19 de marzo de 2019 09:46 AM
Imprimir

La Gig Economía y el rol decisivo de los contratistas rurales en el agro argentino

Trillan el 90% de la cosecha y siembran el 70% del área con cultivos. Además son una variable clave en la demanda de maquinaria agrícola. Un caso de pura bioeconomía.

A nivel mundial todos los países tienen a la seguridad alimentaria como parte central de sus estrategias y sus sistemas productivos son muy cuidados o subsidiados. Por otro lado, sólo un pequeño conjunto de países forma parte de los proveedores a gran escala de todos aquellos que tienen déficits crecientes, en esa condición vive solo el 10 por ciento de la población mundial. En ninguno de ellos los exportadores pagan derechos de exportación como las retenciones de Argentina.

Esta semana en Expoagro, se conocieron los datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ellos dicen que los subsidios medios a la producción, en los 38 países que la integran, es de 18%.

En cambio, en Argentina en el periodo del 2015 al 2017 el subsidio fue negativo y de un 14%, habiendo llegado en 2008 a 51% negativo, sin dudas una singularidad es que en lugar de ser sujeto de ayuda se le restan recursos.

En 2018 aumentó el valor negativo, pero aún no está medido. La conclusión es que el sistema argentino tiene que ser muy eficiente ya que crece y se mejora, aún soportando semejantes cargas. Tampoco es gratuito ya que tiene costos ambientales y sociales, generando rotaciones desbalanceadas, muy pobre reposición de nutrientes, aparición de malezas resistentes, entre otras.

Esta competitividad de los sistemas basados en siembra directa, uso de genética moderna (aún sin ley de semillas), tiene en la calidad, capacidad de trabajo y sofisticación del parque de maquinarias un punto muy alto.

Esta semana en Expoagro se ha visto un despliegue relevante de novedades que según los datos los organizadores se han realizado ventas muy por arriba de lo habitual. Aquí hay que destacar el rol central de los contratistas en esta renovación e incorporación tecnológica.

Los contratistas trillan el 90% de la cosecha, siembran el 70% y aplican el 70% de los agroquímicos. También sistematizan el 100% de las tierras que ingresaran a sistemas bajo riego y procesan el 90% de los forrajes conservados. Estos contratistas de servicios de maquinarias han desempeñado, históricamente, un rol significativo en el proceso de expansión e intensificación de la actividad agrícola en la Región Pampeana. El uso intensivo de sus maquinarias, que además deben ser de buena calidad y gran capacidad de trabajo ocasionan que las máquinas se terminan amortizando muy rápidamente y deben reemplazarlas con alta frecuencia.

Esta muy frecuente y dinámica renovación permite que se acceda máquinas con mayor tecnología. Y a los fabricantes los estimula a desarrollarlas al tener una demanda sostenida. Aquí juegan un rol relevante el financiamiento y los planes especiales que los bancos generan para ferias como Expoagro.

Verdaderamente son un ejemplo acabado y muy temprano del mejor uso de los activos, a la manera de los autos en Uber o las habitaciones en Airbnb, la llamada Gig Economía, economía colaborativa. Que genera un uso eficiente de los recursos y menor impacto ambiental. Sobre estas ventajas se agrega la primera plataforma a nivel mundial, La Rotonda, que conecta por web las necesidades de los productores con la disponibilidad de los contratistas.

Producto de estos procesos son por ejemplo los desarrollos para la agricultura de precisión, con equipos con sensores que tomen información en tiempo real conformando mapas o bases de datos a la cosecha o siembra, dosificadores eléctricos en sembradoras, drones.

Pocos sectores de nuestras actividades productivas tiene una renovación y modernización de los activos semejante a nuestros productores de granos, tampoco lo tienen algunos sistemas productivos competidores. Generar biomasa en forma muy eficiente y sustentable, es agregar valor, pura bioeconomía.

Nota de redacción: el autor es titular de la Cátedra de Agronegocios y director ​del Programa​ de Bioeconomía de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba)

Fuente:

Publicidad