7 de abril de 2019 01:22 AM
Imprimir

El empresario argentino que revoluciona los agronegocios de Florida

Gastón Marquevich, radicado en Miami, desde 2014 desarrolla el agribusiness de este estado norteamericano, y asesora al flamante gobernador DeSantis en un programa para solucionar los problemas hídricos

Desde hace tres años, Gastón Marquevich dejó el frío de Boston por el calor de Miami. El dato meteorológico es anecdótico, pero lo cierto es que el “clima” de oportunidades que ofrece Florida ya había atraído a su compañía, Optimum Capital Partners, desde 2014 para invertir en un rubro no muy tradicional para este estado tan asociado al turismo: el sector agropecuario.

Por otro lado, Marquevich acaba de asumir un rol en la administración del flamante gobernador Ron DeSantis como asesor en temas de medioambiente, recursos naturales y agrícolas.

-¿Miami era percibida como una plaza de inversiones?
-Sí, siempre lo fue. Lo que nosotros estábamos analizando era la posibilidad de escalar el negocio, darle mayor envergadura, mayor tamaño a la inversión. Veíamos oportunidades específicas, pero no encontrábamos la oportunidad de darle mayor escala al negocio. Fue en 2014 cuando empezamos a ver y a descubrir la estrategia que nos permitiría darle más escala: el desarrollo de campos agrícolas en la zona centro y sur de Florida.

-Por lo general, cuando uno piensa en Florida, no se le viene a la mente su sector agropecuario.
-Coincido con esa apreciación. Yo vivo en Miami y cuando cuento que mi principal actividad es la de administrar una compañía agrícolo-ganadera, la gente me mira como diciendo: “Esta persona está completamente loca”. Acá normalmente uno encuentra abogados, contadores y el gran volumen de gente que se dedica al real estate.

-¿Qué los decidió a invertir en ese rubro?
-Miami, en particular, y Florida, en general, vienen creciendo demográficamente los últimos quince años. Eso generó un aumento poblacional muy fuerte en lugares específicos como Tampa, Jacksonville, Orlando y Miami. También hay un crecimiento muy fuerte, aunque de menor envergadura, en otras ciudades. Entonces, el desarrollo inmobiliario generó muchos beneficios, pero a la actividad agrícolo-ganadera le generó un perjuicio, porque la gente compraba campos y los convertía en barrios cerrados. Eso generó un problema estructural para Florida, que tiene que importar alimentos para sus 23 millones de habitantes de hoy en día, con proyección de que serán 30 millones en el año 2022.Esta situación llevó al gobierno de Florida a endurecer muchísimo la política de conversión de las tierras rurales a residenciales, lo que provocó, a su vez, una gran caída del precio en la tierra rural. La gente ya no veía valor agregado en convertirla de rural a residencial. Ahí es donde nosotros vimos la posibilidad de comprar tierra barata, que estaba en 2014 a los mismos valores que en 2004, cuando el resto de los activos inmobiliarios en Florida habían triplicado su valor.

La actividad ganadera, un sector no tradicional en la economía de la Florida. Foto: Archivo DEF.

La actividad ganadera, un sector no tradicional en la economía de la Florida. Foto: Archivo DEF.

-¿Qué tipo de producción agropecuaria se puede encontrar en Florida?
-Lo más grande e importante, incluso a nivel federal, es la actividad ganadera. De hecho, cuatro de los diez ranchos más grandes de este país están en Florida. Nuestra estrategia es convertir tierra ganadera en tierra agrícola y tratar de competir en lo que es producción de vegetales y frutas con California, ya que tenemos un clima similar, con una tierra de menor calidad, pero con mayor disponibilidad de agua. Esa es una gran diferencia. Además, el precio del acre aquí es muchísimo más barato que en California.

-Asumió un rol de asesor en el nuevo gobierno de Ron de Santis. ¿En qué trabajará puntualmente?
-En un proyecto hídrico. Para lograr disminuir la importación de productos agropecuarios a Florida, lo que hay que resolver primero es el manejo del agua. El diseño del sistema hídrico del estado se diagramó de norte a sur. Toda el agua dulce que viene de las lluvias y demás confluyen en el lago Okeechobee, que está al sur. Con el cambio climático, las lluvias son de mayor intensidad y más regulares, y como el lago Okeechobee no da abasto, el South Florida Water Management District tiene que abrir las compuertas y tirar toda esa agua dulce al océano. Así se genera el problema de algas que se ve en las playas del sur de Florida. Entonces, con un grupo de ingenieros hidráulicos nos pusimos a trabajar en generar pequeños reservorios de agua en distintos campos en Florida. Eso tiene muchas ventajas: la primera es que generarlos es económicamente más eficiente que generar grandes proyectos hídricos. Por otro lado, ese reservorio de agua ayuda a la actividad agrícola, y esa agua le da nutrientes a la tierra y la enriquece, lo que soluciona el problema que tiene el suelo en Florida. Este proyecto hídrico y de agricultura será una bandera de esta administración.

Los reservorios de agua, claves para la actividad agrícola. Foto: Archivo DEF.

Los reservorios de agua, claves para la actividad agrícola. Foto: Archivo DEF.

-¿Cuál diría que es la foto general de Miami y Florida hoy?
-Creo que Miami y Florida se están convirtiendo en la capital de América Latina. Miami pasó de ser una ciudad solo de playa a una ciudad cosmopolita, de servicios financieros, de grandes inversiones y bancos, de grandes compañías multinacionales, y de recursos humanos. La gente deja de usar Miami solamente para veranear. Tiene una calidad de vida muy importante, con mucha seguridad, y es una puerta de muy fácil acceso para el mundo latinoamericano y de habla hispana. Todo esto sin contar el beneficio fiscal: en la costa este americana, en ciudades como New York o Boston (donde viví muchos años), se paga city tax state tax. Esto no sucede en Miami. Entonces, la evolución de una ciudad moderna, cosmopolita, de mayor nivel cultural, de mayor nivel económico y actividad económica, con mejores impuestos, explica el éxito que está teniendo.

*La versión original de esta nota fue publicada en la revista DEF N. 125

Fuente:

Publicidad