21 de marzo de 2019 12:50 PM
Imprimir

¿Me están vendiendo carne de caballo o de vaca?

En los últimos tiempos, es una de las preguntas más frecuentes entre los consumidores mendocinos. En este informe se brinda información para diferenciar correctamente los cortes.

Tal lo informado hace una semana en este Suplemento Rural de LA OPINION de Rafaela, Santa Fe, desde el Departamento de Zoonosis de Maipú denunciaron la faena clandestina de caballos, acción por la cual se vende carne molida o embutidos en los comercios a menor precio, y en muchos casos se detectó que es utilizada para el relleno de empanadas.
“Si bien en Argentina no se consume carne equina, según una investigación desarrollada por la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, nuestro país es el principal exportador a nivel mundial. Existen frigoríficos que se dedican a la crianza de caballos para faena, que venden este alimento como producto gourmet”, remarcó Lucas Sbriglio, jefe de Zoonosis de Maipú.

LOS ORGANISMOS DE CONTROL
Con respecto a los organismos de control, Sbriglio detalló que “existen los organismos de controles de faena normales. Esto es una faena clandestina que termina generalmente en carne molida, chacinados o embutidos. No lo vas a encontrar como corte habitual en una carnicería ni mucho menos. La carne es muy diferente. Es una carne más oscura, espuma en la cocción, disminuye mucho el tamaño en la cocción también. Es una carne más dulce porque tiene una reserva de glucógeno intramuscular que no tiene la carne bovina, lo que la hace más dulce”.

TIEMPO DE DESCONFIANZA
Da cuenta InfoCampo en un informe que el veterinario explicó “se percibe en el precio también. Hay que desconfiar. Es peligroso comer cualquier carne que se faene clandestinamente y que no tenga los controles sanitarios de faena. La carne de caballo no tiene una enfermedad específica, como el cerdo que está asociada a la triquinosis, pero tiene potencialmente desde triquinosis, brucelosis, tuberculosis, cualquier enfermedad que sin un control adecuado de faena sanitaria y controlando el estado sanitario puede ser muy peligroso”.

TRABAJO DE LA POLICIA RURAL
Por otra parte, Guillermo Antequera, jefe de la Policía Rural explicó que “la Policía Rural trabaja especialmente este tipo de delito denominado en el Código Penal como abigeato. Es verdad que se sustraen los animales equinos, especialmente, para posteriormente faenarlos y comercializarlos de alguna manera. Se hace a través de la carne molida y las milanesas que venden hecha en los negocios, incluso en los no habilitados, donde tienen intervención las distintas Municipalidades”.
Además, el funcionario de la ley detalló cómo es el accionar policial ante estos casos.
“Nos dan intervención en los hechos donde hace falta un rastreo, o la tareas específicas de la Policía Rural. El año pasado tuvimos 23 hechos en los que hemos intervenido, y no siempre se trata de un solo caballo, ya que a veces son dos, tres o cuatro animales, y a veces muchos más que roban. En muchos de estos casos hemos tenido el recupero de estos equinos”, sentenció finalmente Antequera.

Fuente:

Publicidad