1 de abril de 2019 13:08 PM
Imprimir

La historia detrás de los dos aguará guazú que aparecieron en Santa Fe

En los arrozales suelen cazar ratas, nutrias, ranas y aves acuáticas. Es un animal solitario pero en otoño comienza su ciclo reproductivo

El video de los dos aguará guazú que aparecieron mientras se cosechaba arroz en San Javier, en el noreste santafesino, se viralizó rápido y es una buena oportunidad para conocer mejor a un animal que solo se encuentra en los pajonales, pastizales y humedales de Santa Fe, Chaco, Formosa, Buenos Aires y algunas zonas de Paraguay, Brasil y Bolivia.

“No es tan raro verlos en un arrozal, porque como los lotes están inundados allí pueden cazar las presas pequeñas de las que se alimentan, como las ratas, nutrias (coipos), armadillos y algunas aves que pueden capturar”, le explicó a Clarín Rural el veterinario Antonio Sciabarrasi, miembro del Grupo de Aguará Guazú Argentina, docente universitario e integrante del protocolo de rescate de aguará guazú en la provincia de Santa Fe, que depende del gobierno provincial.

El aguará es un animal de hábitos crepusculares; es decir, que se suele mover para cazar en las últimas horas del día y también cerca del amanecer y la noche. Se sabe que es un animal solitario. ¿Qué hacían juntos, entonces, los dos aguará que “sorprendieron” a los contratistas que trillaban arroz.

Sciabarrasi tiene tres hipótesis: puede ser una hembra y su cachorro (suele estar juntos hasta el primer año de vida), otra opción es que sean dos hermanos jóvenes (hasta los dos o tres años pueden cazar asociados) y la tercera opción es la más romántica. Como en el otoño comienza la etapa de celo, los machos se desplazan de su territorio para “entrar en contacto” con las hembras.

“Es difícil saber si los animales que se ven en el video son machos o hembras, hay que estar más cerca para poder definirlo”, aseguró el especialista. Sabe de lo que habla. El año pasado, en la provincia de Santa Fe se rescataron 14 aguará guazú que aparecieron “perdidos y asustados” en zonas urbanas.

Durante el 2018 se rescataron 14 aguará guazú en Santa Fe, que aparecieron en zonas urbanas, y se pudieron liberar 13 (el que falta necesita una intervención ocular).

Durante el 2018 se rescataron 14 aguará guazú en Santa Fe, que aparecieron en zonas urbanas, y se pudieron liberar 13 (el que falta necesita una intervención ocular).

“Trece ya fueron liberados, de acuerdo a lo que establece nuestro protocolo, en la reserva más cercana al lugar en el que fueron encontrados y el que falta está alojado en nuestro centro de rehabilitación porque necesita una intervención ocular”, contó Sciabarrasi.

El aguará guazú fue declarado “Monumento Natural Provincial” en Santa Fe, pero es una especie que está amenazada en todo el país, aunque no se sabe exactamente cuántos ejemplares quedan. De hecho, el año pasado ingresó al programa nacional extinción cero porque se la considera una especie vulnerable. Muchos animales mueren atropellados en las rutas y también influye la pérdida de hábitat.

“En el norte santafesino suele convivir mejor con la ganadería y es un animal que no suele tener conflictos con los productores arroceros, que lo ven como un aliado porque caza las ratas y nutrias que les comen el arroz”, apuntó el veterinario.

Para conocer mejor a este hermoso animal y generar información que ayude a conservarlo, el Ministerio de Medio Ambiente de Santa Fe firmó un convenio con la Fundación Banco de Santa Fe para poner en marcha un programa de seguimiento satelital de este animal en la provincia. Entre otras cosas, implica que se los colocarán collares satelitales a los próximos ejemplares que se rescaten y liberen.

“El convenio incluye trabajo de campo con los pobladores locales sobre la situación y conservación de la especie para la puesta en valor de la misma. Se realizarán acciones educativas, de gestión, investigación y difusión para trabajar en la conservación”, destacó Alejandro Larriera, subsecretario de Recursos Naturales de Santa Fe.

Fuente:

Publicidad