29 de marzo de 2019 16:22 PM
Imprimir

Estrés del animal permite exteriorizar el Herpesvirus bovino tipo 1

Este virus, que afecta ampliamente a la ganadería debido a la frecuente mortalidad embrionaria, es difícil de detectar y pasa desapercibido. Investigación de la Universidad de La Salle, en Sibaté -Cundinamarca, recomienda estar atentos a esta enfermedad y aplicar pruebas de PCR y de Elisa para detectarla.

Aunque el Herpesvirus bovino tipo 1 (BHV-1) comienza a replegarse entre 2 y 8 horas de la infección, este virus, puede durar toda la vida del animal sin manifestarse, pero está comprobado que el estrés lo puede hacer visible en cualquier momento.

 

Así lo manifestó una investigación realizada por Natalia Materon Ruiz, para optar al título de Magister en Ciencias Veterinarias de la Universidad de La Salle, que contó con la dirección de German Alonso Prada Sanmiguel, D.M.V., M.SC.

 

“Herpesvirus bovino tipo 1 (BHV-1) es uno de los principales patógenos de distribución mundial, causante de grandes pérdidas económicas por la alta mortalidad embrionaria que afecta en gran medida a las explotaciones ganaderas”, agregó.

 

Para la investigadora, el BHV-1 en Colombia ha sido reportado desde comienzos de los años 70 y aunque existen programas de vacunación y prevención de la enfermedad, es considerado uno de los principales limitantes en la producción ganadera.

 

Novillas de reemplazo

 

La investigación realizada en 45 novillas de reemplazo de 4 a 18 meses de edad en un predio lechero del municipio de Sibaté en Cundinamarca, durante 6 meses, constató que el BHV-1 tiene un estado de latencia, es decir, que puede permanecer mucho tiempo viable pero no activo.

 

Materon Ruiz señala que, es un huésped con periodos de reactivación y reexcreción.

 

“Puede reactivarse bajo condiciones de estrés, con presentación subclínica de la enfermedad y excretarse de forma intermitente, lo que constituye una fuente de infección para animales susceptibles”, sostiene el informe.

 

El BHV-1 es también conocido como virus complejo Rinotraqueitis Infecciosa Bovina o Vulvovaginitis pustular infecciosa.

 

“Este virus ha sido clasificado en cinco subtipos que afectan los bovinos en su respiración, los genitales y el sistema nervioso”, recalcó Materon Ruiz.

 

PCR y Elisa

 

La investigadora recomienda que, “se debe conocer con detalle el manejo sanitario para detectar la presencia de animales infectados”.

 

Enfatizó que es una tarea que se dificulta porque una vez que ha logrado infectar, permite pasar desapercibido ante anticuerpos circulantes.

 

“De ahí que sea necesario implementar técnicas diagnósticas de mayor sensibilidad, rápidas y específicas como la técnica de PCR convencional”, reiteró.

 

“Asimismo la utilización de kits de ELISA para determinar la dinámica y respuesta serológica de anticuerpos”, concluyó la investigadora.

Fuente:

Publicidad