28 de marzo de 2019 01:33 AM
Imprimir

Ratifican los suizos su fidelidad por el queso

CompartiremailFacebookTwitterEl consumo de queso aumentó en 320 gramos por persona en Suiza, en 2018, para totalizar 186 000 toneladas, según las estadísticas anuales de diversas organizaciones de productores. Los tipos blandos y untables se mantuvieron como favoritos. El consumo per cápita fue de 21,73 kilos, lo que supone un ligero aumento (+1,5%) respecto a 2017. Las […]

El consumo de queso aumentó en 320 gramos por persona en Suiza, en 2018, para totalizar 186 000 toneladas, según las estadísticas anuales de diversas organizaciones de productores. Los tipos blandos y untables se mantuvieron como favoritos.

El consumo per cápita fue de 21,73 kilos, lo que supone un ligero aumento (+1,5%) respecto a 2017.

Las opciones suaves y untables -como la mozarela o el quark (de aroma fresco y sabor ligeramente ácido)-, se mantuvieron por encima en el gusto de los consumidores, una preferencia que se advierte desde hace unos diez años: Más de una tercera parte de los quesos consumidos es de esos tipos.

Dos terceras partes de los quesos blandos se elaboran en Suiza, una proporción acorde con el total de la producción nacional (67%). Aunque todavía considerable, ese porcentaje representa un decremento con respecto a hace una década, cuando el 75% del queso era de fabricación suiza.

Los quesos semiduros -como el tilsiter, el appenzeller o el vacherin- ocuparon el segundo sitio en la elección de los amantes del producto lácteo que nos ocupa, mientras que aquellos de consistencia dura, como el emmental o el gruyère, se situaron en tercera posición.

Fuente:

Publicidad