distribuido por el INTA en la Jornada Nacional de Agricultura de Precisión. Claro que para lograrlo, hace falta “abrir la cabeza”.En medio de una soleada jornada, más de un millar de asistentes “coparon” las instalaciones del INTA Paraná, en Oro Verde. Los temas abordados fueron: Maquinaria agrícola, presente, futuro y competitividad global; oportunidades y necesidades de la agricultura por ambientes para el cultivo del trigo; detección temprana de procesos de descomposición de granos almacenados en bolsa plásticas; el aporte del trigo a la eficiencia productiva y sustentabilidad de los planteos agrícolas en la región pampeana; manejo de la heterogeneidad ambiental en la empresa agropecuaria; imágenes satelitales para la delimitación de zonas de manejo uniforme; comparación de metodologías para la delimitación de zonas en el manejo del trigo; delimitación de zonas de manejo mediante relevamiento de suelos y herramientas informáticas; identificación de ambientes homogéneos de manejo mediante indicadores de calidad física y química de suelos; caracterización y manejo sitio específico de suelos halomórficos; análisis del rendimiento y la calidad de la cebada cervecera en función de la profundidad de tosca en el perfil del suelo; uso del método ceres-maize para la optimización de insumos en el manejo por ambientes, y el manejo del trigo basado en sensores remotos.Aprovechar la tecnologíaLa Agricultura de precisión en la Argentina aporta al logro de de una agricultura sustentable y eficiente, integrando conocimientos, instrumental de avanzada, y herramientas para mejorar el manejo de los insumos. Esas herramientas, muchas de las cuales ya están disponibles, se observan en los monitores de rendimiento, sistemas de dosificación variable, banderilleros satelitales, autoguías, etc., que a su vez requieren de recursos humanos capacitados y entrenados en el uso de las mismas.Para Mario Bragachini, principal referente de este tema a nivel mundial, la agricultura nacional no es subsidiada ni lo será nunca porque es de exportación. “Hay que tener eso claro. Por eso, no queda otro camino que la eficiencia productiva. Para un productor que ya ha manejado todos los factores como rotación programada, un sistema de fertilización balanceada, control de malezas, plagas y enfermedades, sólo le queda la eficiencia de cosecha y poscosecha. Le falta aplicar la agricultura por ambiente, poniendo lo justo en el lugar adecuado en el momento oportuno”, analizó. Para este cordobés apasionado por la actividad, nuestros padres delimitaron los ambientes con alambrados y caminos. “Ahora los alambrados son virtuales y se delimitan con las coordenadas de GPS”. Y agregó: “tenemos suficiente capacidad de información para lograrlo. Una empresa de sembradoras vendió el 50 % de su producción con el sistema inteligente, y eso demuestra la gran demanda de estos equipos. Por último, destacó algo importante. A nivel mundial estamos muy bien, “pero nunca es suficiente, porque el mundo demanda máquinas inteligentes. Nadie va a vender en el mundo fierros que no tengan el 15 % de su precio en tecnología de alta calidad. Sí o sí hay que fabricar máquinas inteligentes, hay que amoldarse a la demanda mundial”.Trabajo nacionalOsvaldo Paparotti, titular del INTA Paraná, destacó el gran trabajo apoyado en la red del INTA Manfredi y otros. “Es un tema que despierta mucho interés y nosotros -que tenemos una vasta experiencia en agricultura sustentable- consideramos que la AP es una herramienta invalorable para mantener productivos nuestros sistemas. No estamos en condiciones de desperdiciar insumos ni semillas ni de contaminar el ambiente”, destacó.Paparotti quiso resaltar la red de trabajo con las empresas privadas, “potenciando una sinergia con nuestros profesionales que le aportan mejoras a estas máquinas nacionales que se posicionan a nivel internacional, y esto genera puestos de trabajo”. Estos softwares antes se importaban en su totalidad y ahora son en su mayoría nacionales, y eso es otro conocimiento aplicado al trabajo argentino. Nuestro sistema productivo es inextensible, tenemos que trabajar con la tierra que tenemos y de forma responsable. Estas tecnologías lo permiten, preservando el ambiente y dejando que la gente pueda quedarse a vivir en el campo en donde la calidad de vida es más aceptable”.Por último, el referente local remarcó que atrás de todo este trabajo hay mucha inversión y conocimiento nacional, y esto le da vida a las poblaciones del interior. “Estamos convencidos en la capacitación permanente”, dijo.ParadigmasEl mundo enfrenta nuevos paradigmas basados en la escasez y encarecimiento de energía, agua y tierra. “Con la AP, se generan conocimientos agronómicos para el manejo de los factores de producción y los insumos involucrados, teniendo en cuenta la información espacial y temporal disponible, y la variabilidad de los ambientes, lo cual permite optimizar los manejo y los recursos”.Un productor de precisión es aquél que abandonó el manejo con datos promedio por el manejo por ambientes, usando el geoposicionamiento, correlacionando datos estratégicamente. Usa la tecnología de forma inteligente, aplica insumos de manera variable, en el lugar exacto y el momento oportuno, tratando de maximizar la rentabilidad y la productividad de cada ambiente en algunos casos, y a veces resignando la rentabilidad, apuntando a la sustentabilidad para aplicar procesos de calidad trazable, mejorando la gestión de la empresa y el cuidado de los medios naturales y el ambiente.Como conclusión, “Argentina tiene el desafío de aumentar el valor promedio de la tn. exportable del sector. Resulta poco conveniente y sustentable importar toneladas de fertilizante, agroquímicos y máquinas a U$S 600, 3.000 o 10.000, transformarlas en cereales y oleaginosas y exportarlas como commodities a U$S 400 promedio”.La próxima cita será en Manfredi, Córdoba, del 10 al 14 de julio de 2010, en un encuentro de carácter internacional.Exportar valor al mundo El mercado argentino de maquinaria fue de U$S 1.300 en 2007 y de U$S 1.250 en 2008. Se realizaron importaciones por U$S 650 millones y se exportaron U$S 151 millones en 2007 y 175 en 2008. La balanza comercial negativa de maquinaria agrícola es de U$S 499 millones por año. Eso implica la necesidad de balancear el mercado, negociando un plan estratégico sobre la base de importaciones compensadas progresivas tendientes a preservar las fuentes de trabajo. En este sentido, “la Red de AP tiene un alto compromiso social y empresarial, vinculado a 90.000 puestos de trabajo. La cadena de agroalimentos argentina debería crecer en productividad, valor agregado y sustentabilidad, desarrollando procesos de industrialización primaria en origen, y transformando alimentos de origen vegetal en proteína animal (carne bovina, aviar, porcina, leche, huevo, etc.) y también en industrialización secundaria, instalando frigoríficos de carne procesada, usinas lácteas, fábricas de huevo líquido y en polvo, fiambres y chacinados.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *