29 de marzo de 2019 16:15 PM
Imprimir

Bélgica en vilo tras detectar varios focos de lengua azul

​A raíz de la detección de cuatro focos, el país belga está considerado "zona restringida". Esta enfermedad no supone ningún riesgo para la salud pública

Las autoridades belgas, a través del director de Salud Animal y Seguridad de Productos de Origen Animal del gobierno, Jean-François Heymans, han notificado cuatro focos de lengua azul en la región de Paliseul – Bièvre.

La detección del primer foco se produjo en una granja de ganado el pasado 14 de febrero, pero hasta el 19 no se confirmó.

A raíz del primer foco, el gobierno puso en marcha un plan de vigilancia alrededor de la zona, confirmando en fechas posteriores otros focos en otras granjas del entorno. El último foco fue confirmado el pasado 26 de marzo.

El causante de los focos ha sido el serotipo 8 del virus de la lengua azul, afectando a un total de 785 bovinos. El país ahora está clasificado como una “zona restringida”.

Las autoridades informan que se están aplicando todas las medidas previstas en la normativa europea. Los movimientos intracomunitarios de animales están sujetos a condiciones, y el Gobierno belga solo certificará animales que cumplan estas condiciones para el comercio intracomunitario. Por otra parte, indican que no hay restricciones a la circulación de rumiantes en el territorio belga.

LENGUA AZUL

La lengua azul es una enfermedad vírica no contagiosa que afecta a los rumiantes domésticos y salvajes (principalmente ovinos, pero también bovinos, caprinos, bufálidos, antílopes, cérvidos, wapitíes y camélidos), y es transmitida por los insectos, en particular, por la picadura de ciertas especies de mosquitos del grupo Culicoides, según recoge la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en inglés).

La gravedad de la enfermedad varía según las diferentes especies, con síntomas más graves en los ovinos que causan la muerte, pérdida de peso e interrupción del crecimiento de la lana. En los ovinos altamente susceptibles, la morbilidad puede alcanzar hasta el 100%. La mortalidad media es de entre 2% y 30% pero puede alcanzar el 70%.

En los bovinos la tasa de infección es con frecuencia más alta que en los ovinos y la presencia y gravedad de los signos clínicos varían según la cepa vírica. El virus de la lengua azul que circula actualmente en Europa Septentrional es interesante desde el punto de vista epidemiológico, ya que manifiesta signos clínicos en los bovinos.

Por último, señalar que no existen riesgos para la salud pública asociados a la lengua azul.

Fuente:

Publicidad