30 de marzo de 2019 10:13 AM
Imprimir

En Rosario, el BioBus confirma las ventajas del biodiésel para el transporte público

Se presentó un informe que analiza cómo funcionaron los 310 colectivos que utilizaron el biocombustible al 25% y al 100%.

En la provincia de Santa Fe se concentra el clúster argentino de producción de biodiésel, que es uno de los más competitivos del mundo. Para aprovechar esta fortaleza, el gobierno de Santa Fe impulsó la utilización del biocombustible en 310 colectivos del transporte público de Rosario​, con un corte del 25% en parte de estas unidades y del 100% en otras.

A seis meses del comienzo de esta experiencia, se realizó un balance preliminar y los resultados son alentadores. “Se estima que estos niveles de exigencia, en una flota con pluralidad de marcas y modelos, son suficientes para ratificar los beneficios de la utilización de combustibles provenientes de fuentes renovables”, destacó el gobierno santafesino en un comunicado.

El gobernador Lifschitz (centro, con el micrófono) y la secretaria de Energía Verónica Geese presentaron los resultados de la experiencia del BioBus.

El gobernador Lifschitz (centro, con el micrófono) y la secretaria de Energía Verónica Geese presentaron los resultados de la experiencia del BioBus.

En un acto del que participó el gobernador Miguel Lifschitz y la secretaria de Energía Verónica Geese, se anunció que la provincia incentivará “fuertemente” el uso de este biocombustible en el transporte, ya que su mayor utilización contribuirá a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que se considera al biodiésel (y a la biomasa en general) como neutral en términos de emisiones de dióxido de carbono, dado que no incorpora nuevas emisiones a la atmósfera, manteniendo el ciclo biológico. Al reemplazar al combustible fósil, además, se evita la liberación de CO2 en sumideros y se eliminan las emisiones de material particulado, las cuales son perjudiciales para la salud.

El impacto económico también es clave, dado que se crea un mercado interno para el biodiésel en un contexto de cierre de mercados internacionales. De esta manera se mantienen y aumentan los puestos de trabajo del sector, fortaleciendo y dinamizando una cadena de valor de vital importancia para la economía santafesina y nacional.

En la provincia de Santa Fe, además, se estima que la producción de biodiésel genera unos 6.000 empleos, entre puestos de trabajo directos e indirectos (un trabajador cada 3.120 toneladas de biodiésel producidas al año).

En esta iniciativa también participó la Municipalidad de Rosario y aliados estratégicos como la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) y la Cámara de Empresas Pyme Regionales Elaboradoras de Biocombustible (Cepreb).

“El corazón del biodiésel es la provincia de Santa Fe. Tenemos una historia generada por empresarios muy importantes de esta provincia, grandes empresas pero también pequeñas y medianas que se sumaron hace unos años al desafío de agregarle valor a la cadena de la soja e incorporar el biodiésel como un elemento fundamental. Estamos demostrando que esto tiene un impacto económico, ambiental, social y en el empleo realmente determinante”, señaló el gobernador.

Lifschitz también destacó que se está trasladando esta experiencia de Santa Fe al resto del país a partir de la Liga Bioenergética que ya integran ocho provincias.

Fuente:

Publicidad