25 de marzo de 2019 23:12 PM
Imprimir

Innovación: incipiente trabajo en agricultura “inteligente”

Varias empresas proveen de servicios a la agroindustria local. Le agregan valor y datos precisos a diferentes actividades de la provincia.

El año pasado Microsoft y el INTA firmaron un acuerdo para fortalecer el agro y dotarlo de una tecnología innovadora. Poder procesar la información, que genera el campo, en tiempo real es parte del desafío que asumió el sector agropecuario. La tecnificación y el desarrollo le abrieron las puertas a novedosos emprendimientos que contribuyen a  generar un mayor valor en la cadena productiva. En Mendoza, un grupo de emprendedores diseñó sus propuestas.

Desde aplicaciones móviles, comercio electrónico hasta control satelital, la oferta es asumir una nueva imagen de negocio y para ello existen las incubadoras de empresas. La pregunta clave es ¿a qué velocidad se está innovando?

Germán Ghiretti, responsable del sitio AgTechMdz, comenta: “es sorprendente que nos estemos preguntando  si se puede innovar, mientras que en otros lugares del mundo están pensando a qué velocidad incorporar los distintos avances. La innovación es el camino, lo que le hace falta a la industria para empoderarse,  para ser más dinámica. Hay que repensar otra vez los procesos, optimizar la cadena de producción y de comercialización, ser eficaces”.

#AgTechMdz no es solamente un hashtag (en referencia a lo que se apunta en redes sociales), es un grupo de empresas tecnológicas afines a la industria vitivinícolaUn emprendimiento, en desarrollo, que busca hacer más transparente la relación comercial entre los productores y las bodegas. “Con un año on line, nuestra página es de referencia para la industria vitivinícola en su fase productiva. La idea surgió de observar las necesidades de información confiable y transparente que tenía el sector”.

Sobre la puesta en marcha de su emprendimiento, Ghiretti agregó: “advertimos que había empresas con las mismas dificultades que nosotros, que la industria te identifique y sepa de tu existencia. Por lo cual el año pasado comenzamos a organizar un cluster para empresas que ofrecen soluciones digitales y tecnológicas para las industria vitivinícola. Nuestro primer hito es un informe del observatorio vitivinícola con 25 empresas publicadas”. Lo cierto es que estas empresas están instaladas en la provincia.

Vuelos controlados

Información y agricultura de precisión son caras de la misma moneda. “Se debe innovar en el sector agrícola para estar a la altura de desafíos ambientales, sociales y económicos impostergables”, explica Miguel Carminati. Aficionado a la fotografía y también al aeromodelismo, este emprendedor mendocino unió sus pasiones para recabar información con drones. “Realizamos diagnósticos agrícolas por imágenes”, dice.

Reducir el impacto ambiental de las prácticas agrícolas, tanto en la huella de carbono como en el uso de agroquímicos. Hacer frente al crecimiento demográfico y al aumento de la tasa de consumo de alimentación per cápita. Aumentar la productividad, la calidad, evitar pérdidas y reducir el precio de los alimentos son aristas de la realidad agropecuaria.

“La agricultura de precisión implica el uso de tecnología para mejorar la relación entre materia prima (semillas, cultivos, fertilizantes, tierra, agua, combustibles, energía, pesticidas, etc.) y la producción agrícola. Se logra usando sensores para detectar con gran precisión necesidades y anomalías en los cultivos”, detalló el propietario de DAPI.

“La idea surgió al buscar una solución a los problemas que enfrenta el sector agrícola, especialmente la vitivinicultura, sector en el que nos enfocamos con atención y al que dedicamos la mayor parte de nuestro esfuerzo. También controlamos otros cultivos relevantes para la economía provincial como son las hortalizas, ajo, nuez, almendra, olivos, por tener una participación significante en las exportaciones o estar destinados a productos con valor agregado.  El punto de partida, que motivó  el vuelo de este vigía infrarrojo, fue la situación vivida en 2016, cuando se perdió el 60% de la producción de uva por una plaga”, recordó Carminati.

La oferta de vuelos tiene otro competidor: Agrovants. Empresa, de Oscar Irusta, que brinda servicios de fumigación mediante drones, además de relevamientos de información para agricultura de precisión . En una entrevista de FincasIrusta detalló las demandas del productor local: “Desde la aplicación de herbicidas para preparar la tierra hasta el control de plagas, hongos, insectos que afectan a los cultivos en todas las etapas de producción”.

Valores ancestrales

Por su parte, un mercado virtual que busca comercializar sin intermediarios se transforma en una herramienta imprescindible para la gente que trabaja la tierra pueda alcanzar rentabilidad. “Se le pide al productor que sea más eficiente y productivo, pero sus condiciones son cada vez peores”, sostiene Fernanda Bonesso, creadora de la web Agrojusto.

Bonesso pertenece a una familia de productores, su idea de innovación agregó valor en el primer eslabón de la cadena comercial: el agricultor. Su web  se enfocan en frutas y hortalizas, etc.  Su caso es particular, trabaja por suscripción de usuarios y al clasificarlos puede ofrecerle amplia gama de herramientas para el desarrollo de su e-commerce.  

Trabajar, cultivar la tierra, en forma horizontal o vertical. Federico Distéfano cambió su empresa de informática por una de hidroponia, asegura que esta técnica puede desplegarse en la provincia. “Nuestro emprendimiento, nace en la búsqueda de desarrollar cultivos  hidrológicos para productores, con el fin de optimizar la producción y minimizar el consumo de agua.  Para capitalizar pequeños espacios de producción que antes no eran rentables para  valorizarlos mediante el uso de otras tecnologías”.

“En este momento estamos transitando la etapa de desarollo del proyecto. Creemos que como país debemos dedicarnos a lo que mayor ventaja tenemos: los climas y capacidad intelectual de las personas”, reflexionó Distéfano.

Programa de incubación del IDR

El Instituto de Desarrollo Rural (IDR) convoca a los emprendedores a inscribirse, hasta el 2 de abril, para participar en el programa de incubación de nuevas empresas.

Los negocios deben desarrollar actividades económicas que conduzcan al desarrollo sustentable del territorio. Los rubros prioritarios son: agropecuarios (con valor agregado en alguna etapa de la cadena productiva), agroindustriales, productivas de base tecnológica y prestación de servicios a la producción primaria o industria.

El IDR evaluará el grado de innovación que aportan a la cadena de valor del sector al cual pertenecen. También la importancia que le dan al cuidado del medio ambiente, uso de energía, la mejora de las economías regionales y a la generación de puestos de trabajo directos e indirectos.

Para la etapa de pre-incubación se han organizado talleres obligatorios  que comienzan en abril y ayudarán al emprendedor en  la formulación de su plan de negocios y otras actividades.

Más info: financiamiento@idr.org.ar

Fuente:

Publicidad