26 de marzo de 2019 23:31 PM
Imprimir

Soledad Ruvira: “Somos la única empresa que produce silobolsas y fertilizantes que además los recupera”

CompartiremailFacebookTwitterEl sistema cooperativo argentino pisa fuerte en el interior del país a través de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA). Este movimiento de la economía social está presente en 600 localidades y en 12 provincias, y no sólo fomenta el asociativismo como un modo solidario de hacer negocios sino que también está poniendo el foco […]

El sistema cooperativo argentino pisa fuerte en el interior del país a través de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA). Este movimiento de la economía social está presente en 600 localidades y en 12 provincias, y no sólo fomenta el asociativismo como un modo solidario de hacer negocios sino que también está poniendo el foco en la sustentabilidad.

Finalmente lo que importa al final del día es la gente. Por eso es que en ACA buscan hacer equilibrio en tres focos: el económico, el social y el ambiental, según explicó a Bichos de Campo la responsable de comunicación de esa enorme cooperativa, Soledad Ruvira.

Como prueba de esa vocación Ruvira menciona la nueva Planta de Recupero de Residuos Plásticos que montó la Asociación junto a sus cooperativas asociadas en Cañada de Gómez, al sur de Santa Fe.

“Ahí somos la única empresa que produce silobolsas y fertilizantes, y además los recupera. Lo que hacemos en convertir todo en pellets de plástico, que son como especies de lentejas. En el caso de los silobolsas, esos pellets que surgen del recupero se destinan a la fabricación de bolsas de residuo. Y en el caso de los bidones, que tienen otra densidad plástica, los pellets surgidos de allí se usan para hacer los seperadores que se ven en las rutas”, explicó la comunicadora.

Mirá la entrevista completa a Soledad Ruvira:

¿Se siente en el campo la presión social de la comunidad en materia ambiental? Ruvira dijo que “el eje ambiental ya está instaurado y es tema de conversación en la convivencia campo-ciudad. En ese sentido, este proyecto es una respuesta a esas inquietudes y necesidades de incorporar este eje dentro de la actividad agropecuaria”.

“El corazón de nuestros negocios reside en la comercialización de granos, pero también vendemos insumos y hacemos hincapié en la sustentabilidad, a través de proyectos como el de Cañada de Gómez, mediante el cual buscamos mostrar el equilibrio entre los ejes económico, social y ambiental dentro de una empresa agropecuaria”, argumentó Ruvira.

Le preguntamos a la cooperativista si los productores suelen ser poco solidarios entre ellos y con sus comunidades más cercanas. Ruvira negó que esto sea así y lo demostró con números: “El sistema ACA nuclea a
50.000 productores en 148 cooperativas y creemos como sistema que se avanza en la sustentabilidad y otros temas sólo si hay asociativismo”.

“La fuerza pasa por ahí. La figura cooperativa sigue vigente y el modelo de gestión cooperativo es la forma más justa de hacer negocios”, enfatizó.

Fuente:

Publicidad