20 de marzo de 2019 10:04 AM
Imprimir

Influencia de la microflora sobre la salud intestinal de las aves

CompartiremailFacebookTwitterINTRODUCCIÓN El sistema digestivo de las aves no es sólo un tubo que sirve como depósito, la digestión y absorción de los alimentos. El sistema digestivo es mucho más complejo e implica muchas funciones importantes para el desarrollo, la productividad y la salud de las aves. El tracto digestivo de las aves consiste en un […]

INTRODUCCIÓN

El sistema digestivo de las aves no es sólo un tubo que sirve como depósito, la digestión y absorción de los alimentos. El sistema digestivo es mucho más complejo e implica muchas funciones importantes para el desarrollo, la productividad y la salud de las aves. El tracto digestivo de las aves consiste en un sistema inmunológico, tejido linfoide asociado al intestino (GALT), considerado el principal compartimento inmunológico de las aves, un sistema nervioso entérico, considerado como un segundo cerebro para la producción de varios neurotransmisores, y un microambiente que consiste en una microflora única y específica para cada individuo, con capacidad para producir interacciones con el anfitrión ayudando a mantener la salud intestinal y la integridad física.

Existen varios microorganismos que se asignan en el tracto digestivo de las aves. La microflora es una mezcla de bacterias, hongos y protozoos, sin embargo, las bacterias son los microorganismos predominantes. Los microorganismos presentes en la microflora animal tienen una importancia considerable en la producción de aves de corral. La microflora intestinal forma un sistema complejo y dinámico, la influencia decisiva responsable de factores microbiológicos, inmunológicos, fisiológicos y bioquímicos del huésped, puede ser modulado por la composición de la dieta. La perturbación en la microflora normal de las aves puede conducir a un marco de desequilibrio microbiano que contribuye a la proliferación descontrolada de enteropatógenos.

El estudio de la microflora intestinal ha avanzado junto con el desarrollo de técnicas moleculares. Las técnicas basadas en la similitud de ADN o genes seleccionados de ARN en la comunidad microbiana, siendo utilizados con éxito para caracterizar el ecosistema intestinal, incluyendo la teoría de pájaro neonata, estar libre de microflora, estaba roto cuando se estudió la composición de comunidades bacterianas de estas aves a través de técnicas moleculares. Se ha demostrado que hay una pequeña cantidad de bacterias viables presentes en los embriones del intestino y el ciego.


La colonización después de la eclosión.

Anteriormente, pollos nacidos en condiciones naturales recibían la microflora de los adultos, especialmente la madre. La industria avícola ha cambiado esta condición, evitando el contacto de los pollitos con la madre, que alteró el desarrollo natural de la microflora intestinal.

Actualmente, después de la eclosión los polluelos al entrar en contacto con el ambiente externo, e incluso sin consumir agua o comida, el número de genotipos bacterianos presentes en el tracto intestinal aumenta en recién nacidos. Esto se atribuye  posiblemente al proceso de manipulación, el contacto con la caja de transporte, el polvo y la vacunación, lo que contribuye a la evolución de la microflora en este periodo de la vida. En el momento en que los polluelos se entregan a la granja, ya tienen una microflora pre-estructurada.

En la granja el animal empieza a recibir alimentos sólidos, recibe líquido y entra en contacto con la cama, a menudo reutilizada. Estos factores hacen que el número de genotipos presentes en el tracto intestinal aumente. En aproximadamente una semana, el pH de las diferentes partes del intestino (duodeno, yeyuno, íleon y ciego) se definen, y la microflora de los segmentos tienen una distinción.

La estructuración de la microflora se produce temprano y la especie predominante en los animales jóvenes tiende a estar presente hasta el final del período de crecimiento. La inoculación temprana de especies bacterianas beneficiosas, tales como Lactobacillus spp. y otras bacterias ácido lácticas pueden afectar positivamente a este proceso, como cuando se proporciona y establecen en el intestino temprano en la vida de las aves, hacen los microambientes intestinales más resistentes a los desafíos de las enterobacterias, además de favorecer el sistema inmune innato y mejorar el rendimiento productivo de las aves.


EVOLUCIÓN DE LA MICROFLORA Y DIFERENCIACIÓN POS-NACIMIENTO

La microflora de un ave adulta adquiere al menos 17 familias y de 400 a 500 especies microbianas diferentes que varían a lo largo del tracto gastrointestinal. En esta variación que se produce en todo el periodo de cría, hay un aumento cuantitativo y cualitativo de la complejidad de la microflora, a partir de los segmentos distales del tracto a las partes extremas. Debido a que en el proventrículo y molleja el pH es extremadamente ácido lo que determina la colonización por Lactobacillus sp. Este género, a pesar de que está presente en casi todas partes en el tracto gastrointestinal tiene una mayor predilección para entornos de pH bajo. El intestino delgado es colonizado por bacterias principalmente de especies de Lactobacillus (70%), siendo el resto representado por Clostridiaceae (11%), Streptococcus (6,5%) y Enterococcus(6,5%).

