19 de marzo de 2019 10:17 AM
Imprimir

Carnívoros y veganos armados con arañas y garrapatas

Los casos que voy a narrar a continuación podrían llevar a pensar que las diferencias entre carnívoros y veganos se han enconado tanto que fanáticos de ambos grupos han dado un paso más en sus hostilidades sustituyendo la dialéctica por la declaración mutua de guerra biológica (que no bacteriológica… aún).

Una guerra en la que cada grupo tiene su propio Plan de Ataque:

  • Plan maquiavélico de veganos fundamentalistas: “¿Que no puedo convencerte de que abandones la carne? Te envío una garrapata que yo me sé y te vas a enterar de a qué sabe el tofu…
  • Plan avieso de carnívoros taimados: “¿Que no puedo convencerte de que comas carne? Te envío una arañita que yo me sé y ya puedes ir encendiendo la parrilla…

 

Desarrollemos el concepto.

Plan maquiavélico de veganos fundamentalistas

Garrapata vegana.

Olaya Louzao, gallega, ceramista y uno de los primeros casos en España del Síndrome de alfa-gal. Básicamente, le mordió una garrapata denominada Estrella Solitaria (culpable del 95% de estos casos) que posiblemente acababa de picar a una vaca y tenía restos de su sangre. Al pasar ésta al riego sanguíneo de Olaya se desencadenó una reacción alérgica que a a su vez le provocó una alergia a la carne roja.

¿Los síntomas? Desde simples picores a anafilaxia, o lo que es lo mismo, preacción alérgica severa que te puede llevar a la muerteal impedir la respiración.

Muchos de estos pacientes no pueden tomar productos cárnicos, leche, gelatina… nada que contenga el más mínimo rastro animal. En los casos más extremos, ni siquiera pueden vestir ropas fabricadas con lana.

Plan avieso de carnívoros taimados

Sywia Tabor. Carnívora.
Perfil de Instagram de Sylwia Tabor.

Sylwia Tabor, estadounidense de origen polaco, era vegana. Y digo era porque un día le picó una araña. Hoy se define a sí misma en sus perfiles sociales como carnívora, entrenadora de salud, ex vegana y ‘biohacker’.

Un cambio radical que se originó en el mes siguiente a la picadura en la ingle. Primero se hinchó como un granito, luego creció como una bola… diagnosticada como fascitis necrotizante. Una compleja operación para extirpar y recomponer la zona con piel de la zona del estómago dejó paso a una dieta basada en productos cárnicos, necesaria para obtener rápidamente los nutrientes que precisaba para la recuperación.

Así la antigua vegana se convirtió en una prescriptora de la carne dado que comprobó en la suya propia los beneficios que aporta, principalmente en caso de necesidad urgente.

De película o serie

Los dos casos son absolutamente reales, pero haciendo bueno el dicho ‘la realidad supera la ficción’, parecen propios de un guión cinematográfico.

Cineastas como Alex de la Iglesia o Benicio del Toro podrían hacer una toda una serie de carnívoros y veganos tipo True Blood con animalistas evitando arañas que les convierten en alérgicos a la (futura) carne de laboratorio; o Juego de Tronos entre Carnívoros y Veganos con frases como…

  • “Veganism is coming”
  • “Un Carnívoro siempre paga sus deudas… saca las arañas”

Y mi favorita…

  • “El fuego Valyrio no es lo bastante cruel… trae las garrapatas”

En fin, mientras llegan o no estas series, reconoced, profesionales del sector cárnico que leéis este blog, que la posibilidad de renunciar a una barbacoa, un chuletón o un buen jamón por culpa de una garrapata os ha generado sudores fríos. Así que mostrad unidad sectorial y entonad todos a una:

¡¡¡Vivan las Arañas!!!

¡¡¡Abajo las Garrapatas!!!

Fuente:

Publicidad