8 de abril de 2019 13:25 PM
Imprimir

Bases para la elaboración de un correcto programa de vacunación contra la enfermedad de Gumboro

CompartiremailFacebookTwitterINTRODUCCIÓN La enfermedad de Gumboro es una enfermedad vírica altamente contagiosa que afecta principalmente a aves jóvenes. La infección del virus en la bolsa de Fabricio afecta a los linfocitos B provocando inmunodepresión temporal o permanente. La enfermedad está presente en la mayoría de las zonas productoras de aves industriales, estando las aves expuestas al […]

INTRODUCCIÓN

La enfermedad de Gumboro es una enfermedad vírica altamente contagiosa que afecta principalmente a aves jóvenes. La infección del virus en la bolsa de Fabricio afecta a los linfocitos B provocando inmunodepresión temporal o permanente.

La enfermedad está presente en la mayoría de las zonas productoras de aves industriales, estando las aves expuestas al virus en algún momento de su vida.

Se trata de un virus muy estable y resistente en el medio ambiente, muy difícil de eliminar de las crianzas de aves.

El virus de Gumboro se puede clasificar en función de su patogenicidad en cepas clásicas, cepas variantes y cepas muy virulentas (vvIBDV), estas últimas son las responsables de las mortalidades más elevadas.

La infección es vía oral, bien por transmisión directa a través de los excrementos de aves infectadas, o bien indirecta a través de vectores como personas, perros o insectos y fómites.

Los síntomas más evidentes son diarrea, plumas erizadas, fiebre, depresión, postración u deshidratación. La bolsa de Fabricio aumenta de tamaño durante la replicación vírica en la bolsa, dando lugar a bolsas edematosas, con aspecto gelatinoso y / o hemorrágico. Tras la replicación se produce una atrofia de la bolsa.

También podemos observar, hemorragias en la musculatura de pechuga y muslos, así como alteraciones renales caracterizadas por inflamación y acúmulo de uratos.

La inmunodepresión ocasionada puede provocar una mayor incidencia de coccidiosis, problemas respiratorios, colibacilosis y otros procesos patológicos. Es importante resaltar que otros factores pueden causar inmunosupresión, como por ejemplo, micotoxicosis, anemia infecciosa, hepatitis por cuerpos de inclusión…etc, lo que hace necesario realizar diagnóstico diferencial.

Se trata de una de las enfermedades que causan mayores pérdidas económicas en la avicultura.

Tabla que muestra el estado de inmunosupresión


OBJETIVOS

Promover un mejor control de la enfermedad de Gumboro haciendo un seguimiento de lotes problemáticos e identificando puntos débiles en los programas de control.

Puntos a evaluar:

 Fecha de vacunación. Anticuerpos maternales.
 Auditorías de vacunación.
 Estudio macroscópico de la bolsa de Fabricio: tamaño y aspecto.
 Histopatología
 Diagnóstico molecular.
 Seroperfiles.


CÁLCULO DE LA FECHA DE VACUNACIÓN

La fecha de vacunación frente a la enfermedad de Gumboro debe ser obtenida a través de la determinación de anticuerpos maternales en aves de entre 0 y 3 días de edad.


“LYMFOS TIMER” 
es una herramienta informática de fácil uso que nos ayuda con el cálculo de la fecha de vacunación y el plan vacunal. Después de introducir los títulos de ELISA de los pollitos de 1 día el programa nos muestra el título medio, el coeficiente de variación y el porcentaje de pollitos sensibles a la vacunación en una fecha concreta. En función a estos parámetros, y otros factores externos como la presión de campo, decidiremos si se necesita vacunar una o dos veces.

AUDITORIAS DE VACUNACIÓN

El éxito final de nuestro programa vacunal recae sobre el proceso de vacunación. De ahí la importancia de revisar periódicamente este proceso así como chequear los puntos críticos más importantes.

HIPRA ha publicado un práctico “MANUAL DE VACUNACIÓN en agua de bebida” para ayudar en el trabajo diario a técnicos y granjeros. Encontrará un listado de “Auditoría de Vacunación” al final de este documento, Anexo 1.

HIPRA también dispone en su portafolio* de un estabilizante de agua con colorante muy útil para comprobar el flujo de la solución vacunal, el consumo de vacuna por parte de las aves y que, además, protege la vacuna del pH y de los restos de cloro o peróxidos.

ESTUDIO MACROSCÓPICO

Mediante la realización de necropsias rutinariamente tenemos una idea aproximada, pero rápida, de lo que está pasando en nuestras granjas. Pero la mayor parte del tiempo no estandarizamos o anotamos los resultados de dichas necropsia. Podemos usar esta práctica rutinaria para evaluar la situación de la enfermedad de Gumboro en nuestras granjas.

Deberían realizarse necropsias de un número significativo de aves entre 23 y 28 días de edad para evaluar el estado de la bolsa de Fabricio

Evaluaremos mediante inspección visual:

 Tamaño de la bolsa.
 Aspecto de la bolsa.


Tamaño de la bolsa

Este parámetro no nos da una medida exacta pero sí una rápida aproximación al estado funcional de la bolsa.

Valoración del tamaño usando un bursómetro.

Según el diámetro de la bolsa daremos valores entre el 1 y el 8 tal y como se describe en la tabla a continuación.


Valor      Diámetro 

1           3,50 mm
2           6,50 mm
          9,50 mm
4         13,00 mm
5         16,00 mm
6         19,00 mm
7         22,50 mm
8         25,50 mm

 

Aspecto de la bolsa

Se evaluarán la apariencia externa e interna:

 Consistencia: Normal/Flácida/Endurecida/Fibrosa.
 Aspecto externo: Normal/Edematosa/Hemorrágica.
 Aspecto interno: Normal/Fibrinosa/Hemorrágica.

 

Evaluación de los resultados

El resultado de estos estudios macroscópicos nos da una idea de lo que está pasando en la granja y nos ayuda a la hora de tomar decisiones sobre el programa de control de Gumboro que hay implementado en esa granja. Encontrar deficiencias debería llevarnos a revisar algún otro de los factores implicados que también se mencionan en este documento.

El uso de estudios macroscópicos para la evaluación de las vacunas solo es apropiado en aquellas zonas donde la presión del virus campo está totalmente bajo control. De otro modo nos llevaremos una conclusión errónea porque el estado de la bolsa puede verse afectado por factores ajenos a la vacuna. En el caso de que queramos evaluar el trabajo de la vacuna lo que esperaríamos son bolsas homogéneas en tamaño y aspecto y sin signos de lesiones externas o internas.

Trastornos en la bolsa de Fabricio pueden ser causados, entre otras razones, por:

 Situaciones de inmunosupresión.
 Cepas vacunales muy virulentas.
 Errores vacunales.

En caso de sospechar de un mal estado de la bolsa es recomendable hacer un estudio más detallado por histopatología.


SEROLOGÍA

Si no tenemos una línea base de serologías de nuestras granjas como referencia no podemos conocer la verdadera situación de éstas. Se puede dar una explicación puntual de un informe serológico pero nunca tendremos una interpretación exacta o el conocimiento global de la situación si no tenemos una referencia previa.

Es muy importante recolectar muestras de sangre en rastro en momentos concretos de la vida del ave para conocer la situación de los lotes y poder comparar con la media de lotes anteriores. De este modo se pueden detector épocas de mayor o menor presión de enfermedad así como fallos vacúnales.


REREFENCIAS

Corella J. S, Zammerini D, Congreso Latinoamericano de Avicultura, 2017.

 

Autor: Juan Carlos González Robles

Fuente:

Publicidad