Las bacterias que toleran más eficientemente un pH casi neutro, tales como Salmonella spp. y Escherichia coli también puede prevalecer en el intestino delgado. Mientras que el intestino delgado se caracteriza por la presencia de Lactobacillus, los ciegos de las aves se caracterizan por especies de Clostridium. Se considera la fracción intestinal con la mayor cantidad de microorganismos y de varias especies, incluyendo las enterobacterias por lo que es muy importante en la seguridad alimentaria.


MODULACIÓN DE LA MICROFLORA PARA EL CONTROL DE  ENTEROPATÓGENOS

A pesar de los programas de bioseguridad actualizados y modernos en la agroindustria para la prevención y el control de entrada de enterobacterias en las granjas, algunos agentes pueden eludir los programas, causando pérdidas económicas y de salud. Estos mismos agentes bacterianos, se convierten en un gran problema con la seguridad alimentaria, con riesgos para la salud de los consumidores y perjudicando las relaciones comerciales entre los países.

La Salmonella se destaca como uno de los patógenos más importantes transmitidos por los alimentos, debido a que es ampliamente distribuido en la naturaleza, tiene un gran número de reservorios, la presentación de los serotipos inespecíficos como huéspedes y cepas resistentes a múltiples fármacos antibacterianos.

Junto con la resistencia de algunas cepas a los antimicrobianos, vino la decisión de prohibir estos fármacos por parte de la Unión Europea en 2006, lo que aumenta la necesidad de buscar alternativas a estos productos.

Una alternativa es el uso de probióticos, que se utilizan estratégicamente en las aves, con los cuales se modula la microflora intestinal. Y una de las estrategias principales es proporcionarlos durante la eclosión de las aves, incluso en la incubadora o en la recepción de las aves en las granjas.

El uso de bacterias del ácido láctico se ha investigado desde 1973 por Nurmi y Rantala (1973), señalando que la exposición de los pollos jóvenes a las bacterias de aves adultas confiere protección contra las infecciones.

Los mecanismos por los que los probióticos actúan implican la exclusión competitiva y la estimulación de una respuesta inmune innata en el huésped. Mead (2000), propuso cuatro métodos por los cuales la exclusión competitiva de las bacterias ácido lácticas actúan contra patógenos entéricos:

1. Competición por los sitios de los receptores.
2. Producción de ácidos grasos volátiles.
3. Producción de bacteriocinas (péptidos antimicrobianos).
4. Competencia por los nutrientes.

Se realizaron experimentos para evaluar la eficacia de un probiótico que comprende 11 cepas de Lactobacillus después de la eclosión, las aves fueron desafiadas con la cepa de Salmonella Heidelberg (SH) campo aislado (1×106 CFU / ml) y todas las aves inoculadas con 0,5 ml / ave de esta suspensión, y se separó por vía oral en 4 tratamientos (Tabla 1) con 20 aves cada uno. A los 14 días de edad, se sacrificaron las aves y se colectaron los ciegos para la evaluación de UFC/g.

 

El resultado obtenido demostró eficacia del Probíotico en el control de SH, cuando se utilizó en pruebas que se administró los Lactobacillus antes del desafío después de la eclosión (Grupos 3 y 4). El mejor control de SH se observó en el Grupo 4, con apenas 3 de las 20 aves positivas (85% de las muestras negativas). Hubo gran reducción de positividad de los grupos 3 y 4 si se comparan al Grupo 1 (Control +), donde 18 de las 20 aves (90%) presentaron ciegos positivos para SH (Grafico 1).

 

MODULACIÓN DE LA MICROFLORA DESPUÉS DE LA ECLOCIÓN FAVORECE EL DESARROLLO INTESTINAL

El desarrollo óptimo del sistema digestivo de las aves recién nacidas depende de una implantación de una población microbiana equilibrada. La administración de probióticos en criadero acelera el desarrollo del tracto gastrointestinal. Las figuras 1 y 2 comparan el íleon aves de corral histológico con tres días de edad con o sin el tratamiento con probiótico a través de pulverización en el criadero. Las imágenes muestran un mejor desarrollo de la mucosa intestinal en las aves tratadas.

Figuras 1 y 2: Son cortes histológicos de íleon a los 3 días de edad, que muestra la diferencia en el desarrollo de las vellosidades entre el grupo control y el grupo tratado con probiótico a través de pulverización en el criadero.

Autor: Fabrizio Matté

Fuente:

Publicidad